Riesgos y amenazas en el panorama europeo de seguridad

Riesgos y amenazas en el panorama europeo de seguridad

Europa se ve amenazada por todos sus flancos. Fuente - Goldmoney.com
Europa se ve amenazada por todos sus flancos. Fuente - Goldmoney.com

El artículo que os ofrecemos hoy nos ha sido facilitado por el coronel Fernando Caballero Echevarría y es la transcripción de la conferencia que él mismo ofreció en la apertura de las II Jornadas sobre Seguridad y Defensa organizadas por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en La Línea, en colaboración con el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEES) y el Estado Mayor de la Defensa (EMAD), a las que fuimos amablemente invitados. Su objetivo general es acercar a los asistentes a los asuntos de Seguridad; y su objetivo específico, presentar el marco de seguridad global. Para alcanzarlos, tras una breve introducción histórica sobre la percepción de la Seguridad en Europa, el autor define, de forma somera, el amplio espectro de riesgos y amenazas que, identificados a través de la prensa o las publicaciones especializadas, nos acechan desde diferentes entornos geográficos, así como algunas dudas sobre su posible evolución.

 

*

 

Introducción

El mundo de nuestros días se encuentra sometido a un continuo proceso de transformación e incertidumbre, en lo que al aspecto de seguridad se refiere, o al menos así se percibe por la ciudadanía: terrorismo yihadista; conflictos latentes; pruebas nucleares; ciberataques…. Un mundo caótico, incierto, inestable y, en resumen, totalmente inseguro. Sin embargo, y si les sirve de consuelo, esta situación no es nueva, salvo en las formas. Tal y como subraya Felipe Sahagún: “orden y desorden han coexistido siempre…el conflicto y la inestabilidad han sido con mayor o menor intensidad elementos permanentes de la historia”.

Unas veces serían los violentos conflictos; y otras las revoluciones sociales o tecnológicas las que derrocarían modelos políticos y generarían dudas existenciales y una gran incertidumbre. Sin embargo, el mundo continuó adelante demostrando la enorme capacidad de adaptación y de aprendizaje de la humanidad.

Por hacer algunas “fotografías” históricas, se pueden observar las trascendentes mutaciones que acompañaron a los cuatro últimos cambios de siglo. Un análisis que podría extenderse a cualquiera otros periodos con los mismos resultados, pues cualquier momento histórico no es más que la consecuencia de los acontecimientos anteriores y el punto de arranque de una nueva secuencia de sucesos trascendentes.

Piensen acerca de lo que el cambio del siglo XVII al XVIII supuso para la Monarquía Hispánica, y para el mundo, gracias a la Guerra de Sucesión. Un conflicto que, iniciado en 1701, se extendería hasta 1715 y que se puede catalogar como Guerra Mundial, pues implicó a todos los imperios de la época, extendiéndose los enfrentamientos por América, Europa y África. En el conflicto se enfrentarían más de un millón de combatientes saldándose con entre 400.000 y 700.000 muertos. El final de la guerra trajo consigo el derrumbe del modelo de Monarquía Federal practicado por los últimos Austrias. Como respuesta, los borbones crearán una monarquía moderna, impulsando las ideas de la ilustración, que culminaría 50 años después con Carlos III.

La Guerra de Sucesión terminó con el modelo de monarquía federal aplicado por los Austrias.
La Guerra de Sucesión terminó con el modelo de monarquía federal aplicado por los Austrias. Fuente – http://mapasinfinitos.tumblr.com

No menos impactante resultaría para nuestros ancestros el paso del siglo XVIII al XIX. En 1789, se iniciaba en Francia la Revolución, cuatro años después Luis XVI era guillotinado, y con él gran parte de la nobleza del antiguo régimen. En España, Godoy, valido real, escribiría en sus memorias: “Encendido ya el fuego, concentrado en Francia y amenazando a todos lados”. Así fue. Las guerras napoleónicas comenzarían en 1799 extendiéndose hasta 1815, una serie de conflictos que afectaron a toda Europa, a una parte de África, y que, con una enorme repercusión en América, arrojarían un saldo de más de seis millones de muertos, trayendo nuevos conceptos. Una ola de libertad y conflictos se extendió por todo el orbe, generando unos cambios políticos y sociales que modificarían el mundo para siempre.

