Terry De la Mesa Allen

Terry De la Mesa Allen

Terry Allen
El Terry Allen

El héroe olvidado de hoy ,Terry De la Mesa Allen, es un desconocido para la inmensa mayoría de los españoles, como es normal. De hecho, habitualmente en esta sección, hablamos de españoles que siguieron la carrera de las armas y que, por una u otra razón, no obtuvieron reconocimiento. La lista es interminable, sin duda, pues una nación como la española, que ha tenido un papel protagonista durante siglos, ha alumbrado cientos de héroes de todo tipo y condición. Sin embargo, si esta lista pudiese ser ampliada con los descendientes de algunos de estos, es decir, con todos aquellos por cuyas venas fluía sangre española, el listado sería prácticamente interminable.

Este es el caso que os traemos hoy y con el que hemos dado por casualidad. Investigando sobre la Guerra Civil Estadounidense, hemos llegado a la figura del Coronel Carlos Alvarez de la Mesa, que mando el 39º Regimiento de Infantería de Voluntarios de New York, en la batalla de Gettysburg, en 1863.

Alvarez de la Mesa, que era español, por azares de la vida luchó con la Unión. Pues bien, el bueno de Don Carlos tuvo una hija, Consuelo, llamada Conchita por todos, que se casó con un joven oficial, artillero, que ascendería a coronel, Samuel Allen. Éste, a su vez, tuvo un hijo, Terry, nacido en Fort Douglas, Utah, y a quien pusieron como segundo nombre “De la Mesa”, para que no se perdiesen los apellidos del abuelo materno. Así pues, Terry Allen era, en realidad, Terry De la Mesa Allen.

Terry ingresó en West Point, suponemos, con la intención de seguir la carrera de las armas, que con tanto honor habían seguido sus antepasados, pero acabaría causando baja debido a sus malas notas. Sin embargo, fue a la universidad, se graduó y a través de la vía universitaria, reingresó en el US Army, graduándose como teniente de Caballería.

Tras varios destinos en la frontera con México, ascendió a capitán justo antes de que los Estados Unidos decidiesen entrar en la Primera Guerra Mundial. Consiguió ser estampillado como comandante de infantería, siendo destinado a un batallón de la 90º división que partió para Francia. Fue herido en el frente y condecorado con una Estrella de Plata y un Corazón Púrpura y se le confirmó en su grado de comandante en 1920. Después de la guerra regresó a su arma original de Caballería e hizo varios cursos de la misma logrando su diploma de Estado Mayor, en Fort Leavenworth… ¡siendo el último de su clase!

El General Louis-Marie Koeltz, comandante del XIX Corps francés, imponiendo la Cruz de Guerra a Terry Allen por su valor en la campaña de Túnez
El General Louis-Marie Koeltz, comandante del XIX Corps francés, imponiendo la Cruz de Guerra a Terry Allen por su valor en la campaña de Túnez

Pese a todo, el joven De la Mesa no era de esos tipos que se rinden fácilmente. En 1935 ascendió a teniente coronel y fue destinado a la Escuela de Caballería, entonces en Fort Riley, Kansas. Escribió un manual sobre “Misiones de Reconocimiento para las unidades montadas de Caballería”.

Ya en 1940 y, aunque ahora nos parezca increíble, sin pasar por el grado de Coronel, el general Marshall, entonces Jefe del US Army, le ascendió a general de brigada y llegó a mandar accidentalmente la 2ª División de Caballería. Fue el primero de su antigua promoción de West Point que llegaba a general, y eso a pesar de que lo habían echado de la academia. Algo debieron ver en él sus mandos… y no tardaría en demostrarlo con ocasión de la Segunda Guerra Mundial.

En mayo de 1942, ascendió a general de división y le dieron el mando de la Primera División de Infantería, la famosa “Big Red One”. Su división se hizo famosa en todos los frentes de Europa, participando en combates en el N. de Africa, en Sicilia, en Italia y luego en Francia y Alemania, casi siempre bajo las órdenes del archiconocido Patton.

Terry De la Mesa Allen tuvo serios enfrentamientos con Bradley, quien acabó relevándole del mando, por su actitud indisciplinada. Su lema personal era “combatir duro y beber mucho”, lo que dice bastante acerca de su carácter indomable. Con todo, aunque su carrera parecía acabada, se las ingenió para conseguir el mando de otra división y volvió al frente antes de acabar la guerra, reencontrándose con Bradley, que esta vez le felicitó personalmente.

Terry Allen se retiró del Army en 1946, y se fue a vivir a El Paso (Texas), con su mujer, que era tejana. Murió en 1969 y está enterrado en Fort Bliss, Texas. Tuvo un hijo, Terry De la Mesa Jr., que murió en Vietnam, como teniente coronel, en 1967 y que, sin duda, también fue otro digno descendiente del coronel Carlos Alvarez de la Mesa.

 

Acerca de Antonio J. Candil Muñoz 48 Articles
Coronel en la Reserva. Diplomado de Estado Mayor y Diplomado de la Escuela de Guerra del Ejército italiano. Diplomado en Alta Dirección de Empresas por parte del IESE (Universidad de Navarra). Ha sido representante de España en la UEO, y ha estado destinado en Gran Bretaña, Bélgica, Italia y Estados Unidos. Autor del libro "La Aviación Militar en el Siglo XXI".

4 Comments

  1. Muchos españoles participaron de la SGM de una forma u otra. Uno de mis vecinos en Madrid, aragonés de origen, pero nacido en los EEUU, formó parte del 8º Ejército de los EEUU. Luego, con el tiempo, volvería a España, destinado en la Base de Zaragoza, donde conocería a su mujer… y donde trabajaría hasta que se jubiló, viniendo a vivir a Madrid. Su familia ha sido desde mi niñez, intima amiga (su hija fue mi canguro, cuando era un bebe).

Leave a Reply

No apps configured. Please contact your administrator.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.