Cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda: La dimisión del general Pierre de Villiers

Cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda: La dimisión del general Pierre de Villiers

El general Pierre de Villiers momentos antes de presentar su dimisión como Jefe del Estado Mayor de la Defensa de Francia. Foto - La-croix.com
El general Pierre de Villiers momentos antes de presentar su dimisión como Jefe del Estado Mayor de la Defensa de Francia. Foto - La-croix.com

El pasado 19 de julio el General de Ejército Pierre Le Jolis de Villiers de Saintignon, hasta ese momento Jefe de Estado Mayor de los Ejércitos de Francia, presentó oficialmente su dimisión justo momentos antes de la reunión semanal del Consejo de Defensa en el Palacio del Eliseo.  Estas fueron sus palabras exactas: “No me considero capaz de garantizar la permanencia del modelo de fuerzas armadas en el que creo para garantizar la protección de Francia y la seguridad de los franceses hoy, y en el mañana, y sostener las ambiciones de nuestro país”.

 

*

 

Su decisión, ciertamente no esperada, causó cierta estupefacción y asombro en el mundo militar occidental, y en Francia ha abierto una crisis de confianza entre las Fuerzas Armadas y el Gobierno, que aunque pasajera, tiene sus repercusiones. En España, como ya alguien ha dicho, semejante suceso es impensable, pero no porque no haya motivos, que los hay y mucho más serios que en Francia, sino porque el estamento militar español, y especialmente su cúpula militar, estan incapacitados desde hace muchos años, y viven en una indolencia fuera de lo común, quizás solo en la misma línea del gobierno de la nación y de la sociedad entera.

No ha sido la primera vez que ocurre ésto en Francia, y en el país vecino siempre ha habido varios jefes de estado mayor que han dimitido por razones parecidas. Sucedió en 1970, en 1980, en 1983 y más recientemente, en 2008, aunque éste fue un caso diferente tras acusar el entonces Presidente Sarkozy a los militares franceses de ser unos aficionados. Aún así, que en el Ejercito francés, llamado en Francia “El Gran Mudo” por su tradicional actitud pasiva ante la política, haya ocurrido ésto, merece unas consideraciones.  

Y tampoco es la primera vez ya, que dimite alguien relacionado con la defensa, bajo el actual Presidente Macron, ya que en junio último dimitió la ministra de defensa Sylvie Goulard, tan solo apenas transcurrido un mes desde su nombramiento, aunque ésto fue debido a motivos muy diferentes de los sucedidos en estos días.

Emmanuelle Macron, Presidente de la República Francesa, junto a Pierre de Villiers en la parada militar del 14 de Julio. Foto - Financial Tribune
Emmanuelle Macron, Presidente de la República Francesa, junto a Pierre de Villiers en la parada militar del 14 de Julio. Foto – Financial Tribune

 

 

El motivo

Ya el día 13 de julio, ante el Consejo de Defensa, y tras las palabras del Presidente Macron, el General de Villiers había dicho: “Nuestros ejércitos tienen necesidad de medios”. Delante de la comisión de defensa, en la Asamblea Nacional, el día antes, ya había expuesto los parámetros de la defensa nacional: amenazas, autonomía estratégica de Francia, la disuasión, las operaciones en curso, y el desgaste que los ejércitos de Francia vienen sufriendo. El general exigió que se dé a los ejércitos los medios necesarios para cumplir con lo que se les exige. Ni nada más, ni nada menos. ¡Y nosotros qué pensábamos que solo eran los ejércitos españoles los que estaban desatendidos!

Cuando el General de Villiers habló de esta forma era porque el ministerio de Finanzas francés acaba de recortar mil millones de euros a los presupuestos de defensa, a pesar de todas las decisiones tomadas desde 2015 para afrontar la amenaza terrorista. El 11 de julio se había reconocido oficialmente un recorte de 850 millones. Sin embargo, el 30 de junio, el Presidente Macron había decidido seguir manteniendo en su puesto al General de Villiers, que cuenta 61 años de edad, al menos durante un año más, y que había aceptado en la confianza de que se iba a aumentar el presupuesto de defensa hasta alcanzar el 2% del PIB. Ese parece que fue el acuerdo. Y el motivo de la dimisión, al no cumplir el Presidente Macron con lo acordado.

El dia 12, ante los diputados de la comisión, de Villiers dijo: “¡No voy a consentir que se me trate de ese modo!”. Su estilo no sorprendió a los que le conocen en Francia. El general es un jinete, oficial de Caballería, mandó el 503 Regimiento de Carros de Combate, la 2ª División Acorazada, y ha participado en casi todas las misiones de Francia en el exterior, desde Kosovo hasta Siria. ¿Desde cuándo no ha habido  un general de Caballería, en España, en el puesto más alto de la defensa?

