¿Hubo alguna vez Carros de Combate en Vietnam?

¿Hubo alguna vez Carros de Combate en Vietnam?

Hubo alguna vez Carros de Combate en Vietnam

 

¿Hubo alguna vez Carros de Combate en Vietnam?

 

 

A pesar de que en el Pentágono, el Alto Mando del US Army decidió en contra de emplear carros de combate y medios acorazados en Vietnam, al menos inicialmente, éstos se acabaron utilizando, aunque en forma y número limitados, y demostraron su utilidad y capacidades en ambiente tropical, y contra un enemigo sumamente escurridizo como fue el Vietcong, y en menor medida también, el Ejército norvietnamita.

No obstante, su utilización fue parcial y no en fuerza. Como en la reciente película “The Post” se revela, en Vietnam no se trató nunca de ganar la guerra -se sabía que no se podía ganar-, sino de no perderla. Por eso el empleo de carros de combate, y medios acorazados, fue limitado, y no produjo resultados. Fue un malgasto de recursos.

Entre 1973 y 1976 tuvo lugar la redacción de una monografía sobre la historia de las unidades acorazadas y mecanizadas en Vietnam, bajo la dirección del General de División Donn A. Starry[1], entonces director de la Escuela del Arma Acorazada, en Fort Knox, y a quien tuve el honor de conocer personalmente. Cuando me incorporé a Fort Knox, en agosto de 1976, pude conocer a alguno de los capitanes que habían redactado la monografía, de la que pude obtener un ejemplar posteriormente, cuando fue editada en 1978. Lo que sigue son los apuntes de mis conversaciones con los oficiales referidos, y un extracto de la monografía[2].

 

*

 

La experiencia francesa

Francia fue la primera nación en utilizar carros de combate, y algún otro medio acorazado, en la entonces llamada Indochina[3]. A lo largo de prácticamente nueve años de combates casi ininterrumpidos, los franceses obtuvieron experiencias muy valiosas, que, sin embargo, en los Estados Unidos no se aprovecharon dado el resultado del conflicto y la consecuente derrota, y retirada francesa del Sudeste asiático. Fue un error ya que aunque Francia fue el perdedor definitivo, muchas batallas se ganaron gracias al empleo de los carros.

Inicialmente el General Leclerc, como comandante en jefe de las fuerzas francesas en la zona, aplicó su experiencia derivada de la Segunda Guerra Mundial, y obtuvo un resonante fracaso que se tradujo en cuantiosas pérdidas y bajas. A medida que los franceses fueron obteniendo mayor experiencia modificaron su organización y procedimientos para enfrentarse a la creciente capacidad del Vietminh, que era como se denominaban las fuerzas comunistas insurgentes, los resultados fueron mejorando.

Carro de combate ligero M24 de las fuerzas francesas en Indochina
Carro de combate ligero M24 de las fuerzas francesas en Indochina. Fuente – Colección del autor

Así, se organizaron dos tipos básicos de unidades acorazadas: el llamado Groupement Blindé (GB)-compuesto por un escuadrón de carros ligeros M-24 Chaffee, con 12 carros y 2 semiorugas M-3, y dos compañías de infantería mecanizada sobre transportes semiorugas acorazados M-3-, y el Groupe d’Escadrons de Reconnaissance (GER), con un escuadrón de carros ligeros M-24, un escuadrón de autoametralladoras-cañón sobre ruedas M-8 Greyhound, con 15 vehículos, una batería de artillería con 3 piezas, y una compañía de infantería. Esta organización demostró ser muy eficaz y de gran flexiblidad, aunque la escasez de infantería mecanizada era una seria desventaja a la hora de llevar a cabo operaciones pie a tierra.

Los franceses utilizaron frecuentemente los carros en misión de protección de convoyes y apoyo a las operaciones de contraguerrilla
Los franceses utilizaron frecuentemente los carros en misión de protección de convoyes y apoyo a las operaciones de contraguerrilla. Fuente – Life

Ya casi al final de la presencia francesa en Indochina, en 1954, el Groupement Blindé fue reforzado, pasando a contar con tres compañías de infantería motorizada sobre camiones, una sección de morteros de 81 mm sobre semiorugas M-3, y una sección adicional con 4 carros M-24 más. Aunque se obtuvieron algunos éxitos, una unidad completa -el Groupement Mobile 100 (GM 100)-, fue prácticamente aniquilada en la llamada batalla de An Khe[4].

En el momento de firmarse el armisticio y procederse a la retirada francesa de Indochina, desplegaban en el territorio vietnamita cuatro GBs, tres GERs, un regimiento de cazacarros autopropulsados M-36, y dos batallones con vehículos blindados anfibios. En total, los franceses llegaron a tener en Indochina unos 400 carros y más de mil vehículos blindados diversos.

Los franceses obtuvieron muchas enseñanzas valiosas en Indochina, y la principal conclusión fue la de que en una guerra revolucionaria y de guerrillas, los procedimientos convencionales no servían y tenían que modificarse. El empleo de grupos tácticos con diferente combinación de medios resultó apropiado en la mayoría de las ocasiones pero la principal ventaja se derivó de la adopción de una organización suficientemente flexible para adaptarse a la misión y a la situación de cada momento. La utilización de los carros en las operaciones en la jungla no resultó inviable, como algunos creyeron, y muy al contrario, los carros contribuyeron a resolver muchas situaciones difíciles para la infantería, siempre que el número de carros disponible fuera el adecuado. En este sentido, los franceses llegaron a la conclusión de que la mínima unidad de carros a agregar a una unidad tipo batallón de infantería debía ser la compañía o el escuadrón con 17 carros.

