Un análisis desapasionado sobre la Inteligencia en España

Un análisis desapasionado sobre la Inteligencia en España

Soraya Sáenz de Santamaría y Felix Sanz Roldán, máximos responsables de la inteligencia española a día de hoy
Soraya Sáenz de Santamaría y Felix Sanz Roldán, máximos responsables de la inteligencia española a día de hoy

Esto no es un servicio de inteligencia. Pero alguien ha pensado que por la módica cifra de 1.000 millones de pesetas anuales de presupuesto, se puede decir que se tiene un servicio de inteligencia”

(Capitán de Infantería Rafael Pérez de Sevilla Guitard, destinado en el  CESID en 1984)

 

 

Humildemente, se diga lo que se diga, opino que España carece de unos servicios de inteligencia de carácter nacional eficientes. Y no lo digo por la calidad del personal con que cuentan, sino más bien por la poca importancia, mal uso y desinterés que la administración y las instituciones del Estado les conceden. Ciertamente, la situación ha mejorado, en medios, capacidades, y en asignaciones presupuestarias, pero a fin de cuentas lo que hoy hay no es mucho mejor que lo hubo, tal como me corroboran aquellos pocos amigos que aún me quedan en la organización. Y lo que no ha mejorado, en absoluto, es ni la opinión ni la confianza que la clase dirigente deposita en ellos, empezando por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, con los que se mantiene una rivalidad permanente.

En 1982, la situación del servicio de inteligencia español, ya CESID (Centro Superior para la Información de la Defensa) entonces, no era como para echar las campanas al vuelo. Las repercusiones del 23 de febrero de 1981 todavía estaban calientes y se notaba que había que reformar el servicio, dada la más que dudosa cooperación de algunos de sus miembros más relevantes en aquel desafortunado acontecimiento.

Contra todos los pareceres, y de forma sorprendente, el servicio se había confiado a un oficial, que por aquel entonces no era aún ni siquiera general, Emilio Alonso Manglano, y que cuando tomó el mando aún ostentaba el grado de teniente coronel, y solamente alcanzaría el generalato algún tiempo más tarde, en una de las más audaces acciones de absoluta falta de respeto con la legalidad interna de las Fuerzas Armadas, a las que nos tuvo acostumbrados el entonces Ministro de Defensa, Narcís Serra.

Muy probablemente si el Teniente Coronel Alonso Manglano hubiera permanecido en un destino puramente militar dentro del Ejército, nunca habría ascendido a general; la intriga y el dar la espalda a sus compañeros le valió, sin embargo, el ascenso. Curiosamente uno de los personajes depurados del CESID de entonces, fue el también Teniente Coronel Javier Calderón, quien 14 años más tarde volvería a dirigir el CESID, ya como teniente general retirado –tras Manglano-, y cuando nadie podía imaginar tal cosa. Sin duda la historia se escribe con renglones torcidos.

Emilio Alonso Manglano
Emilio Alonso Manglano

Diez años después, en 1992, la situación interna del CESID era casi de caos absoluto, a lo que había que añadir el control ejercido de forma total, y dictatorial, por el entonces ya Teniente General Manglano. El CESID se había convertido en un órgano totalmente al servicio, no ya del PSOE, como erróneamente se ha creído, sino al servicio del entonces Vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, que había ascendido al puesto desde el cargo de Ministro de Defensa, con la ayuda del General Manglano. Ya en esa época se podia adivinar el rumbo que habia tomado el Centro, y que posteriormente saltaría a la luz pública, -escuchas telefonicas, espionaje en “LA VANGUARDIA”-, etc…., culminando en 1995 con las dimisiones en cadena del propio Narcís Serra, del General Manglano, y del entonces Ministro de Defensa, Julián Garcia Vargas, escogido un poco como chivo expiatorio y que vino a pagar, en alguna forma,  el  desastre organizado por el tándem Serra – Manglano.

En 1996, tras la victoria electoral del PP, la situación del CESID seguía sin ser buena. El servicio no se ha había reformado, ni parecía que iba a reformarse a corto plazo, y aunque se había iniciado más apertura en los últimos días del PSOE, el General Félix Miranda, nuevo director en aquel momento, carecía del carisma y del empuje para abordar ningún cambio. Y mucho menos, el co-director –el famoso general-coronel o coronel-general Jesús del Olmo, un hombre elegido, sin duda, por el propio Manglano.

