España ha muerto… ¡Viva España!

España ha muerto... ¡Viva España!

Escudo de España
Escudo de España

España ha muerto. Al menos cierta España, aunque aún no lo sepa. Sabemos en Ejércitos que esto va a ser polémico, pero la polémica, que es también por cierto el “arte que enseña los ardides con que se debe ofender y defender cualquier plaza” es necesaria para avanzar. Desde Ejército defendemos esta plaza común que es España, pero no cualquier España y no a cualquier precio. No se puede defender España contra sus ciudadanos, por más que quieran dejar de serlo.

En esta discusión, como muchas veces a lo largo de la Historia, se enfrentan España contra España. O España contra sí misma, pues nunca hubo dos Españas pese a que todavía a algunos les guste verlo así. Se enfrentan la posibilidad de articular una solución de convivencia que nos permita afrontar el siglo XXI sin las incertidumbres que nos han asolado en los siglos anteriores y la certeza de que con el modelo actual no vamos a ninguna parte. Hemos de aceptarlo, pues como decía el coronel Candil en esa entrevista que tanto está dando que hablar, España es como un club que funciona mal. Eso se refleja en todos los aspectos, desde las Fuerzas Armadas a la economía y de los problemas de abandono escolar hasta la situación de nuestros mayores. Por supuesto, en las crecientes demandas de los independentistas.

Ahora bien, en un mundo en el que los estados están en descomposición, en un mundo en el que las corporaciones, los organismos supranacionales y los entes locales, en el que casi cualquier organismo es capaz de hacerse con parte de las competencias que antes monopolizaban los estados, cabe preguntarse qué es España. ¿Para qué nos sirve España a nosotros, los ciudadanos?. ¿Responde España a nuestras necesidades o por el contrario debemos poner nuestra confianza en otros agentes más cercanos como las regiones o más lejanos como la UE?. ¿Es el pasado común razón suficiente para no avanzar o para hacerlo lastrados?. No, no lo es.

España, un país único en el mundo, la suma de 3.000 años de historia en la que todo tipo de pueblos han ido dejando su impronta para hacer de nosotros lo que somos es una mochila pesada que deberíamos llevar con gusto, pero que solo en la medida en que sepa adaptarse a los nuevos tiempos, a la competencia, en suma, va a seguir en nuestra espalda.

Si decidimos dejarla a un lado, caminaremos libres. Ahora bien, cada vez que debamos enfrentarnos a un reto, echaremos de menos la cantidad de herramientas que España nos aportaba. El bagaje y la fuerza que 45 millones de almas, cada una con sus propias características, nos otorgaba.

El primer paso para arreglar este entuerto, en cualquier caso, es aceptar al otro. Entender que España nunca ha sido “una, grande y libre” sino múltiple. En esa diversidad ha residido siempre su fuerza y solo luchando por hacer de ella un lugar de reunión de nuevo, incluyendo también a Portugal y a la mayor parte de nuestros hermanos que no están a este lado del “charco”, sino al otro al otro, podremos salir adelante.

Por desgracia para nosotros, estamos cortos de valentía política y cada vez que tenemos oportunidad hacemos de los foros comunes un escenario de nuestras diferencias y no de nuestros lazos comunes. No aprovechamos las instituciones que nos unen a Iberoamérica, ni el poder de una lengua en la que se comunican más de 500 millones de personas. No queremos entender que el nacionalismo español mal entendido es el peor enemigo de España pues fomenta a su vez eso que se da en llamar “nacionalismos periféricos” de modo despectivo, pero que no es sino la reacción lógica de quien ama su lengua, su tierra y su propia Historia y no quiere renunciar a ello.

El pasado Domingo preguntábamos a los lectores si el Gobierno debe o no utilizar todos los medios a su alcance para evitar la secesión de Cataluña. Era una pregunta capciosa. ¿Nadie se da cuenta de que sacar por ejemplo el Ejército a las calles en los tiempos que corren sería una auténtica estupidez que no haría sino incendiar los ánimos nacionalistas?

España tiene un problema de ego. Adolece de complejos de los que carecen otros nacionalismos como el vasco, el catalán o incluso el gallego y cada vez más el valenciano o el andaluz. Ha estado caído históricamente en el error de pensar que solo en la medida en que se constituyese en un estado nacional con todas las de la ley, en un estado jacobino y homogéneo, sería España o dejaría de ser.

En tiempos de Carlos V, en tiempos especialmente de Felipe II, III y IV, la idea de España era otra muy distinta y más acertada. Existían tensiones, pero también una idea común que superaba las diversas ideas nacionales. Esto era posible porque había dos instituciones, la fe y la monarquía, que permitían unir a un conjunto de pueblos diversos que, debido a las deficientes comunicaciones de la época, se mantenían por lo demás bastante aislados entre sí pese al creciente comercio y a esa maravillosa escuela de convivencia que siempre han sido nuestras Fuerzas Armadas. Un vasco de Oñate, aunque nunca existiese como Íñigo Balboa, si no era a través del Ejército, de la mar o de la aventura americana, en su puñetera vida iba a ver a un aragonés como Copons o menos aun a un leonés como Alatriste. Camisa blanca, pantalón negro y a cuidar ovejas lachas en la falda del Aitzkorri, del Udalatx o a la puerta del convento, lo mismo da. No había formas de compararse más que cuando se reunían las diversas cortes y se ponían a parir.