El presidente de la comisión de defensa, Jean-Jacques Bridey, apoyó al general: “No se puede admitir que ningún soldado frances muera a causa de carencias de equipamiento. Nuestros ejércitos tienen necesidad de medios”. ¿Desde cuando no habla un diputado español en el Congreso en estos términos?

La reacción del Presidente Macron fue dura igualmente: “No me parece digno debatir ciertos aspectos de forma pública. He aceptado ciertos compromisos. Soy vuestro jefe, y los compromisos que he adquirido ante nuestros ciudadanos y nuestros ejércitos los voy a mantener. Y en este aspecto no necesito ninguna presión ni ningún comentario” Y también fue una reacción pública.

La polémica estaba servida y la dimisión del General de Villiers estaba por venir. Aún así, el 14 de julio, teniendo como invitado especial al Presidente Trump, transcurrió con normalidad. El sabado 15 de julio, el Presidente Macron declaró al Journal de Dimanche: “Si hay diferencias entre el presidente y el jefe del estado mayor, se cambia al jefe del estado mayor

El lunes 17 de julio, el General de Villiers anuló todos sus compromisos, fue a ver al Presidente Macron hacia las 4 de la tarde, y posteriormente se reunió con los jefes de los estados mayores de Tierra, Mar y Aire, y se despidió de ellos.

 

 

La realidad de la defensa nacional francesa

Con un presupuesto de defensa más del doble del español, casi el 1,8% del PIB, se puede pensar que el General de Villiers estaba exagerando. Sin embargo, ya en febrero de 2017, el general había advertido, en la Asamblea Nacional, que el 60% de los vehículos que el Ejército francés venía utilizando en operaciones, carecía de protección adecuada. Igualmente avisaba de que los aviones de reabastecimiento en vuelo -con más de 50 años de servicio-, no permitían seguir apoyando la fuerza de disuasión nuclear, ni proyectar ni sostener las operaciones aéreas. Y que la Marina Nacional había visto disminuir el numero de buques de patrulla en alta mar, de forma alarmante, sin que exista relevo posible. El general añadía, en una entrevista al diario Le Monde: “El poder no me interesa, ni sus trucos ni nada…Yo quiero luchar por nuestros ejercitos, por el porvenir de Francia¿Desde cuándo no habla así un general español?

En 2017 el presupuesto de defensa francés supone el 1,78% del PIB -unos 32.700 millones de euros-, y ha aumentado en 600 millones de euros respecto de 2016. El Presidente Macron prometió 34.200 millones para 2018, pero, sin embargo, se ha procedido a una reducción de mil millones, y se han congelado créditos por valor de 2.700 millones.

Para alcanzar el objetivo del 2% del PIB en el presupuesto de defensa, se debería incrementar éste en 2.000 millones al año hasta 2025. Tal aumento nunca ha tenido lugar en Francia antes, pero de lo contrario no serán viables los programas considerados hoy por hoy, como el futuro submarino balístico nuclear, los nuevos aviones de combate, o el plan “Scorpion” de modernización de la fuerza terrestre.  Y ni que decir tiene la construcción del nuevo portaaviones, aún no decidido pero previsto para sustituir al Charles de Gaulle hacia 2041, y con un coste estimado hoy en 7.000 millones de euros, y un tiempo de desarrollo y construcción calculado en casi 15 años.

Para sustituir al General de Villiers se ha designado al General Francois Lecointre, hasta ahora jefe del gabinete militar del primer ministro Edouard Philippe. Procedente de las tropas de infantería de marina -que, en Francia, pertenecen al Ejército de Tierra-, está considerado un pensador y un intelectual. Hasta agosto de 2011 mandó la 9ª División de Infantería de Marina, ubicada en Poitiers.

 

*

 

¡Disciplina!… nunca bien definida y comprendida. ¡Disciplina!… que no encierra mérito cuando la condición del mando nos es grata y llevadera. ¡Disciplina!…, que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía, o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del mando. Es obvio que el General de Villiers no había leido al General Franco, y los generales españoles quizás lo han leído demasiado.

 

Acerca de Antonio J. Candil Muñoz 40 Articles
Coronel en la Reserva. Diplomado de Estado Mayor y Diplomado de la Escuela de Guerra del Ejército italiano. Diplomado en Alta Dirección de Empresas por parte del IESE (Universidad de Navarra). Ha sido representante de España en la UEO, y ha estado destinado en Gran Bretaña, Bélgica, Italia y Estados Unidos. Autor del libro "La Aviación Militar en el Siglo XXI".

