Las Brigadas Orgánicas Polivalentes del Ejército de Tierra: Problemas de una transformación inacabada

Las Brigadas Orgánicas Polivalentes del Ejército de Tierra: Problemas de una transformación inacabada

La familia casi al completo: Leopard 2A4, VCI Pizarro, VEC y VCR-105 Centauro en primer plano.
La familia casi al completo: Leopard 2A4, VCI Pizarro, VEC y VCR-105 Centauro en primer plano. Fuente: Ejércitos.

Ya está casi concluido el plan de transformación de la fuerza, mediante el cual el Ejército pretende adaptarse a los nuevos tiempos, con especial énfasis en convertir a sus brigadas en la piedra angular de sus intervenciones en el exterior mediante una nueva organización de las mismas; las denominadas Brigadas Orgánicas Polivalentes (BOP)

También ha supuesto la reactivación de los anteriormente perdidos cuarteles generales divisionarios, la racionalización de los apoyos de escalón superior (que es de cuerpo de ejército) y diferentes nuevos conceptos doctrinales y organizativos de nueva concepción, dándose los primeros pasos en áreas tan significativas como el procedimiento ISTAR o la creación de nuevas especialidades (aviación y, aún pendiente, arma acorazada)

Sin embargo, no parece que se haya hecho un necesario y urgente ejercicio de humildad en cuanto a la entidad de la fuerza, sus necesidades de sostenimiento y las inversiones necesarias para renovar sus materiales fundamentales, hasta el punto de depender de inversiones poco menos que irrealizables con los menguados presupuestos y la situación socio-económica del país. Entre ellos podemos citar el plan director de helicópteros (que afecta al conjunto de las FAS) o la adopción de cerca de 1000 blindados 8×8. Pero también la más que discutible necesidad de disponer de 24 grupos de artillería o 17 batallones de transmisiones, por citar algunos.

 

*

 

Las Brigadas Polivalentes

El planteamiento del Ejército es el de disponer de 8 brigadas para asegurar la capacidad de desplegar dos en escenarios diferentes y/o un adecuado nivel de esfuerzo en sus rotaciones, de tipo cuaternario. Cada brigada, a su vez, deberá ser capaz de generar con sus medios orgánicos diferentes modelos de AGT para dar respuesta a un variado tipo de escenarios. 

La base pues de esta transformación es lograr la polivalencia de la unidad brigada; polivalencia que releva a la tradicional especialización, pero que se ha conseguido a costa de una gran heterogeneidad en sus PUs de maniobra, algo muy diferente al deseable concepto de flexibilidad.

Los materiales disponibles han obligado a mantener dos modelos de brigada; dicho modelo define la forma básica de combatir de la unidad, a partir de la cual se intenta abarcar el máximo posible de nuevas misiones para aumentar su flexibilidad operativa; la consabida teoría de aligerar los medios pesados y proteger los ligeros.

Piraña V, el vehículo ganador del concurso para el Futuro VBR 8×8 del Ejército de Tierra. Fuente: General Dynamics

Así, se han conformado cuatro brigadas pesadas, llamadas BOP-C (por cadenas) que incluyen los medios acorazados de combate más resolutivos; no son otras que las anteriores brigadas mecanizadas y acorazada, a las que se ha añadido una cuarta fruto de fusionar parte de las antiguas BRC y JTM, haciendo una unidad mixta muy heterogénea, donde convive la última unidad de montaña del ejército (RCZM 64) a la que se le dan todos los TOM y la ‘categoría’ de mecanizada, con otras pesadas de nueva creación, o reactivadas después de haber sido previamente aligeradas en tiempos tan recientes como 2006 (caso del BICC ‘Flandes’, trasladado de Vitoria a Zaragoza) sin duda un proceso errático e innecesario a la par que complejo, cuando existían en Zaragoza unidades de caballería que, sin apenas cambiar material o procedimientos, podrían haber hecho esta función. 

Se dota a cada una de ellas de un BIL con vocación de aerotransporte y reserva de capacidades, como es el apoyo a OEs o montaña, en cantidades tan exiguas como compañía, para darles una mayor polivalencia; lo que los convierte en excesivamente heterogéneos e incapaces de formar GTs creíbles, y obliga a sus apoyos al combate, como zapadores y artillería, a una configuración mixta en el escalón batallón/grupo; sin duda un peaje excesivo para las capacidades que estos batallones aportan, más si consideramos que las penurias de material han obligado a sustituir sus teóricos MRAP con VLTT sin blindar e incluso camiones, con nula capacidad táctica.