Pasado el tiempo, tras la Guerra de Sucesión y la llegada del primer Borbón a España, se inició un proceso, al albur de la naciente industrialización y sobre todo posteriormente debido a la influencia de la revolución francesa -quizá desgraciadamente atemperada por la religión y la ignorancia que siempre nos han caracterizado- que nos llevó, pasadas las Guerras Carlistas a conformar un estado nacional, pero sin serlo. Vamos, que teníamos la fachada, teníamos algunas instituciones y teníamos un millón de razones que nos impedían serlo salvo por la fuerza. Además, el Imperio.

Resulta que la incapacidad para pensar más allá de las barreras que nos imponía la tradición es, por encima de todo, lo que nos llevó a perder el Imperio, que nunca debió ser tal. Entiendo perfectamente que no podía haber sido de otra manera, pero había, ciertamente, incluso en fecha tan tardía como 1812, una oportunidad de dejar de pensar en esa España peninsular, para pasar a pensar en esa España trasatlántica que debió haber sido. Al renunciar a ella, en buena parte, renunciamos también a ser nosotros mismos, pues al no intentar integrar sino someter tomamos un camino que en los siglos XIX y XX han terminado por fomentar una serie de tendencias disgregadoras que ahora terminan con la probable ruptura de lo que queda de nosotros.

¿Existe una solución? Por supuesto, la de siempre: Leer. Lo digo así, como suena y lo repito: Leer. Aprender de nuestros errores, reflexionar y tener verdadera altura de miras. Algo que, por cierto, obligará a mirar mucho más allá en el tiempo de esos cuatro años que nos imponen los ciclos electorales y mucho más allá en cuanto a ideologías de lo que son capaces los actuales líderes y partidos políticos, por muy abiertos que digan ser. Cierto federalismo podría permitir una solución temporal, pero va a hacer falta mucho más, pues hay que cerrar muchas brechas.

La más importante es la de convencer a quienes quieren irse de que juntos somos más fuertes, estamos más seguros y tenemos un futuro más halagüeño que por separado. Para ello la educación es el arma fundamental y eso obliga a crear unos temarios comunes y pactados que quedan en las antípodas de los actuales. Hemos de crear una síntesis superadora, después de un periodo que ha intentado imponer una España “una, grande y libre” que no era y de otro que ha tratado de meter en la cabeza de los niños que España nunca fue, lo que es, cuando menos, tan incierto como lo anterior.

Después, hemos de responder a las preguntas antes planteadas: ¿Para qué nos sirve España a nosotros, los ciudadanos? ¿Responde España a nuestras necesidades o por el contrario debemos poner nuestra confianza en otros agentes más cercanos como las regiones o más lejanos como la UE? ¿Es el pasado común razón suficiente para no avanzar o para hacerlo lastrados?

España nos sirve porque siendo parte de España podemos defender nuestros derechos dentro de una UE en la que, por separado, contaríamos tanto como la opinión del Papa de Roma en una reunión de imames. Del mismo modo, España nos protege de los desmanes que provocaría un grupo de estados peninsulares que la Historia nos demuestra que están condenados a chocar y no a colaborar más que de cuando en cuando. España nos ofrece además una herramienta para avanzar en un marco, como he dicho antes, de más de 500 millones de personas. Un lugar al que hemos de mirar, pues allí no está nuestro pasado, sino nuestro futuro.

Desde esta Web vamos a luchar siempre por ello, por una España abierta que integre a todos los que históricamente la han compuesto, no desde la fuerza, sino desde el convencimiento. No por la vía de la imposición, sino por la vía de la razón.

Por cierto, que, en este sentido, a pesar de que en muchos sentidos recuperarlo sería un error, el servicio militar era una oportunidad de oro, pues nos obligaba a conocer y aceptar a gente que era muy diferente a nosotros. El servicio militar -o civil en el futuro, por qué no- era la forma que tenían Balboa, Alatriste y Copons de conocerse. Era, por decirlo de alguna manera, el Erasmus de otros tiempos. Habría que pensar en articular programas que vayan en esa dirección, pues no hay mejor herramienta para eliminar los nacionalismos rancios y excluyentes que viajar. Es eso lo que nos permite hacer que el otro, el diferente, deje de serlo y comencemos a ver aquello que tenemos en común.

Del mismo modo, habría que reforzar el papel de las Fuerzas Armadas como nexo, como la herramienta que nos defiende a todos que es y no el órgano opresivo que algunos quieren ver. Como el lugar en el que podemos encontrarnos, pues de eso se trata.

En este tiempo de redes sociales e internet estamos en ocasiones tan centrados en nosotros mismos -terrible paradoja- que no somos capaces de ver lo que hay más allá de nuestra puerta y tendemos a idealizar las cosas en lugar de conocerlas. Hemos pues de dejar el miedo a dar el paso a un lado. Hemos de aprender a conocernos de nuevo, a hablarnos mirándonos a los ojos y a reconocernos como iguales, como parte de un futuro común, por más que el pasado haya sido desastroso.

Humo un tiempo en el que “Plus Ultra” significaba algo importante. Era la expresión de una idea dinámica, viva. De algo que debía perder el miedo a ir más allá de la Columnas de Hércules o del mismísimo fin del mundo. Más allá de ese Finisterre tan hermoso como terrible tras el cual se hundía el océano en las entrañas de la Bestia. Ese lema, que aún olvidado sigue figurando en nuestro escudo, es lo que hemos de recuperar. Quizá el problema para hacerlo es la propia idea que muchos tienen de España y para revivir al enfermo haya que hacer algo drástico. Poco importa. “Plus Ultra” y si para ello la única forma que existe de lograrlo es matar a España, matémosla y gritemos entonces ¡viva España!

 

 

Acerca de Christian D. Villanueva López 201 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha escrito y trabajado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.

