Los Rangers de Texas

Los Rangers de Texas

Ranger de Texas
Ranger de Texas

 

Los Rangers de Texas

Un Cuerpo ejemplar, y no bien conocido, siempre en vanguardia

 (1874 – 2008)

 

 

Eran hombres a los que no se podía atropellar”

 Coronel Homer Garrison Jr.,Director del Departamento de Seguridad Pública de Texas

 

“Un Ranger es un oficial capaz de resolver cualquier situación, incluso sin instrucciones precisas de sus superiores, ni de las autoridades. Esta capacidad deberá acreditarla antes de ser nombrado Ranger”

Capitán Bob Crowder, Rangers de Texas

 

 


La creación de los Rangers de Texas se remonta al establecimiento de los primeros asentamientos urbanos de la región, a principios del siglo XIX. Los Rangers han sido comparados con las fuerzas de seguridad más importantes del mundo, el FBI, Scotland Yard, la Policía Montada del Canadá, o incluso la propia Guardia Civil española. No en vano se han escrito innumerables libros al respecto, y son muchas las películas en las que los Rangers son protagonistas –la última de las cuáles ha hecho verdaderamente famoso en los Estados Unidos a Javier Bardem, “No country for old men”-, constituyendo hoy la fuerza de seguridad más antigua de los Estados Unidos.

Los Rangers de Texas supusieron un elemento de seguridad y estabilidad importante en los primeros años de la existencia de Texa, tanto como república independiente, primero, como estado después. El Cuerpo de Rangers se ha organizado de forma muy diversa a través de los tiempos, a tenor de las necesidades y los recursos disponibles y su existencia no se ha cuestionado jamás, habiendo perdurado desde los tiempos de la colonización hasta el presente.

 

*

 

Una ojeada a la historia

La historia, en realidad, comenzó en 1821, cuando Stephen F. Austin, un empresario anglosajón, fue autorizado por el Gobierno de Méjico –recientemente independizado de España-  a establecerse en la provincia de Tejas. Hacia 1823 las relaciones con los indios Comanche, y otras tribus, se habían hecho particularmente hostiles y el Sr. Austin fue autorizado a crear una milicia que protegiese a los ciudadanos de los ataques de los indios, capturase a los criminales y patrullase la región para expulsar a los posibles intrusos.

Se crearon 2 compañías de 10 hombres con un salario de 15 $US al mes –una elevada cantidad para la época-, pagables en propiedades, con la misión de actuar como fuerza de defensa colectiva. De alguna manera estas dos compañías vienen siendo consideradas como los antecesores de los actuales Rangers. Curiosamente, el Sr. Austin, que hablaba castellano correctamente, cuando se refería a estas fuerzas las llamaba “Milicia Nacional”, siguiendo antiguos reglamentos españoles y mejicanos que databan de 1713.

Monumento a los Rangers en Austin, Texas
Monumento a los Rangers en Austin, Texas

El término Ranger de Texas, tal como hoy se utiliza, no aparece, sin embargo, oficialmente en la legislación del Estado hasta 1874, ya estando más que consolidada la integración de Tejas en los Estados Unidos.

Si bien, al principio, las unidades constituidas eran formaciones básicas de infantería, muy pronto se convirtieron en unidades montadas, al objeto de poder enfrentarse en igualdad de condiciones a los indios y bandoleros que amenazaban a la convivencia pacífica. Fueron de tanta eficacia, que sirvieron de modelo tanto a la Caballería del Norte como a la del Sur, a lo largo de la Guerra de Secesión. En 1835, a instancias de Daniel Parker, miembro del consejo permanente de Texas, se propuso una resolución para crear el Cuerpo de Rangers, que abogaba por la constitución de: una compañía de 25 hombres que vigilarían la zona fronteriza comprendida entre Brazos y Trinidad, 10 hombres para vigilar el Este de Trinidad, y otros 25 más que patrullarían entre Brazos y el río Colorado. La misión era defender las tierras de los indios. A finales del mismo año, el consejo aprobó una provisión para constituir tres compañías de 56 hombres, cada una al mando de un capitán, y todo el conjunto a las órdenes de un comandante. La paga acordada por hombre, de filas, era de 1,25 $ diarios, en concepto de salario, vestuario y alimentación para el caballo.

