La Batalla de Tarento

La Batalla de Tarento

HMS Illustrious camino a Tarento
HMS Illustrious camino a Tarento

 

La Batalla de Tarento

 

En la noche entre el 11 y el 12 de Noviembre de 1940 la Royal Navy atacaba con solo 21 aviones obsoletos la principal base naval italiana, Tarento. El ataque no solo demostró las pésimas defensas de esta base italiana y la desastrosa estrategia naval llevada a cabo por la Regia Marina. No, además, de un solo plumazo, con un simple ataque se alcanzó la destrucción operativa de la flota italiana en la Segunda Guerra Mundial, ridiculizada y obligada a partir de entonces a ceder, más por una sensación de inferioridad que por la realidad de los números, el control del Mediterráneo al Reino Unido. Terminaban así los escasos días de gloria de la que, en principio, era la mayor y mas temida armada del Mare Nostrum.

 

Terminaba de esta manera, trágica, la historia de la Regia Marina, que a partir de entonces quedaba fuera de juego y, con la invasión de Italia por parte de los aliados y el armisticio de 1943 terminaría por luchar contra los nazis y transformarse en la nueva Marina Militar. De este modo, en Tarento y más tarde, en el Cabo Matapán, terminaría su ciclo de la misma forma en que en 1866, en la Batalla de Litsa contra una armada austríaca muy inferior lo había comenzado; con una sonora y dolorosa derrota.

La Regia Marina era sobre el papel la armada más poderosa de todo el Mediterráneo y también la quinta armada a nivel mundial, solo por detrás de EEUU, Reino Unido, Japón y Francia. En su inventario figuraban 6 acorazados, 21 cruceros, 59 destructores, 62 lanchas torpederas y 114 submarinos lo que la convertía a simple vista, tanto por número como por la calidad de sus buques, dueña y señora de un Mediterráneo en el que poco podían los diezmados recursos que podía destinar la Royal Navy.

Por su parte, la base naval de Tarento era la mas importante de Italia. En un entorno estratégico y táctico inmejorable, en plena suela de la bota italiana y prácticamente equidistante respecto a los límites del Mediterráneo, era el sueño de cualquier Almirante. En ella atracaban los buques de mayor porte de la flota italiana, contándose en el momento del ataque británico hasta 6 acorazados, 7 cruceros, 2 cruceros ligeros y 8 destructores además de varios buques de menor tamaño. Las defensas de tarento eran impresionantes y constían en: 21 baterías antiaéreas de 101mm 68 instalaciones de cañones antiaéreos ligeros con un total de 88 bocas de fuego 109 ametralladoras antiaéreas y 27 globos cautivos 4.200 metros de redes antitorpedos de los 12.800 previstos (su profundidad era de 10 metros, siendo el calado medio de la base de 15 metros, lo que facilito el ataque de los torpedos ingleses, especialmente modificados para esta acción)

Por ultimo la base contaba con una red de detención aérea con 13 estaciones de escucha conectadas a 22 proyectores repartidos por la base, con la intención de facilitar el trabajo a los medios antiaéreos. Ni la base ni los acorazados contaban con radar, pero estas redes de escucha eran muy efectivas. Su misión era detectar el ruido de los motores de los aviones enemigos, siendo capaces de dar el aviso varios minutos antes de que el enemigo llegara a la base y ganándose así un tiempo crucial de cara a preparar la defensa y salvar vidas ante un posible ataque.

Biplano Fairey Swordfish.
Biplano Fairey Swordfish.

 

La royal navy y su presencia en el mediterráneo

La Royal Navy, pese a su potencial y la experiencia de sus tripulaciones se encontraba en una situación muy complicada. Por una parte, estaba agobiada no solo ante la posibilidad de un desembarco alemán en la propia Inglaterra, a través del Canal de la Mancha, sino también con las acciones de las “manadas de lobos” nazis en el Atlántico. Por otra, no podía permitirse el lujo de ceder el control del Canal de Suez, vital al reducir el tiempo de viaje de los buques que hacían la ruta desde la India y Australia. Si bien fue en el Atlántico, gracias a los pertrechos llegados desde EEUU y ante las numerosas pérdidas que inflijían los alemanes a los convoyes en donde se de sarrollarían la mayor parte de las acciones en los primeros años del conflicto, el Mediterráneo no podía descuidarse. En este escenario se hallaban destinados por estas fechas 2 portaaviones, el HMS Illustrious y el HMS Eagle, 6 acorazados, 10 cruceros, 30 destructores y varios buques auxiliares.

Esta flota que bien podía compararse a la que se encontraba en Tarento en el momento del ataque estaba pese a todo mucho más repartida y no podía concentrar todos sus recursos, obligada como estaba a distribuirlos entre Gibraltar, Suez, Egipto o Malta. Por suerte para la Regia Marina, en el momento de la acción, solo el HMS Illutrious estaría disponible, aunque con parte del ala aérea del HMS Eagle que había sido alcanzado mientras protegía un convoy y se encontraba en el dique seco.

 

El Plan MB8

Con el fin de mantener el secreto sobre el ataque a Tarento, la Royal Navy ideo un plan destinado a confundir al Alto Mando Naval Italiano y a camuflar sus verdaderas intenciones. Este plan recibiría la identificación MB8. El plan consistía en seis operaciones paralelas con el objetivo de enmascarar la más importantes de todas, la operación Judgement, que enmarcaba a dos portaaviones y sus escoltas que no serían otros que los encargados de llevar a cabo el ataque sobre Tarento. Las demás operaciones consistían en movimientos de diferentes grupos navales británicos por todo el Mediterráneo, atacando a convoyes militares enemigos para así despistar tanto al Mando Naval como al Mando Aéreo italianos y atraer así los posibles ataques, asegurándose de que los portaaviones encontrasen el camino despegado.

Pese a la aparente astucia del plan británico, si algo facilito sobremanera el éxito de estas operaciones fue la italiana, basada en la falsa premisa de que la sola presencia de sus buques, prestos para el combate y no su despliegue era razón suficiente para mantener a los aliados fuera de sus aguas. La realidad implacable de un conflicto en el que el Imperio Británico se jugaba la vida demostró que esta creencia era algo totalmente erróneo. Así, tras una intensa pero breve preparación y sin todos los medios previstos, se inició la Operación Judgement…

Acerca de Christian D. Villanueva López 201 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha escrito y trabajado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.

Be the first to comment

Leave a Reply