30 Comments

  1. Muy de acuerdo con el planteamiento en general.

    Me gustaría profundizar un poco en una de las preguntas clave:
    >> ¿Responde España a nuestras necesidades o por el contrario debemos poner nuestra confianza en otros agentes más cercanos como las regiones o más lejanos como la UE?
    Creo que entender las dos opciones como no excluyentes es lo que puede deshacer el nudo gordiano. En función de cada aspecto de la soberanía, habrá cosas que interese más gestionarlas a nivel local, estatal o global. Claro que encontrar el nivel adecuado a cada uno y, luego implementar los cambios, es lo que parece imposible desde el presente.

    Y sí al servicio civil obligatorio :). No consigo encontrar el enlace al artículo que proponía una “mili científica” que proporcionaría mano de obra gratis a las investigaciones (el trabajo rutinario es cuello de botella en muchas de ellas) y un incentivo a la formación técnica durante la educación (para conseguir un buen destino en la mili-científica).

    Saludos

    • Crul me gustaría tener mas datos de esa “mili científica” me interesa el tema…Yo estoy a favor de recuperar un servicio obligatorio (que los jóvenes viajen a otro lugar España conozcan se relacionen y creen lazos de amistad con jóvenes de otras regiones como dice el articulo es un gran remedio contra el independentismo) ….mi idea era en lugar de militar que fuera de Protección Civil basicamente consistiría que al cumplir los 18 años (dependiendo estudios-trabajo) estar 3 meses destinado como brigadista protección civil en algún lugar de España fuera de casa, conviviendo 24 horas con otros jóvenes ademas formaríamos a la población en técnicas como primeros auxilios o actuación en catástrofe o emergencias

  2. Básicamente estoy de acuerdo con las ideas que se expresan en este artìculo.Creo que no hay un solo problema, una sola cuestiòn que arreglar, los problemas de España son muchos.Podrìamos empezar diciendo que somos muy ignorantes (¡ojo!, me incluyo pues me considero español y no un ente aparte).Nuestras fuentes de informaciòn son las redes sociales, y anda que no se dicen tonterìas por ahí.La educaciòn es un tema fundamental, por no conocer no conocemos ni nuestro paìs, ni su historia ni nada.No entiendo como se permite que a los 16 años se pueda abandonar los estudios e ir a trabajar, y sin embargo no se puede votar hasta los 18.La educaciòn deberìa ser obligatoria hasta el final, y poner todos los medios para evitar en lo máximo el fracaso escolar. Soy de la generaciòn de la mili, y reconozco sus virtudes, pero no lo veo como remedio n pleno siglo XXI para mitigar el nacionalismo o los localismos.La ignorancia se ataja formándose, viajando y conociendo otras realidades. La clase polìtica no es un grupo de gente que ha venido de Venus a fastidiarnos, sale de una sociedad como la española bastante ignorante como ya he dicho, y ya se sabe, en el paìs de los ciegos el tuerto es el rey.Ya se han preocupado de blindarse tanto econòmicamente como jurìdicamente, no hay listas abiertas, no hay primarias, no se echa al incompentente, no se valora la meritocracia, y claro, ante los debates de calado como el modelo de Estado, la reforma constitucional, el papel de las FAS (gastar más en defensa, nuestro papel en el mundo, etc…), ¿què podemos esperar.Sociedad ignorante, polìticos inútiles. Se ha hablado de federalismo como posible soluciòn a nuestros (o parte) de nuestros males.¿Alguien se ha preocupado de explicar las diferencias entre el modelo autonómico actual y una monarquìa/repùblica federal?, ventajas e inconvenientes, pasos a seguir en aras de un nuevo modelo…nada de nada. Yo por motivos de trabajo viajo mucho a Cataluña y Levante, y os aseguro que la independencia no es algo que estè en la calle; es un debate artificial bien aireado por una parte de la clase polìtica local.El problema de Cataluña es básicamente de incumplimiento de las leyes y dispendio del erario pùblico por un lado, y de desinterès por parte de otros.De una forma bastante temeraria el PSC habló del modelo canadiense y de su Ley de la Claridad, y creo que ni ellos mismos sabe de què va.

    • Sí que lo es. Yo vengo tiempo dándole vueltas a la idea de hacer un nuevo tipo de Ejército, adelantándonos a los tiempos y a otras Naciones. Ni siquiera tendría por qué ser oficial porque todos los españoles tenemos el derecho y el deber constitucional de defender a España. Pienso en unidades militares autónomas, pero vinculados a las Fuerzas Armadas. El año pasado con bicicleta, mochila pesada y casco fui al Cuartel de la Guardia Civil de Játiva (Valencia) y se lo dije así a un sargento, que yo actuaba como unidad militar autónoma. Y me contestó: está usted en su derecho. Mi idea es que podríamos operar básicamente en el Ciberespacio (como de hecho ya hacemos) bien técnicamente, como expertos informáticos, o mediante los contenidos (información, discursos, soflamas, comunicados, propaganda, vídeos, relatos, de todo). Por lo que he podido averiguar el Mando Conjunto de Ciberdefesa, que fue fundado hace pocos años, cuenta todavía con pocos medios (militares no expertos con muchas ganas de aprender, y técnicos contratados de la empresa privada que son bisoños, porque a los expertos les pagan bastante más en el mercado). Y fijaos que hace poco un oficial retirado propuso ya para la Real Fuerza Aérea británica emplear a muchachos diestros en videojuegos para maniobrar aeronaves no tripuladas en campos de batalla reales. El potencial es inmenso para el Ciberespacio, que como sabéis la doctrina militar considera ya un ámbito de guerra como Tierra, Mar, Aire y Espacio. El comandante en jefe del Mando Conjunto de Ciberdefensa reconocía que piensan que se sienten como los primeros aeronautas militares en los albores de la aviación. Está todavía todo por inventar. Y este es el momento de ser inventivos y de ganar ventaja con la innovación. Por último, y en refuerzo de la idea de unidades militares autónomas, sabéis que cualquier español puede servir autónomamente al Centro Nacional de Inteligencia. Uno les proporciona información pero se gana la vida por su cuenta. Así para las Fuerzas Armadas.