El General Calderón, elegido por el PP en un primer momento, no fue sino una segunda edición del General Manglano y era absolutamente la persona menos conveniente para dirigir el Servicio, y rotundamente con ninguna lealtad hacia el PP, a cuyos dirigentes, incluido el Presidente Aznar, se sabe que despreciaba. Calderón fue nuevamente el hombre de confianza de Eduardo Serra, una persona tan intrigante y enigmática como su predecesor del mismo apellido. Dentro del propio servicio, los cambios de personal fueron escasos y más bien cosméticos, y lo que es más, hombres de la máxima confianza del General Manglano se introdujeron  en el Palacio de la  Moncloa, algo que ni siquiera sucedió en el periodo socialista.

¿Cómo el gobierno de Aznar pudo permitir que semejante despropósito llegase a suceder? Es difícil encontrar una explicación, pero desde luego las consecuencias directas se pudieron ver en cómo se desarrolló la crisis desatada tras el atentado del 11-M, y la consiguiente caída del gobierno del PP en marzo de 2004. Las quejas y reclamaciones que hoy todavía hacen los actuales líderes del PP, no pueden interpretarse más que como lágrimas de Boabdil.

El manejo y tratamiento dado al CESID, y en general a todos los servicios de inteligencia e información, por el PP durante sus ocho años ejerciendo el poder, fueron un cúmulo de despropósitos. Desde la tan cacareada reforma de los servicios, pactada con el PSOE a cambio de nada, y que no produjo ningún resultado práctico –de hecho solamente un cambio de nombre-, Centro Nacional de Inteligencia (CNI)-, hasta la anunciada desvinculación del Ministerio de Defensa y la entronización de un diplomático poco brillante, vinculado al PSOE, que acabó, en pago a sus servicios, primero como embajador ante la Santa Sede y después tras un breve periplo, en agradecimiento a los servicios prestados, como director general de Repsol, y finalmente como embajador en Washington,  pasando por la creación de un comité de coordinación de los servicios de inteligencia que nunca se ha llegado a reunir, todo, absolutamente todo, ha sido fiel reflejo de un desprecio por las funciones de inteligencia imposible de narrar y de entender. Solamente es un reflejo más del desprecio y desconsideración que se da a todo lo relacionado con la política de defensa y seguridad en la España actual.

¿Cómo puede explicarse lo ocurrido tras el 11-M en 2004? ¿Cómo puede ocurrir que, ante tamaño desastre, el mismo 11-M se reuniera el Gabinete de Crisis de Moncloa y el Director del CESID -entonces ya CNI-, no fuera ni siquiera convocado?

La situación hoy parece, cuando menos, incierta, y no se vislumbra claramente una actitud decidida y resuelta ante las amenazas que parecen estar configurándose. Los sucesos acaecidos en Paris, Londres, Niza, Berlín, a lo largo de 2015, 2016 y 2017, y en Europa, en general, no permiten ver una contribución decidida de la inteligencia española a la lucha global antiterrorista, por mucho que se cacaree lo contrario.  España está teniendo mucha suerte, y al margen casi exclusivo del 11-M, no pasa nada porque España importa muy poco en el mundo, y los mismos terroristas consideran que es un objetivo poco rentable, de cara a la galería, a pesar de lo fácil que pudiera ser llevar a cabo un serio atentado.

El CNI volvió a vincularse más, si cabe, con el Ministerio de Defensa y las reformas introducidas por Zapatero apuntaban, según todos los indicios, a colocar en los puestos de responsabilidad a personas más cercanas al PSOE en el poder, si cabe, que las anteriores, y de confianza, primero, del, en su día, cesado ministro de Defensa José Bono, y posteriormente del Presidente del Gobierno, algo que el PP, de forma totalmente suicida e incauta, nunca realizó y que le perjudicó notablemente. El posterior cambio o reajuste ministerial realizado no fue sino una confirmación de lo expuesto, ante la gestión excesivamente personalizada del Sr. Bono, y que vino a devolver el servicio al control personal del Presidente del Gobierno a través de la mediación del entonces Ministro de Defensa, Sr. Alonso, persona –ésta si-, de la entera confianza del Sr. Rodriguez Zapatero, como fue el General Sanz Roldán.

