Esteban Pérez Bolívar

Esteban Pérez Bolívar en el Simón Bolívar 26 años después durante una parada naval en La Coruña. Foto - Esteban Pérez Bolívar
Esteban Pérez Bolívar en el Simón Bolívar 26 años después durante una parada naval en La Coruña. Foto - Esteban Pérez Bolívar

La entrevista de hoy es una entrevista a un personaje que ha supuesto todo un descubrimiento y cuya existencia desconocía. Esteban Pérez Bolívar ha sido marino, es historiador, un magnífico escritor y un sorprendente podcaster que, a través de su canal Zafarrancho Podcast, está consiguiendo llevar la historia bélica, contada de la forma más didáctica que he tenido el placer de escuchar, a un gran número de oyentes. Además, precisamente haciendo gala de ese conocimiento profundo de la historia, sus respuestas a los problemas que nos regala la actualidad han sido exquisitas. No puedo pues, sino agradecer su tiempo y su paciencia.

 

*

 

Marino, Podcaster, historiador, novelista… ¿Quién es Esteban Pérez Bolívar?

Un individuo inquieto y muy curioso, apasionado por el poder que tiene el hombre para superar sus límites usando máquinas y herramientas que su ingenio crea. Tras devorar en mi niñez y adolescencia todos los libros, enciclopedias y documentales que tuve a mi alcance llegué a la conclusión que el único lugar en el que podía entrar en contacto con la tecnología y las aventuras que había descubierto era la Marina.

Y no me equivoqué.

Tiempo después, alcanzada la madurez, decidí combinar mi pasión por el estudio y mi experiencia de campo para dar a luz una nueva faceta en mi vida: la de divulgador de historia militar, al menos en esta primera fase. La raíz que sujeta lo que se está convirtiendo en un gran árbol son mis estudios militares y mi vida a bordo, que me permiten ofrecer un punto de vista particular que les ha resultado muy interesante a mis lectores y oyentes.

 

¿Cómo ha hecho para terminar tan lejos de su patria? ¿Qué le atrajo de Galicia?

Venezuela… España… Ying… Yang… En mi caso, las dos caras de una misma moneda ya que, siendo hijo de aragonés y venezolana, siempre tuve las dos nacionalidades. De niño escuché jota los domingos y cada 12 de octubre mi hermana y yo nos vestíamos de baturros para realizar –junto a otras delegaciones regionales españolas- una ofrenda floral a la Virgen del Pilar en una pequeña iglesia de Caracas. Gracias a eso y a la relación con mi familia en Zaragoza mantuve contacto con mis raíces. Ese es el porqué de mi traslado a España.

Ahora bien, ¿porqué a Coruña y no a Zaragoza donde tengo una enorme y muy querida familia?

Por el clima, la vegetación y el mar, ya que poder otear el horizonte es muy importante para mí. El tamaño y la tranquilidad de la ciudad también influyeron mucho en la decisión. Coruña resultó -tal y como había previsto- un lugar ideal para criar a nuestros hijos, que eran pequeños cuando atravesamos el Atlántico.

 

¿De dónde le viene el interés por la Historia en general y por la Xª Flotilla MAS en particular?

Mi juvenil afición por ella recibió un fuerte impulso en la Academia Naval italiana donde la estudié como materia profesional, imprescindible para ejercer la profesión, pero no solo en el ámbito táctico y estratégico. Las asignaturas científicas también tenían una inusitada carga de historia al inicio del curso. El plan de estudios de cualquier materia incluía la evolución de cómo se había llegado al conocimiento moderno del tema en cuestión. De ahí que disciplinas tales como guerra electrónica, astronomía, artillería, química aplicada y otras por el estilo incluyeran, en los primeros capítulos, la relación de su desarrollo a través del tiempo para poder entender y dominar la teoría involucrada y no convertirnos en meros autómatas ejecutores de procedimientos. La Marina Militare instruye a sus oficiales para que resuelvan cualquier situación recurriendo al análisis y al razonamiento.

Mi primer contacto con la Xª Flotilla MAS ocurrió en las clases de Cesare Ciano, el profesor de Historia y poder naval en la edad contemporánea. Su narración del Raid de Alejandría fue tan viva que quedé impactado. Ese es el motivo de haber escogido ese grupo de operaciones especiales -el primero del siglo XX- como tema de mi primer ensayo. Y por esa misma razón le dediqué a Cesare Ciano el libro, como póstumo homenaje.