Dicha configuración no solo convierte a estas unidades en extraordinariamente complejas y difíciles de mandar, si no que violan la característica imprescindible de toda unidad de combate: la cohesión. De esta forma, las brigadas pasan a ser unidades meramente orgánicas, aglutinadoras de capacidades diversas que, de forma independiente, formarán unidades tácticas de menor entidad; es decir, incapaces de actuar como tales brigadas.

RG-32 del Ejército de Tierra. Foto - Alberto Velasco Gil
RG-32 del Ejército de Tierra. Foto – Alberto Velasco Gil

Por otro lado, se dispone de cuatro brigadas ligeras, llamadas BOP-R (por ruedas) si bien no tienen nada de polivalentes, salvo el hecho de haber perdido supuestamente su anterior especialidad (como aerotransporte o paracaidismo) para dotarse de blindados de ruedas, en pos de una mayor flexibilidad. En realidad las especialidades siguen existiendo, incluso en el nombre (licencia concedida a la BRIPAC, sin duda por el peso institucional de esta unidad, por la que han pasado casi todos los generales del consejo superior del ejército) mientras que la polivalencia solo existe en el mismo, al carecer de elementos fundamentales en todo conflicto, sea este simétrico, híbrido o totalmente asimétrico, como es el carro de combate; si bien conservan un mayor grado de cohesión que las BOP-C.

El gran reto que representan las BOP es precisamente poder soslayar esas asimetrías y eliminar la distinción de ligeras y pesadas en favor de un modelo único que, sin perder un aceptable grado de cohesión, se adapte a una gran variedad de escenarios con una logística lo más reducida posible.

Esto no se consigue especializando las unidades de maniobra de una brigada en diferentes cometidos antagónicos entre sí. Tampoco evitará a las unidades trabajar con material no orgánico; el personal de otros batallones que no tengan en dotación los materiales designados como los más adecuados al establecer la fuerza inicial, tendrán que adiestrarse in-situ con ellos para acometer los sucesivos relevos.  Por último, no se dispone de un modelo de batallón que aglutine capacidades diversas y que esté presente en todas las brigadas, como base propicia para establecer un contingente tipo que todas puedan conformar, un modelo que sea a la vez compatible con los medios más resolutivos y capaz de cooperar, reforzandolos, con los más ligeros; las llamadas fuerzas medias. 

La llegada del VCR 8×8 se antoja como fundamental para resolver muchos de estos problemas, hasta el punto de depender en exceso de su adquisición, con previsiones muy optimistas en cuanto a su cantidad y plazos, dadas las asignaciones presupuestarias. 

Acerca de Roberto Gutierrez 4 Articles
Experto en sistemas de armas y en organización militar, ha colaborado en publicaciones de prestigio como el Memorial de Caballería. Es además un consumado modelista y miniaturista.

4 Comments

  1. He leído con interés el artículo de Roberto Gutiérrez sobre las Brigadas Orgánicas Polivalentes y, sin lugar a dudas, tengo que felicitarlo por la excelente labor que ha realizado. Sin embargo, por razones obvias, aunque estoy de acuerdo con la mayoría de afirmaciones que ha expresado, creo que habría que hacer algunas consideraciones, que paso a describir.
    En primer lugar, no sé si por un error de transcripción o por creerlo así, como piensa la mayoría, GD-Santa Bárbara Sistemas NO HA GANADO el concurso del VCR 8×8. Es más, ni siquiera ganó el concurso de las 5 plataformas para los programa tecnológicos. Lo explico. Tras lanzar la DGAM una RFI (Request For Information o Requerimiento de Información) a diversas empresas del sector (creo recordar que fueron Rheinmetall, Nexter, Consorcio Iveco-Oto Melara CIO, y Patria), se presentaron las correspondientes respuestas y, con total nocturnidad y alevosía, o lo que es lo mismo, durante un fin de semana del mes de agosto, la prensa publicó que había ganado el concurso el Piraña V de GD-SBS. De forma totalmente anormal y poco seria, las demás empresas no recibieron ninguna comunicación oficial, ni se dieron a conocer los resultados del concurso. En consecuencia, todos los que participamos en la redacción de las RFI (como asesor de vehículos de EXPAL yo estaba incluido en el equipo formado por Patria y EXPAL), como es de suponer, nos sentimos estafados, engañados y, como es natural, fuera de lugar, ya que creímos, y seguimos creyendo, que se cometió un fraude en toda regla.
    En resumen, una vez se terminen los programas tecnológicos, diseñados exclusivamente para que ciertas empresas como Santa Bárbara, Indra y SAPA se lleven 80 M€ por su “cara bonita”, en teoría, habrá que hacer el concurso definitivo para seleccionar el futuro VCR 8×8. Por supuesto, casi todos damos por hecho que el Piraña V tiene todas las papeletas, a pesar de que sea una decisión ilegal. Pero, no adelantemos acontecimientos.
    Aunque no estoy muy seguro si es así, o yo he entendido mal, me ha parecido que Roberto propiciaba la creación del Arma Acorazada, manteniendo al mismo tiempo las otras dos Armas de maniobra (Infantería y la Caballería). Si es así, no entiendo muy bien cuál sería la composición de cada Arma ni sus misiones.
    Por último, refiriéndose a los GCAC, cita que los VEC M1 deberían ser sustituidos por Pizarro a semejanza de las COMGE. En este caso, he de mostrar una total disconformidad por varios motivos, a saber: En los Regimientos de Ceuta y Melilla, los VCI Pizarro (creo que es una sección) no tienen misiones de reconocimiento sino que se utilizan para apoyar a los Leopard, constituyendo una Partida Acorazada. Además, los VEC son mucho más útiles para labores de reconocimiento que los Pizarro, aparte de que también son mucho más útiles para participar en operaciones exteriores. No olvidemos que, hasta hora, el ET español no ha llevado a operaciones ningún vehículo de cadenas (y supongo que seguirá así), entre otras razones porque los vehículos sobre orugas sufren un desgaste mucho mayor que los de ruedas, aparte de que ofrecen mucha menor flexibilidad de empleo para este tipo de operaciones (por supuesto, me refiero a operaciones de baja intensidad). Otra cosa es que su protección sea insuficiente para determinadas misiones, pero la del Pizarro no es mucho mejor y, en ese caso, lo más práctico y rentable, tal como también afirma Roberto, sería adquirir MRAP adicionales.
    Eso es todo.

