Entrevista a Juan Carlos Tamame (Presidente de la Asociación de Tropa y Marinería Española)

Entrevista a Juan Carlos Tamame (Presidente de la Asociación de Tropa y Marinería Española)

Juan Carlos Tamame, Presente de ATME junto al escudo de la asociación.
Juan Carlos Tamame, Presente de ATME junto al escudo de la asociación.

Después del parón navideño volvemos con las entrevistas y lo hacemos con una sin duda muy interesante, especialmente para nuestros militares. Hoy tenemos el placer de entrevistar a Juan Carlos Tamame, Presidente de ATME (Asociación de Tropa y Marinería Española), una de las asociaciones que, al amparo de la Ley Orgánica 9/2011 han aparecido en nuestro país, cuya web podéis visitar aquí. Su labor, creemos, es indispensable no solo para lograr mejoras en las condiciones de vida de la Tropa y la Marinería, sino para evitar abusos y, en resumen, dignificar la vida militar y poner en valor a nuestros hombres de armas.

No nos queda sino animaros a que os hagáis socios si no de esta, si de cualquiera de las asociaciones existentes, pues solo en la medida en que estas sean fuertes y representen a un número creciente de militares lograrán avanzar en una lucha que viene de lejos, pero de la que no se han dado sino los primeros pasos.

 

*

 

¿Qué puede decirnos acerca de la asociación que preside?

La Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME”, nace el 14 de enero de 2012, inmediatamente después de la aprobación de Ley Orgánica 9/2.011 de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, siendo inscrita en el Registro de Asociaciones Profesionales de los miembros de las Fuerzas Armadas (RAPFAS), en abril de 2012, con el número 03/2.012.

En el año 2014 conseguimos el número de asociados suficiente para estar presente en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, donde seguimos hasta el día de la fecha.

En 2015 fuimos aceptados como miembros de pleno derecho, después de dos años de observadores, en EUROMIL (The European Organisation of Military Associations). En la actualidad somos aproximadamente 2300 socios, todos ellos pertenecientes a la Escala de Tropa y Marinería.

 

¿Cuáles son sus objetivos fundamentales?

Nuestro objetivo esencial es velar por los derechos de la Escala de Tropa y Marinería, algo que hacemos mediante dos vías complementarias. Por una parte, la defensa de los intereses laborales y sociales del personal de nuestra escala, mediante el Consejo de Personal y los tribunales si fuera necesario. Por otra, a través del asesoramiento y la defensa jurídica individual del socio, gracias a los servicios del gabinete de defensa jurídica a los que tienen derecho por ser afiliados. Además, los socios tienen la posibilidad de suscribirse a un seguro de bajas médicas por contingencia no profesional, para evitar las pérdidas de sueldo en caso de baja médica.

Luchamos porque nuestra escala tenga el mismo tipo de carrera militar que la escala de oficiales y suboficiales, con los mismos derechos y deberes. Entendemos que la única diferencia debe estar en las funciones de cada empleo y en el sueldo que se percibe, pero que no podemos tener diferentes derechos sociales ni mucho menos estar sujetos a la temporalidad.

 

Después de estos cuatro años de andadura, ¿cómo valora la existencia de la ATME? ¿En qué medida cree que han alcanzado sus objetivos fundacionales?

La creación de ATME es, sin lugar a dudas, un éxito, ya que ha permitido que nuestra escala pueda interactuar directamente con los máximos responsables del Ministerio de Defensa, que son quienes dictan la política de personal, sin interferencias ni tutelajes del personal de otras escalas y mirándoles directamente a los ojos.

Los objetivos alcanzados, tanto por ATME como por el conjunto del asociacionismo profesional militar, no han sido desde luego los que nos gustaría, principalmente porque nos da la impresión que desde el Ministerio de Defensa, y más concretamente desde los mandos de personal de los respectivos ejércitos, no se toma al personal de nuestra escala como a los militares plenamente profesionales que son, sino como soldados de reemplazo con un sueldo.