Los Rangers se dedicaron a mantener la seguridad frente a los indios, mientras el ejército regular de Sam Houston se enfrentaba al ejército mejicano, dirigido por el General Santa Ana. En diciembre de 1836, el Congreso de la reciente República de Texas aprobó una ley por la que se autorizaba la creación de un batallón montado con 280 jinetes para proteger la frontera. El compromiso de enganche era por un mínimo de seis meses, y es a partir de este momento cuando se comienza ya a hablar de los Rangers de Texas, incluso fuera de las fronteras del estado. Hasta 1840 la misión esencial de los Rangers consistió en defender el estado contra las incursiones de los indios, siendo especialmente activos en este cometido, y tomando parte en numerosas batallas como Plum Creek, contra los Comanches y Kiowas, o la lucha en la Casa del Consejo en San Antonio.

Rangers en 1796
Rangers en 1796

En enero de 1842, el ya Presidente de Texas Sam Houston, aprobó una ley autorizando a una compañía montada a actuar como Rangers en la frontera Sur, y a continuación se fue aplicando a otras compañías igualmente.

Texas se separó de la Unión, y se unió a la Confederación en 1861. Aunque la guerra no se libró prácticamente en el territorio tejano, Texas contribuyó notablemente al esfuerzo de guerra del Sur y la mayor parte de los Rangers formaron en las unidades del ejército confederado. Texas se volvió a integrar en la Unión en 1870, y los Rangers se estructuran entonces como una fuerza de policía del estado.

En 1874, la legislatura del estado aprobó la organización de seis compañías de Rangers de Texas, que se desplegaron según un plan para proteger las haciendas y ranchos a tenor de las amenazas a la convivencia, que se materializasen como más probables, recibiendo sus integrantes el estatus de oficiales de paz, y constituyendo el Cuerpo de Rangers una organización para-militar propiamente dicha.

Emblema conmemorativo de los Rangers de Texas
Emblema conmemorativo de los Rangers de Texas

Las compañías estaban al mando de un capitán, o incluso de un teniente, o a veces un sargento. El cuartel general se ubicó en Austin, y desde 1935, los Rangers están subordinados al Director del Departamento de Seguridad Pública del Estado de Texas, fecha desde la cual existen los Rangers casi tal como son ya hoy.

Cuatro acontecimientos históricos importantes en el desarrollo de los Estados Unidos, contribuyeron a configurar el papel y rol actual de los Rangers: la Revolución mejicana, la Primera Guerra Mundial, el descubrimiento del petróleo y la época de la prohibición.

Hoy en día los Rangers de Texas son el organismo de protección de la ley más antiguo de todo el continente norteamericano, con jurisdicción sobre todo el territorio.

 

 

Los Rangers de Texas, hoy

Las actividades de los Rangers de Texas, en la actualidad, consisten principalmente en la investigación de delitos criminales y especiales, en la detención y arresto de delincuentes buscados por las autoridades, en la supresión de desórdenes  públicos, en la protección de la vida y propiedad privada, y en el apoyo a las autoridades y fuerzas de seguridad municipales en su lucha contra el crimen y la violencia.

Del mismo modo, y en coordinación permanente con las autoridades federales, del estado, condado y municipio, tienen la obligación de obtener y difundir toda aquella información que se pueda conseguir relativa a las diferentes facetas del crimen organizado, así como combatir éste en todo momento. Bajo la dependencia del Director de Orden Público, están llamados a combatir toda actividad criminal organizada, siempre que las autoridades locales se muestren incapaces o inhabilitadas para mantener la ley y el orden.

Rangers realizando una patrulla a caballo con apoyo aéreo
Rangers realizando una patrulla a caballo con apoyo aéreo

Al mismo tiempo, y bajo petición del juez de determinados tribunales de Texas, pueden actuar como garantes del orden y la ley, en el transcurso de los procedimientos y vistas judiciales, y también actuar en misiones de protección de funcionarios públicos, en el transcurso de actos oficiales, celebración de comicios, o en cualquier otra situación en la que se requiera su presencia. Son responsables, en este sentido, de garantizar la seguridad del Gobernador del Estado en sus desplazamientos en el Estado de Texas.