      Un saludo y a vuestro servicio. Y muchas gracias por la labor de esta revista.

  3. La gracia de un sistema federal, consiste en unir con un nexo común diferentes territorios separados. Lo de intentar mantener juntos a quienes pretender separarse ,no lo veo tan claro. EL estado de las autonomias tiene competencias que ya quisieran algunos estados federales.

    Mili no , nunca más, volver a aguantar a los del MOC , a unos y a otros …..
    Pero una guardia nacional si, ciudadanos de uniforme, voluntarios que a cambio de su servicio reciban unas contraprestaciones justas.
    http://www.iowanationalguard.com/Recruiting/Pages/Default.aspx?url=benefits.htm

    La mili solo es mantener ocupados a unos que no quieren estar, sean patriotas o indepes , crea más problemas que resuelve.

    saludos

  4. En mí opinión son casos contrarios. El sistema federal alemán sirve para juntar estados diferentes. Nuestro problema es que tendemos a la confederalidad y un sistema confederal, salvo la notable excepción de Suiza, está destinado a desaparecer. Ocurrió por ejemplo con la CEI. Es una especie de último esfuerzo por mantener unido algo que no lo está.

    Creo que nosotros necesitamos encontrar un nuevo motivo, un objetivo y luego federalizar el estado. Refundarlo. Porque lo que tenemos ahora, con el “Café para todos” tiene, como digo, la puñetera tendencia a crear una confederación más que un estado federativo.

    Como dices, por ejemplo, autonomías como la CAV supera en competencias a cualquier länder alemán. Si a eso le unes que el resto siempre tiene la opción de seguir su camino, apaga y vámonos.

  5. ¿No son las autonomías algo oscilante entre la confederación y la federación?

    Yo creo en la libertad, pero con ella viene la responsabilidad. Y fundamentalmente estoy en contra de las injusticias, que no dejan de ser los privilegios. Resultó malo el café para todos -que en realidad no fue el mismo café-, pero no hubiera sido mejor el café únicamente para “la nobleza”, que en el fondo es lo que tenemos, unos café puro, otros con leche y el resto aguachirri.

    Un estado federal, plenamente definido y determinado -no como ahora-, y por supuesto simétrico, quizá podría terminar con muchos de los problemas que nos aquejan. Pero no lo verán nuestros ojos.

    Lo ideal y utópico sería buscar un modelo no solo en el que todos tuvieran cabida o se sintieran cómodos, sino un modelo que estuvieran “convencidos” que les es más beneficioso que estar solos. La unión hace la fuerza.

    Más que el beneficio creo que lo complicado es el convencimiento. Para ello vuelvo a lo de la simetría, la libertad y la responsabilidad. Tampoco hay que olvidar problemáticas más pragmáticas que las discusiones históricas, como pueden ser la solidaridad, la insularidad, las ciudades autónomas, la administración y gobernanza de lo común, …

  6. Ideal y utópico , has dado en el clavo. La cuestión es que el problema de España es que esta llena de españoles, con unas virtudes y unos defectos muy nuestros, nazcan donde nazcan.

    Y como a los niños de vez en cuando es sano y conveniente decirles NO y hasta darles un bofetón ( a buen ententedor),en este país ha pasado lo mismo históricamente, las noblezas , oligarquías y recientemente los partidos políticos nacionalistas o regionalistas o simplemente , pedían, pedían pedían y los gobiernos de turno sin ningún sentido de estado ni consecuencia a largo plazo, concedían, concedían.

    ¿Realmente un ciudadano de Cataluña,País Vasco o Cartagena, tiene la necesidad ineludible de ser independiente del resto de los españoles o solo es inducido por los jerarcas a los que si les interesa su terruño, su reino de taifas o ser el guardian de la caja?

    • Necesidad, ninguna. Es una necesidad creada que además no tiene su represantación en el día a día de la calla. Por naturaleza, la gente es reacia a los cambios. Aquí el País Vasco, trabajo en un pueblo euskaldun en el que quien más quien menos en su juventud tonteó con la Izquierda Abertzale y en la que muchos dieron un pasi más incluso, sin llegar a cometer atentados, pero sí al menos en la Kale Borroka.

      La gente se hace mayor y las ideas de la mayoría cambian, se vuelven más conservadores, entienden que el acomodo no es tan malo y que mucho de lo que les habían vendido era humo y no merecía la pena haber hecho tanto por nada.

      Ese es el verdadero cambio que se está produciendo aquí y tiene mucho que ver con un cambio generacional. Por una parte, la generación que cogió el final de la dictadora y la reconversión industrial, que fue las que las pasó canutas y se lanzó en brazos de la izquierda abertzale como única salida a una situación inaceptable. Ahora son mayores y ya han visto mucho como para saber que no hay blanco y negro, salvo los cuatro reacios de siempre.

      Luego están los jóvenes, pero es otra pelea diferente, por más que el nacionalismo intente captarlos también por ver si cuela y demonizando a España. Estos últimos están teniendo mucho más éxito en Cataluña que en el País Vasco.

      Personalmente creo que un Estado Federal con la mayor cantidad de competencias transferidas y que solo mantenga la Política Exterior, las Fuerzas Armadas y la educación troncal sería una idea posible.