9 Comments

  1. Interesante artìculo.El Gral. de Villiers se ha mostrado incapaz de ejercer sus funciones y garantizar lo que cree que debe desde su puesto y ha dimitido sin más.Lo otro, seguir en el sillòn en una suerte de “dame pan y dime tonto”, que es lo que se estila por estas tierras, si que hubiera sido indigno.El Presidente de la Repùblica pues no ha hecho otra cosa que su papel, aceptar la dimisiòn y nombrar un nuevo JEMAD.Desconozco si en Francia ha habido un debate social y se ha tachado a de Villiers de fascista, retrògado o esa retahíla a la que estamos tan acostumbrados por aquì, o por el contrario se ha dicho que es un patriota y ha demostrado honradez al hacer lo ha hecho.La dimisiòn de un alto cargo por convicciones es algo tan extraño para nosotros, que pensamos que en el resto de paìses de nuestro entorno este tipo de asuntos levantan la misma polvareda que en España.

  2. El artículo que escribió Pierre de Villiers el día 14 de julio en Facebook, donde habla de la confianza, la confianza mutua y alerta de la fe ciega, llegando a decir que nadie merece ser seguido ciegamente, partidario de una obediencia activa:

    https://www.facebook.com/notes/chef-d%C3%A9tat-major-des-arm%C3%A9es/confiance/1548451188570705/

    Dejo también el enlace del tema en el foro (que casualmente tratábamos el mismo día de la publicación del artículo):

    http://www.ejercitos.org/forum/index.php?topic=65

  3. En Francia existe un apoyo brutal a la decisión tomada por el General, te hablo de gente de la calle. Te imaginas esa conversación en una calle en España? Por otro lado hoy han nacionalizado “momentáneamente” STX para que Italia no sea accionista mayoritario, casi na

  4. Déjame tener derecho de pataleo Roberto o el de soñar. Porque en general el concepto de Cultura de Defensa en Francia es otro muy superior, independiente de a quien voten. Es una cuestión cultural no política

  5. Por favor Roberto, ¿podrìas explicar porquè consideras absurdo comparar a España con Francia?.Creo que por el simple hecho de no votar a un polìtico como Macron o no tener una idea de Estado parecida, anule una comparaciòn entre ambos paises.Aùn con nuestras diferencias somos paises culturalemente del mismo àmbito y las comparaciones son las que sacan a relucir las carencias de unos y de otros, y eso nos ayuda a conducirnos tambièn.¿Con quièn deberìamos compararnos entonces, con Corea del Sur, Japòn, Finlandia…?

    • Culturalmente no creo que seamos del mismo ámbito. Somos más comparables a Italia (de Roma hacia abajo) y con muchos matices. Francia es más cercana a nosotros que, por ejemplo, Alemania, por la influencia del catolicismo, que se mantuvo, pero desde luego, en el país de la Revolución el ciudadano de a pie tiene varias características básicas que en España no se encuentran o que están bastante aguadas. Así, a botepronto se me ocurren el amor por la patria, la conciencia de ser una sola nación y la afición por la lectura, que les hace estar mucho mejor informados que al español medio sobre multitud de temas.

      Adoro mí país, pero no estoy tan ciego como para no ver sus fallos (y no niego que tengamos muchas cosas mejores que Francia, ojo)

  6. Las cosas se explican solas, su conciencia de una necesidad de defensa y de pagar por ella, posicionandose en favor de un mayor gasto militar, sin titubeos con el armamento nuclear o la propulsion atomica (o las centrales electricas) y su modelo de estado centralista.
    Quien dice MAcron, tambien dice LePen… es todo lo contrario a una españa donde lo bien visto es cagarse en los militares y subvencionar a los okupas, en plan progre. Eso por no hablar del presupuesto de defensa, que es lo que nos ocupa, o de la mentalidad de servir al estado y no a su escala, de los generales, pareciditos a los de aqui (por mas que duela decirlo)
    Y por último su potente industria de defensa, su independencia estratégica y sus intereses, a veces muy poco coincidentes con USA, de los que siempre han desconfiado (seguramente tienen clavadito lo del canal de suez)
    Y puedo seguir… pero vamos, crei que era obvio.

  7. El Informe PISA es una comparaciòn, las previsiones econòmicas del FMI son una comparaciòn…y puedo seguir, pero vamos creì que era obvio que lo ùnico que pretendía era que desarrollaras un poco más tu argumentaciòn.Por supuesto que en esta Europa nuestra conviven realidades muy distintas, pero ver a nuestro alrrededor y observar lo que se hace por ahí no creo que sea malo.Yo tambièn quiero a mi paìs y precisamente el haber viajado y conocido otros paises me demuestra que ni somos lo peor pero tampoco tan buenos como creemos a veces.

Leave a Reply