Se han conseguido pequeños avances, algunos importantes aunque no pueda parecerlo, como ampliar en dos convocatorias extraordinarias la posibilidad de presentarse por concurso oposición al proceso selectivo para el acceso a militar de carrera de la escala de tropa y marinería o la ampliación en una convocatoria extraordinaria la posibilidad de ascenso a Cabo y Cabo 1º. También se ha logrado el acceso de los militares de tropa con compromiso de larga duración a los Centros Deportivos y Socioculturales del Ejército de Tierra, la publicación de una Instrucción General sobre las funciones y cometidos profesionales del Cabo Mayor, la aprobación de una orden de defensa sobre la regulación de la jornada y el régimen de horario habitual en el lugar de destino, etc.

Asimismo, se han presentado mejoras en la normativa que presenta al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, alguna de las cuales han sido aceptadas para mejorar el texto.

 

¿Por qué cree que nuestros soldados deben hacerse socios de una asociación como ATME?

Porque somos tropa y marinería y estamos al servicio de ella. Conocemos los problemas de nuestra escala, ya que también los padecemos, y por lo tanto buscamos las mejores soluciones para el colectivo.

Solamente las asociaciones profesionales militares, como organizaciones, tienen la posibilidad de poder influir en el poder político y en los medios de comunicación, y esto solo se puede conseguir con el peso del número de asociados. Cuantos más seamos, como dice uno de nuestros slogans, más se oirá nuestra voz.

 

En los últimos meses se está levantando un gran revuelo a propósito de la Ley de la Carrera Militar y, en especial, sobre la situación de los MPTM, claramente desfavorecidos frente a las otras escalas. Incluso en nuestra web se han hecho un par de encuestas al respecto (aquí y aquí). ¿Cuál es la postura de la ATME al respecto?.

Pues es clara: Todos debemos ser militares de carrera, me explico: En 2006, año en que la captación de la tropa y marinería hacia aguas, se ideo un parche, uno de tantos que hemos padecido, y se aprobó la Ley de Tropa y Marinería. Se subieron los años de servicio, hasta los 45, se potencio la permanencia y se prometieron unas opciones de formación y de reincorporación aparentemente atractivas.

Han pasado diez años y nos hemos encontrado con una crisis galopante que favoreció extraordinariamente la captación y la retención de aquellos que estaban dentro de las FAS. Otro efecto de la crisis fue la reducción de plantillas, lo que ocasiono que la plantilla de personal permanente, aún siendo la misma, excediera los porcentajes establecidos.

Ésto, unido a que somos la única escala que a la finalización de su periodo de formación no consigue una titulación académica y a unas medidas de reincorporación a la vida civil inexistentes, alguna de ellas inaplicables legalmente como el mérito del tiempo servido en las convocatorias de empleo público, ocasiona que una cantidad cada vez mayor de compañeros se vayan a encontrar que a los 45 años van a tener que abandonar las FAS, con unas expectativas de trabajo casi nulas, ya que su formación la mayoría de las veces no tiene cabida en la vida civil.

Desde aquí quiero hacer especial mención a un tema que nos preocupa mucho y que bien por una mala información o bien por intereses torticeros, hace ver a aquellos que van a tener que abandonar las Fuerzas Armadas por edad y contra su voluntad, como privilegiados prejubilados que van a cobrar una “paga” de 600 euros por no hacer nada. Este complemento es no contributivo, lo que quiere decir que si no trabajan no podrán cobrar la jubilación, que es claramente insuficiente para padres de familia con niños a cargo. No debemos olvidar que esta “paga” no es una prejubilación para que no trabajen, sino un complemento por todos los años servidos en una profesión dura, exigente y que algunas veces conlleva la perdida de la vida.

 

¿Qué puntos habría que cambiar de redactarse una nueva Ley de la Carrera Militar?

Pues la plena integración de la Escala de Tropa y Marinería en ella, ya que para la actual Ley de la Carrera Militar apenas si nos contempla y la Escala de Tropa y Marinería no tiene derecho a una carrera militar. Hay que dejar de parchear e integrar a todas las escalas en una nueva Ley de la Carrera Militar, donde todos tengan la misma trayectoria militar.