      Incluso, como comentaba ayer por privado con Munrox, cambiando la bandera Roja y Gualda por la Bandera Blanca como símbolo de refundación del Estado.

      Pongamos un ejemplo tonto… ¿A alguien le preocupa que le pare un Guardia Civil, Ertzaina, Foral, Mosso o un Nacional?. No, podrían llevar cada uno el uniforme de cada comunidad mientras las leyes básicas sean comunes, como las de tráfico y haya suficientes programas de movilidad y de intercambio que asegurasen que un Mosso se puede ir a Talavera a trabajar de policía, solo cambiando el uniforme, o que el procedimiento de un policía en Canarias es el mismo que el de otro en Lakua o en La Coruña.

  7. Al final toda la historia de España y los españoles viene a resumirse en la cita del Mio Cid ,que ya ha llovido, “Que buen vasallo si tuviese buen señor”….

    Es la sensación que tengo.

    saludos

  8. Si ese estado federal , tuviera esas tres competencias en exclusiva, ( todavía no entiendo porque nuestros presidentes ,consejeros o diputados autonomicos ,incluso alcaldes viajan tanto al exterior oficialmente) a las que sumo sanidad y justicia por aquello de la igualdad nazcas donde nazcas, votaria SI sin dudarlo

    E incluso me parece bien el tema de la bandera blanca aunque habrá quien la asimile al imperialismo español, pero tontos hoy y mañana nunca faltaran.

    En el tema de las Fuerzas de seguridad yo apostaria por un modelo de competencias exclusivas. LA Guardia Civil por su naturaleza militar, aquellas relacionadas con la defensa del Estado en general ( es decir Costas, Fiscal,tráfico internacional de drogas ,personas antiterrorismo, armas , prisiones , tráfico interregional o “estatal”etc , para hacernos una idea como las agencias USA ( DEA, FBI, Border marshalls etc) en exclusiva. El CNP aquellas de defensa del ciudadano en toda la geografía ( se hadrían cargo de la Seguridad ciudadana que ahora hace la GC), trapicheos , etc a nivel local.
    Las autonomicas como están ….
    Y las policíaas locales dándoles también la posibilidad de tareas de policía judicial a su nivel , el caso es sumar , no restar ni dividir ni entorpecer.

    saludos

    • Creo que lo de las policías lo enfocas mal. Lo haces como un policía 😀

      Probablemente bien la GC, bien la PN tendrían que ser el cordero a degollar para esta gran fiesta. Por su carácter militar tiene más papeletas que nadie la GC, que es a la que siempre se ha identificado realmente con la represión del Estado -no entro en si con razón o sin ella, solo lo afirmo-.

      Creo que la idea es tener una policía “federal” o nacional muy reducida, pero a la que solo puedan acceder los mejores de entre todos los agentes del resto de cuerpos. Ha de contar con verdaderos privilegios económicos, en cuanto a jubilación, etcétera y encargarse de temas como la evasión fiscal y cosas así. Ha de ser un honor y un auténtico reto entrar, de forma que todos quieran hacerlo.

      Así matas dos pájaros de un tiro: No tienes una policía con demasiada presencia, que parezca algo “impuesto” y que por sus funciones jamás podrá ser considerada opresiva (para reprimir manifestaciones usas a las autonómicas…). Por otra parte, das una imagen de grandeza, de que el “estado” paga mejor, de que acceder allí es la culminación de toda una carrera. Asombro y grandeza, amigo mío. Y una enorme bandera blanca con el aspa roja en el hombro derecho. Ningún otro símbolo.

  9. Christian: Política Exterior (a menudo afecta internamente), las Fuerzas Armadas y Educación Troncal (¿cuáles son los contenidos troncales?)

    +

    Six8: Sanidad y Justicia.

    Y yo añado, ¿y la madre del cordero? ¿Los presupuestos? ¿La normativa económica? ¿El endeudamiento? ¿La unidad de mercado? ¿O las empresas deben afrontar 17 normativas y burocracias distintas? Y sigo, ¿y la mediación entre regiones, puesto que sus intereses pueden solaparse o ser opuestos? ¿Solidaridad entre regiones? ¿Administración de bienes comunes? ¿El agua? ¿Las infraestructuras? ¿Comunicaciones y transportes? ¿Cada cuál se lo guisa y se lo come o seguirá existiendo el Estado a nivel de inversiones? ¿Legislación laboral? ¿Pensiones? ¿Ayudas a desempleados? ¿Subvenciones? ¿Sindicalismo? … ¿Cultura? ¿Deportes y selecciones? ¿Pesca y agricultura?

    Y lo más relativo a nuestra temática, ¿la industria de Defensa? A ver cómo se gestionan las adquisiciones de material y armamento para las FAS a industrias de unas regiones u otras, cómo se distribuyen las instalaciones y personal de las propias FAS, etc, todo por el peso económico que hay detrás.

  10. Hombre, no querrás que desarrolle yo solo el modelo de estado en los comentarios de una Web 😀

    Los contenidos troncales son: Historia, historia, historia, Lengua Española, Matemáticas y civismo.

    Añado, hay que crear un sistema de evaluación que pique a unas autonomías con otras, repartiendo complementos anuales entre los profesores de aquellas que encabecen el ranking, por ejemplo. Por supuesto, el profesorado, mejor pagado que el actual tiene que poder ser despedido si sus alumnos sistemáticamente están por debajo de la media o sí no superan una serie de evaluaciones periódicas. Como por otra parte, todos los funcionarios.

    La mayor parte de los otros temas que citas, lo mires como lo mires van a terminar en los juzgados, como pasa ahora, antes de que se tome cualquier decisión en cualquier ámbito de cualquier proyecto que quiera realizar cualquiera. Así que se deberá dotar a las comisiones del Senado -que será la verdadera cámara territorial- para poder tomar decisiones por mayoría simple.