 

¿Tuvo la oportunidad de conocer a alguno de los protagonistas?

No, no tuve el honor. Cuando estudié en la Academia Naval Italiana aquellos que aún vivían eran muy mayores.

 

El autor de "Zafarrancho podcast" Esteban Pérez Bolívar. Foto - Simón Pérez Bolívar
El autor de “Zafarrancho podcast” Esteban Pérez Bolívar. Foto – Esteban Pérez Bolívar

 

Aparte de escribir libros de historia “pura”, como el que acabamos de mencionar, ha escrito ficción. ¿Puede contarnos algo sobre “La sombra del púlsar”?

La premisa fundamental de esta obra surgió como respuesta a la siguiente pregunta: ¿cómo podría hacer para que alguien del siglo XXI se sintiera dentro de la Segunda Guerra Mundial?

La solución que encontré fue la siguiente: creando cinco personajes principales actuales, transportándolos al pasado y sumergiéndolos de golpe y porrazo en lo más duro de la guerra. Cuando el lector acompaña a los personajes -cuatro hombres y una mujer, españoles y treintañeros- a medida que entran en contacto con su nuevo entorno de 1940 y experimentan los cambios y comparan una época con la otra, es muy ilustrativo, a la par que divertido. Y terrorífico en no pocas ocasiones.

La sinopsis es la siguiente: un grupo de amigos de la universidad, participantes en una gran recreación en Holanda, son transportados por un fenómeno astrofísico a 1940, en pleno Blitzkrieg. Arrastrados por la violenta corriente de acontecimientos esos urbanitas modernos luchan por adaptarse y, a medida que lo logran, comienzan a influir en los acontecimientos, cambiando el curso de la historia.

Como puede inferirse por lo dicho, la obra combina ciencia ficción y ucronía en una obra llena de detalles históricos y acción a raudales, salpicado con una buena dosis de humor.

La obra, además de gustar, sorprende al lector cuando descubre que es una ópera prima tal y como reflejan los comentarios de Amazon y las redes sociales. Me siento muy satisfecho por la aceptación que ha tenido mi novela.

 

¿Qué es Zafarrancho Podcast? ¿De dónde surge la idea?

Es un programa de radio digital hecho por mí mismo centrado en historia militar que puede considerarse, en síntesis, un documental sonoro. Está conformado por tres secciones: histórica, actualidad y ocio.

Histórica: sección que trata una batalla o hecho bélico histórico de interés de manera muy pormenorizada.

Actualidad: prolongación al presente de uno o varios puntos tratados en la sección histórica.

Ocio: actividades lúdicas relacionadas con el tema en cuestión tales como películas, videojuegos, turismo de monumentos,  modelismo, recreaciones históricas y más.

Además de los programas regulares existen tres spin-off llamados «Zafarrancho en Gotas», «Los Cuentos de Zafarrancho Podcast» y «La Guerrícula».

Zafarrancho en Gotas son episodios monográficos, sin secciones, en los que se desarrolla un tema mencionado en un episodio regular. Nacieron con el objetivo de ser cortos pero con el tiempo alcanzaron casi la misma duración que los episodios regulares (dos horas en promedio).

Los Cuentos de Zafarrancho Podcast son episodios en los que, usando como base una experiencia personal vivida a bordo, desgrano algún tema histórico relacionado con la anécdota.

La Guerrícula. Aunque en los episodios regulares reseño películas, la Guerrícula nació con el propósito de comentar películas sueltas, no relacionadas con el contenido de la programación regular. Como siempre ocurre en Zafarrancho Podcast, antes de hablar del film en cuestión expongo con detalle el contexto histórico en el que se desarrolla o en el que se basa la trama.

El cuidado guion basado en un largo y minucioso proceso de investigación y estudio y la esmerada edición aderezada con audios de época Son la clave de la fidelidad y la satisfacción de los oyentes de Zafarrancho Podcast. Es de hacer notar que, a pesar de ser un programa largo y que requiere mucha concentración para su escucha, alcanza muchas descargas. Esto indica que hay vida más allá de la telebasura. Y hablando de la descafeinada oferta televisiva y radiofónica, Zafarrancho Podcast surgió como reacción a ella, ofreciendo un programa profundo a la par que entretenido.