Acerca de Antonio J. Candil Muñoz 41 Articles
Coronel en la Reserva. Diplomado de Estado Mayor y Diplomado de la Escuela de Guerra del Ejército italiano. Diplomado en Alta Dirección de Empresas por parte del IESE (Universidad de Navarra). Ha sido representante de España en la UEO, y ha estado destinado en Gran Bretaña, Bélgica, Italia y Estados Unidos. Autor del libro "La Aviación Militar en el Siglo XXI".

12 Comments

  1. Me gustaría saber lo que pensaban los “profesionales” que tenían que vigilar a los periodistas que fotografiaban al emerito en pelotas en la cubierta de su yate o con sus amantes. Personalmente creo que Sanz Roldan ha llegado a una simbiosis perfecta con Saez de Santamaria. Esa pareja es perversa y perjudicial para el interés de España.

  2. Obviamente todo lo que hacen en un servicio de inteligencia no es puro o inmaculado, pero deber tener una cierta ética final. Sanz Roldan es un encantador de serpientes que te cuenta lo que quieres oir, y Saez de Santamaria no tiene la mínima brizna de ética o dignidad. Utiliza el CNI para sus espionajes de salón dentro de su propio partido

  3. La Vicepresidenta es una inútil (abogada del estado pero inútil) era o será mucho mejor Fernández de la Vega o Irene Montero…..sobre los servicios secretos pues no puedo evaluar me falta información lo que si pienso es que vencimos a ETA y actualmente por lo que parece es eficaz contra el yihadismo…..y sobre el emérito me importa un pimiento con las señoritas que tenía amistad me importa es la herencia que recibió y la que entrego por lo tanto fue un magnífico jefe de estado…..es mi opinión tan legítima como cualquier otra

  4. No tengo ni el conocimiento ni la informaciòn como para emitir una opiniòn.Lo que si tengo claro es que ahora más que nunca y con las amenazas que hay a nivel global, hace falta un servicio de inteligencia hábil, preparado y con recursos.Dejarnos de tanta mojigaterìa tampoco vendrìa mal.No la tiene el Mossad ni los ss. ss. franceses cuando hundieron el “Rainbow Warrior” en La Polinesia.No digo que amparemos una guerra sucia contra todo, no quiero que se me malinterprete.

  5. Tengo motivos sobrados para poder decir que la colaboración del CESID en la derrota final de ETA ha sido mínima. Eso ha sido labor de los cuerpos de seguridad del Estado, sobre todo de la Guardia Civil.
    En cuanto al yidahismo más de lo mismo. Tengo motivos para poder decir que no se enteran mucho.
    España está teniendo mucha suerte. Aparte del 11-M la ausencia de atentamos se explica por la falta de interés de España como objetivo de interés para los islamicos. Tampoco hay atentados en Portugal ni en Dinamarca. Los islamicos actúan donde saben que se produce un Eco universal. Y las noticias de España enseguida pasan a segundo plano. No creáis que es debido a la eficacia del CNI.

    • Si usted lo dice Toni…..sus razones tendrá, entonces Bélgica y Bruselas se debe a ser la capital UE…..España es uno de los países más nombrados por los yihadistas en sus vídeos no olvidenos Ceuta, Melilla, El antiguo Al Andalus y que las catedrales Españolas están sobre restos de mezquitas….creo en mi humilde opinión que España si es objetivo claro del Yihadismo y que algo estaremos haciendo bien desde el 11M se han detenido a más de 800 Yihadistas en España….pero usted cómo es lógico tiene más información y preparación que yo en estos temas

  6. No, Fran, yo no tengo ni conozco la verdad absoluta. No sé si es cierto eso que dices de que se han detenido 800 yidahistas….Eso es lo que dicen fuentes oficiales, las mismas que dicen que el CNI es uno de los servicios mejores del mundo, o que las FAS españolas son también de lo mejor que existe. Yo sé que ambas cosas no son verdad.
    Por lo tanto, tengo razones para cuando menos, tener muchas dudas.