Para España supondría una inmensa convulsión. A la Guerra de Independencia le seguiría la división de la nación, en liberales y absolutistas, que se encuentra en el origen de las guerras civiles que arrasarían nuestra nación lo largo del siglo XIX. Además, la revolución se trasladaría a América y supondría el inicio de la pérdida para España de los virreinatos y provincias del otro hemisferio,

Tampoco el cambio del XIX al XX estuvo exento de eventos mayores. La segunda Revolución industrial impulsaría el imperialismo y los movimientos obreros. La búsqueda de un rol protagonista en el nuevo orden internacional y, consecuentemente, el choque de las potencias en diferentes escenarios, iniciado a principios de siglo, llevaría, en 1914, a la I Guerra Mundial, con un saldo de más de 20 millones de muertos. Por su parte, el crecimiento de los movimientos obreros, en su lucha contra el liberalismo, culminaría en Rusia con el triunfo de la revolución soviética en 1917 y del comunismo. Mientras que en algunos países de Europa, años después, tomaría la forma de nacionalismos populistas (como el nacionalsocialismo o el fascismo).

La Primera Guerra Mundial dejó una Europa destrozada.
La Primera Guerra Mundial dejó una Europa destrozada.

Ello llevó a un sinfín de guerras civiles, a la purga de millones de personas (minorías étnicas y religiosas, disidentes políticos o cuadros militares) a la invasión de numerosos países y, finalmente, al desencadenamiento de la II Guerra Mundial, con un saldo de más de 60 millones de muertos, en su mayoría civiles. Su última consecuencia sería la división del mundo en capitalismo y comunismo.

Finalmente, durante el cambio de los siglos XX al XXI, con las nuevas tecnologías y un desarrollo de los trasportes sin precedentes, llegó el fenómeno de la “globalización”. Con él un sinfín de cambios económicos, políticos, sociales y de seguridad. Una situación que ha afectado desde al modelo político del mundo occidental, hasta a las organizaciones económicas y de seguridad y que alcanza en su misma línea de flotación a la forma en que, a partir de ahora, habrá que gestionar los conflictos.

El escenario de seguridad actual no es más que el resultado de una sucesión de eventos significativos en el ámbito de la seguridad que, centrados en el ataque a las torres gemelas el 11-S de 2001, tienen su preludio en la década anterior.

En 1989 se derrumbaba el muro de Berlín. Una defensa que había sido erigida, según su denominación oficial, como “Muro de Protección Antifascista”; y que no solo servía de contención física para las personas, sino también para evitar la llegada de modelos de pensamiento “contaminantes”. No cabe duda que en la “caída del muro” tuvieron mucho que ver las nuevas tecnologías, que hacen poroso a las ideas todo obstáculo físico.

Con la caída del Muro de Berlín desapareció la amenaza que suponía el Pacto de Varsovia, y con ello terminó la Guerra Fría, lo que trajo el desconcierto en los sistemas de inteligencia y de seguridad occidentales, que llevaban más de cuarenta años “observando” a un enemigo bien definido y previsible. ¿No sería entonces cuando los servicios de seguridad y defensa occidentales tuvieron la primera sensación de incertidumbre? No se preguntarían: ¿y ahora qué? O, más concretamente… ¿Y ahora quién es el enemigo?

Acerca de Fernando Caballero Echevarría 1 Article
Fernando Caballero Echevarría es Doctor en Historia por la UCM y Coronel de Artillería, diplomado en Estado Mayor en España y en Marruecos. Ha sido analista de inteligencia en el Estado Mayor de la Defensa (EMAD) y profesor asociado del Curso Superior de Inteligencia Militar en la Escuela de Guerra. Ateneísta de número del Ateneo Literario, Artístico y Científico de Cádiz. Recientemente ha finalizado su mando de Coronel Director del Centro de Formación de Tropas nº 2 (Cádiz), puesto que simultaneaba con los cargos de Comandante Militar de Cádiz y Gobernador Militar del Campo de Gibraltar, y que desempeñó desde marzo de 2012 hasta abril de 2016.

Be the first to comment

Leave a Reply

No apps configured. Please contact your administrator.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.