Operación Phantom Fury

Operación Phantom Fury

Combates en el interior de Faluya durante la Operación Phantom Fury en 2004.
Combates en el interior de Faluya durante la Operación Phantom Fury en 2004. Fuente: Wikipedia.

Operación Phantom Fury

Faluya 2004

 

 

“La gente habla de las operaciones militares en las ciudades, como el mejor lugar para la infantería ligera, pero muy pocos comprenden el poder de los batallones acorazados/mecanizados en ambiente urbano”

Teniente Coronel Pete Newell, Comandante del US Army Task Force 2-2

 

“Con el dominio de la mentalidad de Conflictos de Baja Intensidad inundando el Marine Corps, se ha desarrollado una idea de que lo ligero y pequeño es bueno, siendo malo lo pesado y grande. La verdad sea dicha, ligero y pequeño equivale a débil y muerto.”

Major Dennos W. Beal, US Marines 1991

 

Después de la exitosa, aunque no fácil, invasión de Irak durante la primavera del año 2003, la llegada de las tropas estadounidenses a la capital iraquí provoco la caída del régimen de Saddam Hussein. Los gobernantes civiles y los mandos militares fueron expulsados de sus cargos, tal y como sesenta años antes hicieron las tropas aliadas al conquistar Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Pero a diferencia de la nación europea, en la que poca resistencia se planteo y en un breve plazo se paso, de un gobierno militar aliado a un gobierno plenamente democrático, el vacío de autoridad en el país, hizo que en la mayoría de las ciudades estallase una violentísima lucha por el poder, favorecida por la composición étnica, religiosa y cultural de la población, la influencia de los países fronterizos como Irán y Siria, el lanzamiento de una Jihad internacional decretada por Al Quaeda contra las tropas de la coalición internacional presentes en el país. Faluya es quizás el caso más extremo, en el que una situación descontrolada hasta el límite, obligó a intervenir a las tropas estadounidenses con una respuesta militar convencional, para así acabar con la revuelta y devolver a la ciudad a una situación mínimamente estable.


 
 

Introducción

La ciudad de Faluya es una población de más de 250.000 habitantes. Se encuentra situada en a unos 70 kilómetros al oeste de Bagdad, estando ambas unidas por la autopista 10, de seis carriles, que se dirige a la frontera con Siria y Jordania. Es una de las varias poblaciones que han crecido favorecida por la existencia de esa ruta de comunicación, siendo frecuentemente un lugar de alto en el viaje, antes de llegar a la capital iraquí. Administrativamente pertenece a la región de Al–Anbar, cuya capital es Ramadi, siendo la segunda ciudad en importancia de la zona.

Situada junto al río Eufrates, tiene 4 Km. de ancho y unos 4.5 Km. de norte a sur, estando formada por más de 50.000 edificios. Pertenece al llamado “Triangulo Sunni”, donde se concentra la mayor proporción de población que practica la variante del Islam Sunnita (80% en Faluya) aunque también existe una destacable presencia de la más extremista variante wahaabita. Es en esta zona de Irak donde Saddam Hussein tenía el máximo de apoyo popular, favoreciéndoles ampliamente para, a cambio, conseguir la fuerza que le permitiese tener controlados a los Shiitas del sur, que aun siendo la mayoría en el país, eran duramente oprimidos por el régimen. Varias tribus y subtribus residen en el área, siendo la mayoría, por no decir la totalidad, anti-estadounidense. Es comúnmente denominada la ciudad de las mezquitas, dado que en su interior y en las proximidades están ubicadas cerca de doscientas.

Ciudad de Faluya
Ciudad de Faluya

La autopista 10, llamada por los estadounidenses MSR Michigan, corta la ciudad por la mitad, mientras la atraviesa de este a oeste. Aunque dentro de cada barrio pueden encontrase varias fabricas y empresas, en términos generales, en la parte situada al norte de la autopista 10 predominan las áreas residenciales, mientras que la zona sureste, concentra la mayoría de las fabricas, formando un distrito industrial.

Siendo una ciudad antigua y con un obvio carácter musulmán, salvo algunos barrios concretos como el de Jolan, no presenta la clásica distribución de calles estrechas, caóticas y laberínticas. La estructura residencial típica es la de casa de dos plantas rodeada por una tapia alta, con un pequeño patio delantero y otro trasero. Las casas pueden ser colindantes lateralmente con las adyacentes, formando de este modo unas manzanas de casas adosadas. Las calles no son ni anchas ni muy estrechas, delimitado las tapias una especie de muro, que dificultaba a las tropas maniobrar adecuadamente cuando se establecía algún contacto.

Por su situación, alejada de los ejes principales de avance, no sufrió daños durante la invasión de Irak en la primavera del año 2003. Al ser derrotados, la guarnición situada en las proximidades, se limito a abandonar las instalaciones (posteriormente ocupada por los estadounidenses y bautizadas Camp Fallujah) dejando que fueran saqueadas por los habitantes de la ciudad.

Quizás, uno de los factores que impidió asentar, de manera rápida y efectiva, una situación de estabilidad, fue el hecho de que en varios meses, una sucesión de unidades militares americanas fueran haciéndose cargo de la zona. El motivo fueron las rotaciones establecidas para sacar a las cansadas unidades participantes en la Operation Iraqui Freedom, que estaban deseando abandonar el país y regresar a los Estados Unidos, después de más de un año de presencia en la región. En los primeros momentos, las tropas destacadas pertenecían a la 82nd Airborne Division, haciendo poca presencia dentro de la ciudad, limitándose principalmente a proteger ciertas instalaciones, como los servicios de agua y electricidad.

Distribución urbana típica de las calles de la ciudad
Distribución urbana típica de las calles de la ciudad.

Mientras tanto, espoleados por Al-Quaeda y por la propaganda anti-estadounidense (ya sean canales de TV árabes o buen número de los medios comunicación occidentales) una corriente de individuos abandonaban sus países para llegar a Irak, con la finalidad de combatir a las tropas de la coalición multinacional (incluidos los militares españoles). En vez de tener que llegar al remoto Afganistán, Irak, por su afinidad y proximidad, era el campo de batalla ideal para miles de radicales ansiosos de matar y morir. Y precisamente, la autopista 10 era la ruta perfecta elegida para infiltrarse en el país, teniendo a Faluya como lugar de parada idóneo antes de intentar entrar en Bagdad o como lugar donde refugiarse de las operaciones contraterroristas. En ese contexto, la ciudad fue convirtiéndose en un lugar altamente inestable, hasta llegar a degenerar en un santuario y un símbolo para los grupos terroristas que actuaban en Irak.

Los primeros incidentes no tardaron en llegar. Empleando una táctica similar a la usada, por ejemplo, en Gaza contra Israel, o en Afganistán contra las tropas españolas, de una manera deliberada, se buscaba provocar la chispa que iniciase el incendio. El 28 de abril de 2003, una multitud protestaba por la presencia de los soldados de la 82nd Airborne Division acantonados en una escuela. Empleando como parapeto a dichas personas, un grupo de individuos armados hicieron fuego contra los militares que protegían la entrada a las instalaciones. En el tiroteo que siguió, varias personas murieron, siendo en su inmensa mayoría los que disparaban contra las tropas, pero para los insurgentes el objetivo ya estaba conseguido. A partir de ese instante, la población de Faluya estaba ganada para la causa de la insurgencia.

Acerca de Christian D. Villanueva López 200 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha trabajado y colaborado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, entre otros, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.