  11. ¿Un cupo vasco/navarro para cada comunidad? Hay dos problemas, cómo se calcula y que no es sostenible para toda España en su forma actual.

    Si se construye un modelo así habría que ser consecuente en todos los aspectos. Cada comunidad gestionaría y recaudaría absolutamente todos los impuestos, pero también sería responsable de absolutamente todos los gastos.

    Por ejemplo, el IVA y demás se recaudarían en la comunidad del consumidor del producto o servicio, no donde figure la sede empresarial. Las pensiones, prestaciones por desempleo y otras ayudas y subvenciones serían sufragadas por cada comunidad. Y, por supuesto, la emisión de deuda y su garantía sería individual de cada comunidad.

    Además, debería igualmente estar repartidas tanto las cargas como los beneficios económicos que supongan la acción del Estado en una u otra comunidad.

    De este modo nadie podría quejarse de que ninguno otro le roba, ni ninguno otro tendría que garantizar los gastos del resto. Nadie decidiría por los demás, pero tampoco le sacaría las castañas del fuego. Cada cual sería responsable de conseguir sus propios ingresos y de cómo distribuirlos.

    Quedaría por determinar la solidaridad entre las regiones.

    El problema llega cuando las cosas se hacen a medias y solo se exigen ventajas sin querer asumir las desventajas/costes asociados, sino que eso se le asigna a otro. Ahí es cuando llegan las comparaciones, las injusticias, los celos, envidias, las reclamaciones que nunca terminan y nunca se sacian, …

  12. Bueno, es que no estamos hablando de España en su forma actual.

    El cálculo sale de saber, única y exclusivamente cual es el coste global de los servicios que sí va a sufragar el estado y a partir de ahí, estableciendo por ejemplo que si es el 10% del PIB del conjunto, cada una ponga el 10% de su PIB en la caja común.

    Para e resto que se apañe cada una como mejor pueda… De todos modos, nada de esto tiene sentido sin hacer antes un cambio importante en las mentes.

  13. Con todo el respeto del mundo hacia algunas manifestaciones que habéis expuesto creo que tanto muchos de los mensajes que redactados incluso el articulo están hechos desde el complejo…..España a pesar de ser una de las naciones mas antiguas del mundo y de Europa de ser una nación con una historia riquísima de ser madre de una cultura la hispana tenemos un gran sentimiento de culpa y que tenemos que pedir perdón por existir (seguramente por consecuencia del Franquismo todo lo que suene a nacional o a España parece ser es facha o de derechas) solo así se entiende lo que pasa el 12 de Octubre, el 2 de enero en Granada o el día constitución…….alguien se imagina a los ingleses desmantelando Trafagal square por ofender a España o los USA no celebrar el 4 Julio por ofender Inglaterra o el Día Acción de Gracias por suponer la colonización o matanza de indios……en España en cambio se discute el 2 de enero en Granada día toma ciudad por los reyes católicos por ofender cultura musulmana incluso ahora se pone en duda el 2 de Mayo en Madrid…….somos el país de Cervantes, Cortes, Pizarro, Colon, Calderón, Picaso, Velazquez, Juan de Austria, Lorca, Gongora, Quevedo, Gran Capitán, Elcano, Goya, Blas de Lezo, Alvaro de Bazán, Etc, Etc, Etc hemos tenido reyes como los Isabel, Fernado, Carlos V, Felipe II, Carlos III……se puede saber de que coño tenemos complejo…..España son 50 provincias+2 ciudades autónomas y actualmente hay 7 (tres vascas y 4 catalanas) donde hay fuerte sentimiento nacionalista (no nombréis Valencia, Navarra, Galícia o Baleares porque en las cuatro el mas votado es el Partido Popular ahora y en los últimos 30 años casi siempre con mayoría absoluta y para que no gobierne se juntan 4,5,6 partidos)……En cuanto las 7 provincias en las tres vascas gracias a un PNV centrado el apoyo independencia actual es del 25% según las encuestas…….las 4 catalanas por culpa de una CIU o como se llame ahora radical y no olvidemos la crisis según las encuestas rozan el 50% pero nunca han sido una amplia mayoría por ejemplo en ultimas elecciones autonómicas Juntos por el Si y la CUP suman el 48 por ciento votos siendo resto partidos no independentistas…..la independencia es imposible porque Primero ningún país(UK, USA, ITALIA, FRANCIA,ALEMANIA, ETC) ni organización (ONU, UE, etc) van a reconocerla, Segundo porque hay como mínimo la mitad población catalana que no hace tanto ruido no esta a favor. Tercero económicamente es inviable Cataluña esta quebrada bono basura y la esta financiando el estado. Cuarto el dinero en el estado Español lo recauda el ministerio hacienda y luego reparte (Navarra y Euskadi es diferente por su cupo) por lo que bastaría cerrar grifo. Quinto si el estado quiere con la mayoría absoluta senado (el PP la tiene) aplica el 155 de la constitución y todas las competencias Generalitad pasaran al Estado Sexto Cada vez tienen menos votos en todas las elecciones autonómicas desde la democracia CIU y ERC juntos sumarían mayoría absoluta amplisimas ahora necesitan a la CUP y según las encuestas ambos partidos bajan……….de verdad por hacer Estado Federal (que no estoy ni en contra ni a favor es mas pienso que el estado autonómico y federal es mas o menos lo mismo con diferente nombre) repito por hacer una España Federal, por cambiar bandera por la Cruz San Andres ERC, la CUP y esa gente se van a volver Españoles convencidos……¿¿y lo que pensamos las 43 o 46 provincias restantes que??? ¿si votáramos en toda España quitar competencias autonomías por ejemplo educación, sanidad, policía que saldría?¿Porque no votamos un Estado Jacobino estilo Francia ellos también tienen Vascos (País Vasco Frances) y Catalanes (Rosellón) sin autonomía ni competencias y no dan problemas?……..España es el quinto país del mundo que mas avanzo y riqueza aumento del mundo desde 1978(no es mala marca no), no hay ningún país que tenga mas libertad de expresión o de asociación superior España (que existan Bildu, ERC, CUP, quemen fotos rey o bandera son ejemplo de ello) tenemos una gran constitución que se puede retocar o mejorar pero cambiarla de arriba abajo seria un gran error, ¿de verdad el español de a pie se levanta por la mañana y piensa hay que cambiar estado o constitución o sus preocupaciones son mas el Paro, la educación sus hijos, su pensión cuando se jubile?……..a lo mejor estoy equivocado pero el año que viene por estas fechas el proceso independentista estará acabado es un callejón sin salida…….la constitución solo habrá que tocarla cuando haya un amplio consenso y se sepa con exactitud que se va a cambiar y para que se va a cambiar……actualmente no hay consenso ni en cambiarla ni en que se debe cambiar o mejorar…….Posdata me gusta mucho la cruz borgoña pero no mas que la rojigualda.

