¿Debe Estados Unidos atacar preventivamente a Corea del Norte?

¿Debe Estados Unidos atacar preventivamente a Corea del Norte?

Máxima tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte
Máxima tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte. Fuente: Nowthendsbegins.com

En los últimos días han corrido ríos de tinta hablando de un posible ataque preventivo de Estados Unidos a Corea del Norte para acabar así con su programa nuclear que está cerca de alcanzar un punto crítico: La posibilidad, por parte del régimen norcoreano, de golpear el territorio continental de los Estados Unidos (CONUS).

Lejos de discusiones bizantinas y buenistas acerca de si es o no legítimo, si el derecho internacional le ampara o si no es más que una nueva demostración de que los Estados Unidos son -o no- un estado agresivo que siempre emplea la fuerza para salirse con la suya, lo que hay que plantearse no es si está bien o mal desde el punto de vista moral dicho ataque, sino si Estados Unidos, como estado, debe garantizar la seguridad de sus ciudadanos acabando con cualquier amenaza antes incluso de que se haya materializado. Al fin y al cabo, está muy bien tachar a tal o a cual de violar la legislación internacional, de agredir, de abusar incluso, pero lo cierto es que el sistema internacional continúa girando alrededor de la figura del estado y que este se debe a sus ciudadanos y no a cualesquiera otras consideraciones. En el caso de Estados Unidos, además de la amenaza a CONUS, cabe también señalar que hay un segundo factor que pocas veces aparece en los medios: La imagen. Esto, simplificado al máximo, viene a significar que de no actuar, terminará por aparecer ante sus propios aliados y ante China (y Rusia), como una potencia débil, incapaz de defender a sus socios bajo su propio paraguas nuclear. Así las cosas, las armas nucleares norcoreanas que, de hecho, ya amenazan a cuantos militares estadounidenses se hayan desplegados en el sudeste asiático son, aunque resulte paradójico, una amenaza mayor que la reciente multiplicación del arsenal nuclear chino. Frente a China, como frente a Rusia, caben las estrategias conocidas y que haya cierta paridad es, precisamente, la mejor garantía de que la paz se mantenga. En el caso del régimen juche, su escaso arsenal y su peculiar situación son lo que puede forzarle a actuar a la desesperada.

Por otra parte, a muchos ha sorprendido que desde Pekín comiencen a dar toques de atención a su tradicional aliado e incluso a tomar una actitud de aceptación ante un inminente ataque estadounidense. Sucede que el desarrollo que está llevando a cabo Corea del Norte está poniendo cada vez más nerviosos tanto a Corea del Sur como a Japón y amenaza con llevar la proliferación nuclear a todo Extremo Oriente, forzando a ambos países a dotarse de este tipo de ingenios para hacer frente a un enemigo imprevisible. Ante ésta situación, China no puede quedarse de brazos cruzados y tampoco seguir apoyando de forma indefinida a Kim Jong-un, al menos en este terreno. Si algo no desea China es un Japón o una Corea del Sur nucleares, lo que cambiaría completamente los equilibrios de poder en la región y aumentaría sobremanera el riesgo en la zona.

Para no dejarnos nada en éste brevísimo repaso, hemos de decir que en nuestra opinión, la situación que se vive ahora no es más que una estudiada presión diplomática por parte tanto de China como de EEUU para intentar, por última vez quizá, cambiar la deriva del régimen de Pyongyang en una actitud conjunta que ha debido ponerse sobre la mesa en la reunión que hace escasos días mantuvieron Donald Trump y Xi Jinping. Sin duda, la información de que disponen los protagonistas de esta historia es mucho mejor que la nuestra y tampoco han podido pasar por alto la posibilidad de que todo lo que hace el líder norcoreano sea una suerte de farol para contentar al ala dura de su gobierno, mientras implementa medidas de cambio interno, un tema que pocas veces trata nuestra prensa, pero que en el extranjero tiene más relevancia y es que, como parece, se está abriendo una ventana aperturista en Corea del Norte, que persigue seguir un camino de reformas similar al que en su día obró milagros en la República Popular de China.

En cualquier caso, por más que esta posibilidad exista, los estrategas estadounidenses no van a reaccionar ante la posibilidad de reformas en un futuro incierto, sino ante las amenazas inmediatas. En este sentido, si como parece Corea del Norte sigue progresando en su capacidad de ataque nuclear, el ataque será un hecho. Ahora bien, aquí y ahora, lo importante es qué piensas tú.

 

¿Debe Estados Unidos atacar preventivamente a Corea del Norte?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

 

 

Acerca de Redacción Ejércitos 514 Articles
Redacción Revista Digital Ejércitos sobre Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas.

Be the first to comment

Leave a Reply