De forma paralela, los Rangers mantienen contacto directo y enlace permanente con el resto de fuerzas de seguridad y agencias de investigación norteamericanas, muy especialmente con el FBI.

 

 

Efectivos y Despliegue

Desde septiembre de 2007, los Rangers cuentan con 160 efectivos, de los cuales 134 son agentes operativos, y el resto personal de apoyo. La fuerza cuenta con un Jefe (con el rango de Senior Captain), un Segundo (Assistant Chief), un subalterno, Jefe de Plana Mayor (Headquarter’s Captain and Lieutenant), siete oficiales comandantes de compañía (Fields Captains), y 14 tenientes, 2 por compañia.

La fuerza está organizada en siete compañías, de “A” a “G”. Cada compañía cuenta con un capitán, dos tenientes y un número que oscila entre 2 y 4 agentes. Las compañías están ubicadas en:

  • Austin, Cuartel General
  • Houston-Hunstville, Compañía “A”, un capitán, dos tenientes, y 18 Rangers
  • Garland-Tyler,  Compañía “B”, un capitán, dos tenientes y 17 Rangers
  • Lubbock-Amarillo, Compañía “C”, un capitán, dos tenientes, y 14 Rangers
  • San Antonio-Corpus Christi, Compañía “D”, un capitán, dos tenientes, y 14 Rangers
  • Middland-San Angelo, Compañía “E”, un capitán, dos tenientes y 15 Rangers
  • Waco- Austin, Compañía “F”, un capitán, dos tenientes y 20 Rangers
  • McAllen-Laredo, Compañía “G”, un capitán, dos tenientes y 11 Rangers

 

Otros Rangers están desplegados en diversas ciudades y localidades del Estado de Texas, y normalmente un solo Ranger cubre un mínimo de dos o tres condados, o incluso más en ocasiones.

Zonas de responsabilidad de las compañías Ranger
Zonas de responsabilidad de las compañías Ranger

En septiembre de 2000, el gobierno de Texas aprobó la constitución de una unidad especial para investigar los crímenes no resueltos, Unsolved Crimes Investigation Team (UCIT), asignando esta tarea a los Rangers. Desde esa fecha hay un suboficial asignado a cada compañía para cometidos específicos de la UCIT.

 

 

Los Rangers en acción

Al principio los Rangers debían aportar su propio caballo y equipo, y era normal que cada Ranger utilizase varias pistolas, revólveres, cuchillos o machetes, y rifles. Casi como el resto de los Estados Unidos, las compañías de Rangers reflejaron, desde el primer momento,  la diversidad de etnias de la nación norteamericana y así anglosajones, hispánicos, e incluso indios nativos se integraron en sus filas. Los primeros Rangers estaban acostumbrados a utilizar pistolas españolas, rifles de Tennessee y Kentucky, cuchillos Bowie fabricados en Sheffield, y a montar caballos mejicanos. Como alguien escribió, “un Ranger era capaz de montar como un mejicano, seguir un rastro como un indio, disparar como un trampero de Tennessee y luchar como un diablo”.

Uno de los oficiales de Rangers más famosos fue, sin duda, el capitán John Coffee “Jack” Hays, que inició su carrera en 1837, en San Antonio, y se distinguió en la lucha contra los indios y los bandidos mejicanos. El capitán Hays, no obstante, hizo cierto el hecho de que los Rangers son una combinación de valor personal y uso de la tecnología más avanzada. Si hay un arma que hicieran famosa los Rangers, ésta no es otra que el revólver Colt. Efectivamente la República de Texas fue uno de los primeros clientes de Samuel Colt, adquiriendo masivamente uno de los primeros revólveres de cinco tiros diseñados por Colt. Durante la guerra con México, uno de los subordinados del Capitán Hays aportó una mejora importante a esta arma, llamándose desde entonces Walker Colt.