  14. Confieso que soy un absoluto lego en la materia, no he estudiado ciencia polìtica ni administraciòn pùblica.Pero si tengo claro algunas cosas.Una de ellas, es que nunca acabràs callando a los agitadores, aunque Paìs Vasco y Cataluña tuvieran todas las competencias del mundo, siempre querràn más.Otra cosa que tengo clara, los impuestos que luego se reparten los pagamos los ciudados, no las comunidades o territorios, por ahì ya se desmantela el argumento de algunos..¿Que somos unos acomplejados?, eso està clarìsimo.Pero ese complejo es en parte falta de educaciòn, falta de cultura, de conocer nuestra historia…por eso cualquier independentista dice lo que le viene en gana, porque nadie le contesta. Un estado federal como EE.UU. tiene años de historia en su configuraciòn actual.El estado de Tejas o California recogen en sus leyes el derecho a indepenizarse, pero saben que unidos son más fuertes que cada uno por separado.Alemania se construyo como estado federal despuès de IIGM, tiene sus tensiones, claro que las tiene, pero son sajones, son pràcticos y sobre todo no juegan con las “cosas de comer”, ni con el dinero del contribuyente.Canadà, otro ejemplo que nos toca de cerca por su conflicto con Quebèc.Ni siquiera la Ley de la Claridad de su Tribunal Constitucional aclarò nada, pero sentò las bases para que si llegado el momento hubiera que sentarse a hablar del tema, se hiciera de forma responsable.Es más, las ùltimas encuestas en Canadá revelan que más de la mitad del paìs està harta de Quebèc y que votarìa para que se fueran a hacer p……, y que más de la mitad de los ciudadanos de Quebèc no quiere irse de Canadá.Yo no veo en España ni a una poblaciòn madura para un debate como èste, ni mucho menos a una clase polìtica preparada para aleccionar ni para dirigir una discusiòn de semejante calado.

  15. Una aclaración para empezar: Suiza es un estado federal desde mediados del siglo XIX, nada de confederal. Mantiene el nombre de Confederación Helvética por razones históricas y sentimentales, pero es una federación en toda regla.

    En cuanto a España pienso que la mejor forma de organizar territorialmente el estado es mediante la federación. Se suele decir que el actual estado autonómico es ya un estado federal, pero no es correcto del todo.

    En una federación la distribución competencial es clara, o al menos bastante mas clara que en nuestro estado autonómico que permite ceder competencias exclusivas del estado a las autonomías (artículo 150.2), y a la vez permite al gobierno central “invadir” competencias autonómicas con el motivo de armonizarlas (150.3). El resultado final de estas dos disposiciones que es el modelo territorial español no existe (no está constitucionalizado) y depende del gobierno de turno, con las graves consecuencias que hoy en días son mas claras que nunca. Urge una modificación constitucional que clarifique el reparto competencial.

    En segundo lugar, en un estado federal cada nivel tiende a autofinanciarse con sus propios impuestos siendo las transferencias de un nivel a otro poco comunes. El ejemplo más claro de esto es EEUU donde existe un IRPF federal, y otro estatal, siendo cada nivel libre de fijar el tipo que quiera. Otra alternativa similar sería repartirse los impuestos, por ejemplo el IVA para el gobierno central, el IRFP para las autonomías, etc.

    El modelo de financiación que propone el autor (generalizar el concierto a todas las regiones) no es federal, sino confederal (los miembros de la confederación recaudan todos los impuestos y transiferen un porcentaje a la confederación). Si bien es perfectamente legítimo defender dicho modelo me parece muy peligros dejar al gobierno central sin ningún tipo de ingreso propio ya que si las regiones, en un momento dado, se negasen a ceder lo que le corresponde al gobierno central, este colapsaría en cuestión de semanas al carecer de ingresos propios.

    También quería señalar que en España abundan bastante los falsos federalistas, gente que dice ser federal, pero el modelo que propones es más confederal que otra cosa: conciertos económicos, selecciones autonómicas, etc. Es legítimo defender este modelo, pero no engañemos a la gente con falsos nombres: llámese condeferal a lo que lo es, y no federal.

    Y un último apunte. Si se hiciera oficial en toda España el catalán, el gallego y el vasco sería un excelente medida para frenar al independentismo con coste casi cero.