    Todo eso que dices de que España es un objetivo del yidahismo islamico, es cierto, pero solo retóricamente. España no cuenta como enemigo, pero sí Francia, Gran Bretaña, y USA, que son los que además, les bombardean cada vez que se mueven. España no les preocupa, estoy convencido de que la consideran ganada ya.
    Que hizo España tras el 11-M? Salir corriendo de Irak, cuando era cuando había razones no sólo para seguir, sino para aumentar la presencia militar, simplemente para no ceder ante las amenazas.
    Donde estaba el CNI cuando ocurrió el 11-M? Donde estaba el CNI cuando pasó lo de Perejil?
    Ahora eso sí, nos cuentan de que el CNI tenía vigilada a Corina, …..
    Vaya por Dios!!! Opino como tú, al emérito que le den,…y que el CNI se dedique a lo que debe.

  7. Creo que estamos siendo muy maniqueos, ni somos los mejores pero tampoco creo que seamos de lo peor.EE.UU., Francia o UK son nos guste o no los que llevan el esfuerzo en la guerra contra el ISIS y eso les hace estar en primera lìnea de objetivos de esa caterba de asesinos.Os invito a que os dèis un paseo por los suburbios de Londres o Parìs…eso si que es discriminaciòn, racismo y lumpen.Los musulmanes, hablo en general, no pueden quejarse del trato y de la vida que llevan en España, Portugal o incluso Italia si me apuran.Los latinos somos más permisivos y acogedores.Eso puede, repito, puede que sea una de las razones por las que les importa poco fijar nuestro paìs como objetivo.
    Otro tema ya es la cobardìa de Irak, el no atrapar un esquife cuando lo tienes literalmente a tiro, el no compromterte a fondo con Francia en la operaciòn Barkhane, más allá de adiestrar soldados y tener un C-130, etc, etc…

  8. Sin ánimo de ofender a nadie, si el artículo fuera una carta de amor, sería la carta de un novio despechado.
    Otrosi digo, que ESPAÑA no salió CORRIENDO de Irak, se retiró por orden de un gobierno de opereta encabezado por Zapatero.
    No sé si usted ha corrido delante del enemigo, o ha tenido oportunidad de hacerlo, pero ni yo, ni muchos soldados que conozco, lo hemos hecho.

  9. Todavía pude conocer a algunos novios despechados, que sin remilgos habrían dado hasta la ultima gota de su sangre en defensa de una porción de la Patria que se entregaba a traición. Regresaron menospreciados, con mala fama y cuando menos injustamente tratados.
    He podido conocer a miembros de los servicios de información de la Benemérita y policía que se dejaron el alma, cuerpo y familia en los años duros, en los malos y en los menos malos, y en los nuevos tiempos fueron recolados en destinos donde sus conocimientos y experiencia o no interesaban o no se podían aprovechar.
    Novios despechados son todos aquellos policías y guardias que salen a diário sin medios, mal pagados comparativamente con los que se refugían tras un escritorio, sin seguridad jurídica ,sin apoyo institucional real,observados por la sociedad a la que sirven, con algo tan hispano como un “búscate la vida y allá te las apañes” que de arriba no vas a esperar ni comprensión ni ayuda, ni apoyo siquiera moral.
    Novios despechados son todos aquellos Veteranos de las guerras de España ,Alátristes de turno, que se dejaron la vida y España les premió con misería , olvido y menosprecio en cuanto pudo.
    He conocido y comprendido despues a muchos que corrieron, los menos por razones personales, los más, simplemente mal mandados,en situaciones donde se imponian cuestiones y razones que no llegas a comprender o que anteponen intereses de partido antes que de Estado.
    Novios despechados es una gran definición para todos aquellos que sirven y sirvieron, que desde aquel lejano poema del Mio Cid, “que gran vasallo si tuviese buen señor”, curiosamente o tragicómicamente ninguno a pasado del aprobado raspón, pero aquí seguimos,pese a gobiernos inutiles e incompetentes de color que sea, pese a oficiales que hicieron suyo ,mejor barcos (carreras) sin honra.

    Novios despechados es una gran definición para todos aquellos que saben o intuyen que las cosas no funcionan como deben o para lo que deberían.
    De eso habla este y otros artículos.
    Cada uno lo interpretara con su clave y sacara sus conclusiones

    saludos

  10. Yo no sé si el artículo es de novios despechados, nunca he tenido novio ni despechado ni sin despechar, perdón por la broma….. pero me parece un magnífico artículo aunque no esté del todo de acuerdo con el o no me guste lo que dice…..del CNI no puedo opinar pero de nuestros FCSE la policía Nacional y la Guardia Civil no las cambiaba por ninguna gendarmería ni policía del mundo, un saludo a todos

Leave a Reply