Refugiados pastunes

Refugiados pastunes

Refugiados pastunes. Foto - Ejércitos
Refugiados pastunes. Foto - Ejércitos

Todos los días. Todos y cada uno de los puñeteros días que han pasado desde que volví de Afganistán me he preguntado qué sería de algunas personas. En especial de una niña llamada Koji que por aquel entonces (2008 – 2009) tenía 7 años. De haber podido meterla en el contenedor de armas de la compañía y traerla así a España lo hubiese hecho sin dudar, pero no era posible.

A algunos esta afirmación les resultará escandalosa, pero que pregunten a todos aquellos que han pasado por ejemplo por los Balcanes, si no se hubiesen traído a un niño o niña bosnio, croata, serbio o kosovar o a una chica de 20 años que sabías condenada a una vida de mierda, a pesar de los esfuerzos de la reconstrucción. De hecho, alguna vino, de formas un tanto rocambolescas, pero llegó, que es lo que importa.

El en caso de Koji, no me engaño en absoluto. A pesar de la escasa educación a la que pudo acceder en Qala-e-Naw gracias a la presencia de nuestras tropas y la relativa seguridad del pueblo, a los 16 o 17 años que debe tener ahora será, sin duda, madre de varios hijos, tras haber sido vendida a su marido. De hecho, su hermano, que se ganaba la vida, si puede llamarse así, vendiendo droga a nuestros soldados me la intentó vender por 1.200 dólares medio en broma, medio en serio… Eso, en el mejor de los casos, pues es probable que una enfermedad, un ataque terrorista o un mal parto se la haya llevado ya a la tumba.

Supongo que cualquiera de nuestros militares tiene una historia parecida, aquí y allá. En el caso de Afganistán, tengo claro que nunca debimos ir, que no pintábamos nada allí y que el precio que pagó España en relación a los resultados obtenidos fue exageradamente alto. Sin embargo, pienso también que deberíamos volver, pues un país serio acaba con aquello que empieza, aunque la idea de comenzarlo no haya sido suya, ni de quien gobierna ahora (que no es el caso). Volver, eso sí, con todas las de la Ley, no de tapadillo aumentando el número de instructores, reforzando la misión diplomática y demás. Volver, como debe hacerse.

La situación en Afganistán vuelve a ser crítica, el conflicto se ha enterrado para los españoles, abandonando completamente nuestros telediarios en favor de noticias más cercanas o más “importantes” y de lo que hicimos allí, poco queda. Posiblemente se me echen encima por defender nuestra vuelta a Herat y a Qala-e-Naw, pero al ir hace más de una década adquirimos una responsabilidad para con el país, para con los aliados y para con las personas y ahora no podemos, pasados unos años, volver la vista a otro lado cuando nos llegan noticias de la situación de Afganistán. Al menos yo, cuando veo las fotografías de las personas en cuyos caminos me crucé, como el de estos refugiados pastunes a los que llevamos seguridad, comida y ropa de abrigo, no puedo.

 

Acerca de Christian D. Villanueva López 190 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha escrito y trabajado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.

6 Comments

  1. Es imposible aislarse de la población con la que se comparte tantas cosas durante una misión. Lo mismo le paso a miles de norteamericanos en Vietnam o Iraq, etc. De todos modos, no siempre es bueno para el rescatado la vida en una sociedad que le resulta tan desconocida. Se sienten como en otro planeta. A veces pasa como a algunos a los que le implantan una mano ajena y llega a pedir que se la quiten. Que lamentes lo que puede haber sido de ella lo que indica es que eres una persona de bien.

  2. A ver, como he dicho, no me engaño. Las cosas son como son y de haberla traído, posiblemente a esa edad, en la que ya estaba socializada, hubiese sido un proceso muy complicado. No me gusta pensar en los “y si”. Soy una persona práctica y me preocupa más lo que podemos hacer por ellos ahora, como volver a aportar un poco de seguridad y estabilidad a un estado que se desmorona a marchas forzadas. No tenemos nada que ganar allí y sí mucho que perder, pero aun así creo que sí existe cierta responsabilidad adquirida.

  3. Gracias. Personalmente, creo que Obama es lo peor que le ha ocurrido a Estados Unidos en términos de poder a lo largo de toda su Historia. Ni consumó el viraje al Pacífico, ni supo contener a China, ni llegó a un acuerdo aceptable con Irán, ni logró frenar, sino más bien todo lo contrario, las ambiciones de Rusia. Todavía está reciente y Trump hace, por sus payasadas, que cualquier otro parezca mejor en comparación, pero me temo que el juicio que la historia haga de Obama va a ser muy severo.

  4. Hola amigo Christian:
    Obama no sólo es el peor presidente de la historia de los USA, sino que puede que haya sido lo peor que le ha pasado a Occidente en un momento crítico de la historia, pero lo peor es que mientras no se demuestre lo contrario en lugar de un Ronald Reagan, lo ha sucedido un Abdalá Bukaram (un disparatado presidente ecuatoriano). Sólo el tiempo dirá si estamos equivocados.
    Un saludo.>

Leave a Reply