    Un saludo.

  16. Hola David. Gracias por los comentarios. Siento no tener mucho tiempo para responder, pero un par de apuntes:

    El texto no dice que Suiza siga siendo una confederación, sino que lo ha sido extrañamente durante siglos, lo que tiene su mérito.

    Respecto al modelo de financiación, naturalmente, es virtualmente imposible como dices dejar al estado sin ingresos, aunque se trate solo del IVA, o solo del IRPF o lo que sea, pero los textos están pensados para generar debates, más que para cerrarlos. Así que en ocasiones “provocamos” un poco a los lectores, que se trata de fomentar cierta cultura de intercambio de ideas y no de adoctrinar.

    Lo dicho, muchísimas gracias por tus apuntes, que son muy interesantes.

  17. Un aporte muy interesante el de David, sobre todo en cuanto a lo de la financiaciòn.Ello me lleva a pensar, que pasarìa por ejemplo con Extremadura, Andalucìa, o incluso mi regiòn, Canarias, donde pràcticamente se vive del dinero que el Estado reparte de lo recauda.Si dejamos que cada Comunidad se autofinancie siguiendo ese modelo federal, salvo Cataluña, Paìs Vasco, Navarra y no sè si algùn territorio más, estarìan encantados…¿pero y el resto?

  18. Hola a todos:

    Que cada nivel administrativo tienda a autofinanciarse no quiere decir que la solidaridad interterritorial desaparezca. Por ejemplo el gobierno central puede comprometerse a garantizar una serie de prestaciones sanitarias a toda la población y ayudar a aquellas regiones que no sean capaces por sus propios medios de lograrlo. Dicho gasto sería considerado central y debería ser sostenido por los impuestos recaudados por el gobierno central de forma equitativa en todo el territorio. La mayoría de estados federales disponen de algún tipo de compensación en ese sentido.
    Llegados a este punto, quizás entonces alguien se pregunte en que se diferenciaría un modelo así del actual modelo de financiación. Pues en varias cosas.

    En primer lugar cada ciudadano sabría que porcentaje de los impuestos que paga va al gobierno central, y que porcentaje al autonómico. Esta es una información que hoy en día desconocemos, y al hurtárnosla, se nos priva de una información básica a la hora de saber si nuestros gobernantes autonómicos merecen seguir en el cargo o votar por otros. Esto en buena parte explica por qué los gobernantes autonómicos duran de media mucho más en el cargo que los del gobierno central, al no pagar (casi) impuestos autonómicos no somos podemos valorar conscientemente si el gobierno autonómico gasta demasiado para lo que nos ofrece…o no.

    En segundo lugar, las transferencias que propongo tendrían carácter finalista y no como ahora. Ahora cada autonomía recibe una determinada cantidad de dinero y hace con ese dinero lo que quiere: puede gastarlo en sanidad, educación o I+D, pero también en aeropuertos sin aviones o ciudades de la cultura que no se acaban nunca. Esto genera todo tipo de incentivos perversos en los gobernantes autonómicos porque saben que por mucho que malgasten, el gobierno central acabará acudiendo al rescate si es necesario, así que si despilfarrar da votos a corto plazo…despilfarremos que ya vendrá el gobierno central a sacarnos las castañas del fuego. En un modelo más federal las transferencias tendrían un carácter finalista: el estado te transfiere tal cantidad para que lo gastes en sanidad y no en otra cosa. Y si una autonomía quiere construir un aeropuerto sin aviones, o una réplica de la estrella de la muerte, la construye subiendo los impuestos autonómicos, pero no con el dinero que le da el gobierno central y que pagan el resto de españoles.

    En tercer lugar, el modelo actual de financiación está pesimamente diseñado, ya que no da incentivos a las regiones pobres para salir de la pobreza, ni a las ricas para crecer más, con le excepción del País Vasco y Navarra por su sistema de concierto. Esto último que acabo de decir y puede soñar un tanto confuso o extraño está explicado de maravilla aquí:

    http://nadaesgratis.es/santalo/descentralizacion-y-desarrollo-economico-¿tienen-las-regiones-incentivos-para-promover-el-crecimiento-economico

    Resumiendo: que el modelo actual es un desastre y habría que cambiar por un modelo, que aunque suponga una disminución de la solidaridad a corto plazo, incentive el crecimiento económico de todas las regiones (lo que a largo plazo será mejor para las regiones pobres que seguir con el modelo actual), y que tienda en la medida de lo posible a la autofinanciación de cada nivel administrativo de forma que si un gobernante central o autonómico despilfarra, eso se perciba con claridad en los impuestos correspondientes. Aclaro que el modelo de concierto económico cumple con estas dos condiciones, pero como dije en mi modelo anterior me parecería peligroso generalizarlo a todas las autonomías ya que dejaría al gobierno central sin ningún tipo de ingreso propio. Algo intermedio en el actual modelo y el concierto sería lo ideal, por ejemplo: que todos los impuestos directos (como el IRPF)pasen a ser competencia autonómica fijando cada autonomía la presión y tramos que quiera, y todos los indirectos (como el IVA) sean competencia del gobierno central y con el mismo tipo en toda España. Este que acabo de describir es el modelo de Suiza y les va muy bien.

    Perdón por el ladrillo y un saludo.

4 Trackbacks / Pingbacks

  1. La Guerra Civil y la Tercera España: De cómo unas minorías extremas nos llevaron a la guerra
  2. A vueltas con el segundo Buque de Proyección Estratégica
  3. Encuesta: ¿Deben unirse España y Portugal?
  4. Entrevista a Augusto Ferrer-Dalmau

Leave a Reply