Colt Texas similar a los utilizados por los Rangers en sus inicios
Colt Texas similar a los utilizados por los Rangers en sus inicios

En 1846 comenzó la guerra entre Méjico y los Estados Unidos y los Rangers fueron utilizados como exploradores y en misiones de reconocimiento, combatiendo con tal audacia y valor que fueron conocidos con el sobrenombre de “Los Diablos Tejanos”.

Durante la Guerra Civil, con Texas unida a la Confederación, la protección de las fronteras se encomendó a un Regimiento de Rangers, expresamente constituido así, que acabó integrándose por completo en el Ejército del Sur como el 8º Regimiento de Caballería de Texas. Sin duda ello trajo como consecuencia que, tras la guerra, no hubiera Texas Rangers durante casi 10 años. El problema de la protección de fronteras y lucha contra los indios pasó al Ejército de la Unión.

Hacia mediados de 1874 el principal problema de seguridad en Texas eran los propios tejanos. Bandidos y desarraigados de todo tipo habían proliferado tras el fin de la guerra y los Rangers, creados ya de forma constitucional, se vieron envueltos en la lucha y captura de algunos de los pistoleros más conocidos del Oeste americano, como John Wesley Harding y Sam Bass.

Esta escena aún puede verse en zonas rurales
Esta escena aún puede verse en zonas rurales

Ya en el siglo XX, hacia 1915, los Rangers tuvieron que intervenir continuamente en la frontera con Méjico, debido a las actividades revolucionarias de Pancho Villa, que, en  repetidas ocasiones, tuvieron repercusiones en Texas y Nuevo México. Durante la Primera Guerra Mundial, los Rangers fueron reforzados considerablemente ante la amenaza –nunca materializada por otra parte-, de una alianza de Méjico con Alemania.

Tras el fin de la guerra, con la crisis económica surgida –que llevaría a la gran Depresión-, el problema de la prohibición y el desarrollo de la industria petrolífera, Texas se encontró sumida en un momento de transición clave en su historia, y los Rangers empezaron su modernización, y aunque sin abandonar del todo el caballo, iniciaron su motorización, incrementándose el uso del automóvil de forma muy importante.

Uno de los problemas más importantes de esa época fue el de los robos a bancos, y los Rangers se enfrentaron con bandidos como Bonnie y Clyde, cuya captura llevó más de 3 meses. Durante la Segunda Guerra Mundial los Rangers actuaron como fuerza de seguridad interna, vigilando incluso a prisioneros alemanes capturados.

Ranger a la entrada de un edificio público
Ranger a la entrada de un edificio público

Hoy en día, los Rangers siguen ocupándose de delitos similares a los de hace 60 años, a los que se han añadido el tráfico de drogas, la inmigración ilegal, y naturalmente, el terrorismo.

Los Rangers son seleccionados entre los miembros del Departamento de Seguridad Pública del Estado de Texas, y se exige un mínimo tiempo de servicio de ocho años, y haber completado 60 horas de clases en una universidad. A cada Ranger se le proporciona, para el servicio, una pistola automática, una escopeta de calibre 12 y un fusil semiautomático Ruger M-14, y no visten de uniforme, sino como sea más apropiado. Como el escritor Walter Prescott Webb escribió, en 1935, en su historia sobre el Cuerpo:

 

los Rangers son lo que son porque sus enemigos eran lo que eran, y los Rangers tenían que ser superiores para sobrevivir. Si sus enemigos eran muy capaces, los Rangers tenían que ser mejores…”

 

 

Así ha sido su historia y así sigue siendo…… That’s the way it was and still is.

 

 

 

Acerca de Antonio J. Candil Muñoz 36 Articles
Coronel en la Reserva. Diplomado de Estado Mayor y Diplomado de la Escuela de Guerra del Ejército italiano. Diplomado en Alta Dirección de Empresas por parte del IESE (Universidad de Navarra). Ha sido representante de España en la UEO, y ha estado destinado en Gran Bretaña, Bélgica, Italia y Estados Unidos. Autor del libro "La Aviación Militar en el Siglo XXI".

Be the first to comment

Leave a Reply