 

¿Cómo se lleva eso de hablar de Historia fuera de los círculos académicos?

Como cabe esperar el canal de difusión académico y el popular son distintos pero no tanto como el agua y aceite, que no se mezclan, sino como las peras y las manzanas, que se pueden comer juntas.

Zafarrancho Podcast y las obras académicas tienen en común exigencias de fondo -investigación, rigurosidad, estudio, respeto por el tema tratado entre otras-, pero no de forma ya que, además de recurrir a un formato muy novedoso, expone los temas con una gran libertad creativa. Esta dualidad hace que el programa sea aceptado por público con niveles de instrucción muy variados. Lo más sorprendente es que esa amplia gama va más allá, con oyentes republicanos, monárquicos, de izquierdas, de derechas, militares o, inclusive, pacifistas empedernidos.

Un punto recurrente en los comentarios que los oyentes me hacen llegar es que Zafarrancho Podcast los ha hecho acercarse a la Historia, materia que odiaban tras su paso por la escuela. Ahora bien, ¿cómo puede ocurrir esto si mi programa es largo, riguroso, minucioso y, para colmo, exige mucha concentración mientras se oye? La respuesta es que también es ameno, dinámico y hasta divertido en ocasiones. Mi estilo narrativo hace que la gente sienta que está escuchando a un bardo al calor de una hoguera en el bosque, tal y como me han dicho no pocas veces. Tiendo a pensar que ese es la base fundamental que permite aglutinar a un espectro tan amplio de seguidores.

 

Pasemos a temas menos agradables: ¿Cómo ve la actual situación de su país desde la distancia?

No existe un solo venezolano que, habiendo disfrutado de una larga vida, no haya padecido varias situaciones político-sociales muy turbulentas.

Desde su nacimiento como país hasta el momento actual Venezuela ha sido asolada por un sinnúmero de revoluciones que se diferencian, sobre todo, en la forma en la que sus bandos se han enfrentado. Cuando los grupos han tenido un poderío equivalente, las revoluciones materializaron guerras civiles.

Cuando la asonada ha logrado controlar a las Fuerzas Armadas, el asunto ha provocado oscuros períodos en los que una minoría subyuga a la mayoría con maniobras de manual: control de los medios, represión en las calles y prisión o muerte para los líderes o activistas contrarios.

Y eso es lo que sucede en Venezuela en este momento donde una pequeña cúpula se aferra al poder a sangre y fuego.

 

Jefe del Palo Mayor - Buque Escuela Simón Bolívar 1990. Foto - Esteban Pérez Bolívar
Jefe del Palo Mayor – Buque Escuela Simón Bolívar 1990. Foto – Esteban Pérez Bolívar

 

¿Y el tratamiento que de esta situación se hace en nuestros medios de comunicación?

Si la cobertura que le dan los medios a la situación venezolana fuera por una sincera preocupación por el pueblo venezolano y oír los españoles y las empresas españolas radicadas allá, me parecería bien. Pero en realidad ese conflicto es un arma arrojadiza más en la arena política española. De ahí su inconstante presencia en los medios.

 

¿Qué puede decirme acerca del estado de sus Fuerzas Armadas?

Durante el mandato del presidente Hugo Chávez fueron modernizadas y reforzadas a niveles sin precedentes pero sin seguir criterios estratégicos sino políticos: para combatir al enemigo externo, el hombre del saco que toda revolución necesita para amalgamar a la población. Todo parece indicar que la inmensa crisis económica ha afectado la operatividad de los equipos más conspicuos tanques -T-72B1 y aviones Sukhoi-30 por ejemplo- haciendo que los recursos disponibles se inviertan en los medios y el personal encargado de mantener el orden interno, tal y como hemos visto en esto que podríamos llamar como la primavera venezolana.

 

Puesto que ha sido marino… ¿Cómo valora la Armada Española?

Está compuesta por un personal de primera que navega a bordo de magnificas unidades construidas en el propio país, algo que solo un reducidísimo número de naciones ha logrado en la historia.

 

¿Cuál cree que son sus principales defectos o carencias? ¿Qué prioridades cree que debe marcarse?