  2. Bueno, el tema del desarrollo industrial yo no lo he tratado, es un pie de foto que ha añadido el administrador para ilustrar el artículo. De él dependerá corregirlo o no.

    Respecto al arma acorazada, al contrario, yo digo claramente que no tiene sentido una tercera arma de maniobra, claramente arma acorazada debe ser caballería, como bien digo aqui y he expresado en otras ocasiones, ya que es la línea seguida por todos los ejércitos de nuestro entorno.

    Respecto a los GCAC con Pizarro, es evidente que es una propuesta relacionada con la certeza de que el 8×8 no pasará de la primera fase por motivos presupuestarios, no se sustituiran los TOA ni los BMR ni los VEC de GCAC… así que urge una solución. Para mi antes que en VEC desfasados deberian ir en pizarro y en 4×4, que es el verdadero VEC futuro, con sistema SERT (navantia) o sin él, porque tampoco tengo claro que veamos todos los VERT proyectados.

    En los RCAC de Ceuta y melilla la ‘seccion mecanizada’ sobre Pizarro se va a sustituir por un esquema de secciones mixtas, como el resto de escuadrones, con 2 Leopard2A4 + 2 Pizarro en este caso… y sí pueden ser escuadrones de caballería, que reconozcan por el contacto, hagan de reserva, retardadora o seguridad; no son ni deben ser medios de exploracion, pese a que otros paises si los usan como tal, caso del M3 Bradley o del Scout SV britanico (un Pizarro) en este caso con sensores optronicos amen de potente armamento.
    En nuestro caso, de todas formas, no hay pizarro para todo tampoco, por lo que debería buscarse una solucion, que pasa como digo por dejar solo un escuadron de combate de cadenas y uno especializado ISTAR con VERT y VDCC sobre VAMTAC.
    Este grupo estaría en consonancia con el caracter dual pesado-ligero de sus BOP, si finalmente, como sospecho, siguen con TOA durante otros 30 años.

  3. Ok. Pues aclaradas todas estas cuestiones, estamos básicamente de acuerdo. El problema es que es un tema tan complejo y con tantas aristas que sería deseable que se abriera un debate interno y de gran calado dentro del Ejército (no sé si ya se habrá hecho o está haciéndose) en el que pudieran estudiarse a fondo todos estos temas, antes de introducir más variables. Y, por supuesto, involucrando a los políticos de turno.

    Un saludo.

  4. Respecto al pie de foto, reconozco que lleva una buena dósis de mala leche, pero todos sabemos lo que realmente ha pasado con ese concurso y hace diez años por lo menos que sabíamos quién se iba a llevar el premio gordo aunque presentase una caja de zapatos con ruedas.

    De hecho hay algún artículo en la web publicado en su día en la revista (hace ya siete años) en el que se dice a las claras que quizá la mejor opción sea algún derivado de la familia Centauro pero que al final iba a ser el Piraña.

Leave a Reply