 

Llevamos desde 2008 con continuos ajustes presupuestarios y hemos llegado a un punto en el que incluso los PEAs corren peligro. ¿Cómo valora la ATME la situación de las Fuerzas Armadas?

Debemos ser realistas, las FAS están donde el presupuesto que tienen les permiten estar. No cabe duda de que con un mayor presupuesto estaríamos en medios materiales mucho mejor, así como en instalaciones, que dejan mucho que desear debido a la falta de fondos para un mantenimiento adecuado.

 

¿Cree que son las adecuadas para cubrir las necesidades defensivas de un país como España?

Como ya te decía, estamos donde los presupuestos nos permiten y de momento estamos cumpliendo con nuestros aliados en los diferentes teatros de operaciones.

 

¿Cuáles han de ser las prioridades?

Sin lugar a duda el personal. Primero los componentes de las FAS y después lo demás.

 

El trato dado a los veteranos es, en muchos casos bochornoso, con situaciones de desprotección y de abandono en el caso incluso de heridos en acto de servicio. ¿Qué hace la ATME para cambiar esta situación?

Estamos muy sensibilizados en este tema, ya que no se puede dejar a un compañero a su suerte, poniéndole pegas y trabas por todo e intentando que no perciba lo que le corresponde. No podemos olvidar recientemente la situación que vivió nuestro compañero Andrés Merino, que con una sentencia en virtud de la cual se le reconocía una pensión por accidente en acto de servicio, tuvo que hacer una huelga de hambre a las puertas del Ministerio de Defensa. Nuestra Asociación se hizo ampliamente eco de su situación, trasladándola a los medios de comunicación y a EUROMIL, abriendo inclusive una suscripción para que aquellos que lo desearan pudieran contribuir a aliviar momentáneamente su situación económica.

Hemos remitido y seguiremos haciéndolo, propuestas al COPERFAS para mejorar la situación profesional tanto de este personal como de aquel que sigue en las FAS como apto con limitaciones (APL).

 

¿Qué debe cambiar dentro de las FAS para que esto no ocurra?

La mentalidad. Se debe hacer todo lo posible para apoyar a nuestra gente -de todas las escalas- y hacer su vida dentro de las Fuerzas Armadas lo más llevadera posible, tanto laboralmente como socialmente. No podemos encontrarnos con continuas trabas a la promoción profesional, con continuos cambios de las reglas de juego a mitad del partido en cada promoción, a la conciliación laboral y familiar, etc. Debemos recordar que la profesión militar es dura por si misma y que no podemos también tener que luchar contra el sistema.

 

¿Cómo ve a nuestras Fuerzas Armadas de aquí a 5 años?

Más bien cómo me gustaría verlas: Tteniendo una Carrera Militar para todos los componentes de las FAS, sin distinciones de empleo.

 

Ya a título más particular: ¿Qué opinión le merece el proceso independentista iniciado en Cataluña?

Esto es política y ahí no debemos entrar.

 

¿Y los cambios políticos que se están viviendo a nivel nacional?

(Risas) Más de lo anterior.

 

¿Qué opinión tiene la Asociación sobre la nueva Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal?

La primera impresión es buena, pero es pronto para entrar en valoraciones. Vamos a dejar que pasen los 100 primeros días.

 

¿Qué esperáis de ella?

Que los temas de personal, especialmente los que afectan a nuestra escala al ser la más desprotegida tanto laboral como socialmente, sean su mayor preocupación.

Tiene que dar una solución a los compromisos de larga duración, pues no se puede dejar a su suerte a más de 65.000 compañeros que, en los próximos, años irán abandonando las Fuerzas Armadas contra su voluntad, habiendo sido grandes profesionales y habiendo entregado los mejores años de su vida a las FAS.

 

Una última pregunta, ya que apenas hace unos días hemos planteado este tema en la Web: ¿Deben tener los militares derecho a la huelga?

Pues según las leyes no, pero tiempo al tiempo.

 

 

Acerca de Christian D. Villanueva López 190 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha escrito y trabajado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Empresarios leoneses conocen las cualidades de la tropa próxima a la edad de desvinculación
  2. El JEME destaca la labor de los periodistas para dar a conocer el trabajo del Ejército

Leave a Reply