Si de mí dependiera –y esto es una opinión meramente personal- yo invertiría más en fuerzas sutiles que en naves grandes, complejas y caras, muy poderosas sí, pero vulnerables, tal y como quedó comprobado en enero de 2017 cuando una simple lancha motora yemení se estrelló en alta mar contra la popa de una fragata saudí, averiándola  y matando dos tripulantes. Este ataque fue una versión moderna y poco elaborada de aquella magnifica incursión con lanchas explosivas efectuada por la Décima Flotilla MAS, un raid que explico en detalle en mi libro.

Las desproporcionadas victorias que los saboteadores italianos obtuvieron en relación con el número de combatientes y, sobre todo, con el poquísimo dinero invertido ¾el coste de todo el programa fue equivalente a la construcción y mantenimiento de un submarino grande¾ me hacen un firme devoto de las fuerzas ligeras, siempre que el objetivo del país sea defensivo, como es nuestro caso.

 

Usted, pese a ingresar en la Armada de Venezuela pasó posteriormente a estudiar en la Accademia Navale di Livorno. Dado que conoce a fondo el asunto, hay una pregunta obligada: ¿Cómo es la Marina Militare de hoy en comparación con aquella que nos describe en su libro? ¿Qué se ha ganado y qué se ha perdido? ¿Siguen vigentes el mismo valor y compromisos?

Así como la vida militar templa a las personas, las guerras templan a los países. La Marina Militare, heredera de la Regia Marina, encajó su derrota y su mal desempeño durante la Segunda Guerra Mundial de la mejor manera: analizando las causas y aprendiendo de los errores.

Nosotros, como cadetes navales, estudiamos esos reveses que provocaron la muerte a personas que se sentaron en los mismos comedores, estudiaron en las mismas aulas y desfilaron en el mismo patio, un proceso doloroso pero necesario. Eso sí, es menester indicar que también revisamos las victorias, asistiendo a actos que las glorificaban. Esta combinación permite forjar un oficial naval muy consciente de sí mismo, del lugar que ocupa en la institución a la que pertenece y que tiene clara su misión: defender su patria a costa de su vida, si es necesario.

 

Usted es, aunque después de tantos años tiene poco sentido llamarle así, un inmigrante. ¿Cuál es su punto de vista acerca del fenómeno anti-inmigración que se está produciendo en buena parte de Europa?

El recurso de evocar un enemigo externo para aglutinar masas hace mucho que dejó de tener efecto en gran parte de la población europea, embebida en un comprensible sentimiento pacifista. Para lograr el mismo cometido basta con darle alas a un atávico sentir: el miedo al forastero, sobre todo si es diferente.

Si, de paso, algunos de esos extranjeros provocan matanzas, la tragedia está servida. Todos sabemos que no es la primera vez que ocurre ni tampoco será la última.

 

¿Cree que puede extenderse a España?

Con el mismo furor que en los países vecinos, no. La diferencia estriba en que hay millones de familias españolas que tienen o tuvieron a uno de sus miembros -si no a todos- fuera, como emigrantes.

 

Como amante de la Historia, sin duda habrá sacado sus conclusiones y paralelismos entre la situación política actual en Occidente, con el auge del populismo y periodos pasados. ¿Cómo cree que evolucionará la situación?

Si graficáramos el bienestar de la sociedad Occidental obtendríamos una línea ondulada, con los valles de las ondas reflejando crisis económicas y guerras y las cimas indicando períodos de bonanza y/o paz. El problema que yo veo es que la dirección general de esa línea en el tiempo no es horizontal sino inclinada.

Hacia abajo.

Estoy convencido de que el mejor momento de Occidente se alcanzó en los años 60, gracias a una rectificación de fondo en el comportamiento de sus ciudadanos, fruto directo del miedo que experimentaron durante la Segunda Guerra Mundial. A partir de esa década hemos venido declinando. Las mejoras en ciertas áreas como esperanza de vida y acumulación de bienes materiales no compensan otros como alienación, individualismo y pérdida de valores. Occidente le está siguiendo la estela al Imperio Romano y todos sabemos que, cuando desapareció, su lugar fue ocupado por la sinrazón y el oscurantismo.

 

Hay muchos que dicen que España está en una encrucijada y a punto de desaparecer. ¿Cuál es su punto de vista?