Portada Ejércitos 1 Slider
Revista Ejércitos – Número 1. Ya disponible en kioskos, librerías especializadas y en nuestra tienda online.

 

 

El US Army en Vietnam

Durante el intervalo que sucedió entre la retirada francesa de Indochina, en 1954, y la llegada de las primeras tropas norteamericanas, en 1965, a lo que ya se dió en llamar Vietnam, las fuerzas sudvietnamitas siguieron empleando los medios acorazados disponibles, heredados de los franceses, con diversa fortuna.

Las primeras fuerzas norteamericanas en llegar al Sudeste asiático, cuando el Presidente Johnson decidió empeñarse a fondo, fueron unidades aerotransportadas y helitransportadas. La Primera División de Caballería era una unidad enteramente aeromóvil y carecía de medios acorazados. Hubo razones políticas y militares para no enviar carros de combate inicialmente a Vietnam.

El comandante en jefe de las tropas norteamericanas, General William C. Westmoreland, consideraba que la misión principal de las fuerzas norteamericanas era defensiva, y por lo tanto los carros no tenían lugar alguno[5]. Asimismo estimaba que para combatir a las guerrillas del Vietcong se necesitaba solamente unidades de infantería muy móviles, de ahí que fueran helitransportadas, y por último, no quería sobrepasar un techo máximo de nivel de fuerzas en la zona. Por otra parte, no se tenía conocimiento tampoco de la presencia de medios acorazados enemigos. Naturalmente había varios errores de concepto en el razonamiento del General Westmoreland pero nadie osó contradecirle.

Cuando el 26 de octubre de 1965, Westmoreland ordenó a la Primera División de Caballería, “perseguir, descubrir y destruir” al enemigo, una misión de naturaleza enteramente ofensiva, el mando norteamericano se dio cuenta de la necesidad de contar con carros de combate. Pero el remate fue cuando una columna acorazada del Ejército sudvietnamita ayudó a las fuerzas americanas a romper el cerco de una emboscada de fuerzas norvietnamitas en la base de Plei Me, demostrando no solo la conveniencia de disponer de carros, sino de la factibilidad de su empleo en el terreno de Vietnam. Westmoreland había llegado a escribir, en julio de 1965, en un informe oficial: “Con la excepción de algunas zonas costeras, Vietnam no es sitio ni para carros de combate ni para infantería mecanizada”.

La primeras unidades acorazadas del US Army en llegar a Vietnam del Sur fueron el 3º Grupo de Escuadrones del 4º Regimiento de Caballería, y el 69º Batallón de Carros, ambas unidades dependientes de la 25ª División de Infantería, ubicada en Hawaii, y que por error, no dejó su material acorazado en su base. También llegaron carros de combate, casi al mismo tiempo, con la 9ª Brigada Expedicionaria de los Marines, que desplegó en la zona de Da Nang, en el norte del país. Los Marines llevaron consigo, además, vehículos acorazados anfibios LVT, y el sistema contracarro autopropulsado M50 Ontos, armado con 6 cañones sin retroceso de 106 mm. Tanto el Army como los Marines iban dotados con el carro de combate medio M48A3 Patton[6], con cañón de 90 mm. Los Marines, además, desplegaron algunas unidades de carros lanzallamas M67A2 Zippo, que eran una variante del M48. La infantería mecanizada iba dotada con los nuevos transportes oruga acorazados M113A1[7], y los Marines con los LVTP-5.

Acerca de Antonio J. Candil Muñoz 46 Articles
Coronel en la Reserva. Diplomado de Estado Mayor y Diplomado de la Escuela de Guerra del Ejército italiano. Diplomado en Alta Dirección de Empresas por parte del IESE (Universidad de Navarra). Ha sido representante de España en la UEO, y ha estado destinado en Gran Bretaña, Bélgica, Italia y Estados Unidos. Autor del libro "La Aviación Militar en el Siglo XXI".

8 Comments

  1. Excelente Antonio.

    Los EM tinen una tremenda facilidad para olvidar las lecciones aprendidas. Sucedio con los V100 comando de proteccion de convoyes y bases, con las bases artilleras, la amenaza de las minas…. todo tuvo que volver a aprenderse en oriente medio, con muchas vidas perdidas por el camino.

  2. Gracias por compartir experiencias y recuerdos.

    Aunque en el imaginario colectivo, Vietnam fue selva,trampas y mosquitos, los carros y os blindados M113 tuvieron su lugar, pese a la iniciales reticencias.

    saludos

  3. En contra de lo que se suele creer (por culpa de Holiwood) los soldados survietnamitas si combatían, y mucho. Pero el ejército que les diseñaron los yankees estaba pensado para derrotar al vietcong. Y lo hizo.
    Entonces los norvietnamitas pasaron a un ataque convencional con carros y artillería etc. Solo la superioridad aérea les hubiera podido salvar, si esta no hubiera quedado mermada por la falta de apoyo yankee (en 1975 algo así como la mitad de la flota aérea quedó en tierra).
    Si hubieran diseñado un ejército survietnamita “pesado” con bien de carros las cosas hubieran podido ser de otra manera.

Leave a Reply