No, no, no. Los países son como los grandes navíos de guerra. Los más grandes tienen más masa y acumulan mucha inercia. Su historia, sus tradiciones y su inmenso acervo cultural hacen de España una gran nación. Eso sí, es menester evitar el proceso de desconexión de los españoles con España. Algunos ciudadanos, movidos por su amor al país y a su historia, han tratado de poner remedio. Ejemplo de ellos lo tenemos en los podcast de Historia de España que están creando nexos entre los españoles y sus orígenes. Algunos de esos programas son: Antena Historia, Efemérides Podcast, Histocast, Memorias de un tambor, Rumbo a la Historia y Ruta por la Historia, por nombrar algunos. Otros arriman el hombro con blogs, revistas y videos en You Tube. Este movimiento comunicacional popular ha dado un nuevo impulso a la Historia allanando el camino a nuevos podcast surgidos, ahora sí, en las universidades.

Esta mayor difusión de su propia historia fortalecerá los lazos de los ciudadanos con la nación, contribuyendo a la pervivencia de España.

 

A todos nuestros invitados les hacemos una pregunta relacionada con el tema del momento… ¿Debe Estados Unidos atacar preventivamente a Corea del Norte?

Si fuera realmente una amenaza para Japón, sí. Pero el despliegue norteamericano actual obedece más a una bravuconada del presidente Donald Trump que a una crisis internacional real. No olvidaré jamás el affaire sobre las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein. Una verdadera estafa mediática gubernamental. No estoy en contra de un ataque preventivo, pero solo si fuera necesario y no otro caso de pan y circo.

 

Para finalizar, una última pregunta… ¿Puede darnos alguna pista acerca de su próximo libro?

El próximo libro, pactado ya con Ediciones Salamina, será otro ensayo sobre un teatro naval de operaciones, tratado a la manera del Los raids de la Décima Flotilla MAS. Estará disponible a principios de 2018. El siguiente que verá la luz a finales de ese año, será una novela, una ficción enclavada en un episodio real en el teatro de operaciones mediterráneo. Gracias a esto el lector podrá entretenerse al tiempo que conoce en detalle una campaña real de la Segunda Guerra Mundial, uno de mis principales objetivos como divulgador.

  

Acerca de Christian D. Villanueva López 185 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha escrito y trabajado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.

5 Comments

  1. Tengo el honor de conocer a Esteban Pérez Bolivar, y aunque estudiamos en el mismo colegio (Santo Tomás de Villanueva), lo conocí siendo ambos miembro de la Armada de Venezuela. Fuimos tripulantes al mismo tiempo del Buque Escuela “SIMÓN BOLÍVAR”(BE-11) y soy escucha a ratos de Zafarrancho Podcast. Doy fe de su profesionalismo y de su amor por la historia militar. Saludos Esteban, me siento agradecido de contarte dentro de mis amistades.

  2. El problema es que aprender Historia sin textos, escuchando capítulos sueltos, genera alumnos que escuchan campanas y no saben de dónde vienen. Estos podcast son magníficos, pero si se escuchan sin una buena base, al menos en lo que concierte a los fundamentos, como tener muy claras las cronologías y la geografía, confunden más que ayudan.

    Aun así, es una tarea loable y como dices, los profesores de secundaria deberían tenerlos en cuenta no tanto para que los escuchen sus alumnos, que también, como para copiar algunas de las herramientas que los podcaster utilizan. Especialmente si son tan buenos como Esteban.

    • Histocast, Zafarrancho, o la Rosa de los Vientos (de la época de Cebrian por desgracia ahora es otra cosa) hacen la historia divertida y no el típico tostón.
      Claro que no puede ser la única herramienta de aprendizaje. Pero el estudio de la historia es una magnifica vacuna contra la crisis de identidad nacional de nuestro país. Mientras en otros países se enorgullecen de su historia mucho mas pobre o oscura que la nuestra nosotros tenemos que aguantar que todo lo nacional Español es facista

  3. Por desgracia la izquierda y la socialdemocracia ya no se conforman con atribuirse el patrimonio exclusivo de la defensa de los derechos de los individuales.Tambièn con planes educativos aberrantes a promovido una generaciòn de estudiantes que no saben ni dònde viven ni situarse en el mundo.La historia ayuda a saber de dònde vienes e incluso me atreverìa a decir que te ayuda a prevenir situaciones conflictivas futuras.Pero claro, eso es mucho pedir a una clase polìtica en la que la meritocracia brilla por su ausencia.

Leave a Reply