Encuesta: ¿Debe sancionarse a las empresas de defensa que incumplan los contratos?

Encuesta: ¿Debe sancionarse a las empresas de defensa que incumplan los contratos?

A400M Atlas
A400M Atlas.

En las últimas fechas, varios gobiernos europeos han impuesto sanciones a distintas empresas del sector de la defens por incumplir lo acordado en diversos contratos. Es caso quizá más sonado es el de Airbus, que desde 2010 ha pagado cientos de millones de euros en multas por el Programa A400M, por no hablar de otros productos como el Eurofighter, que le han llevado a distintos litigios con gobiernos como el de Austria.

En España no existe ninguna tradición de exigir a las empresas a las que se otorgan contratos públicos responsabilidades por incumplimiento, como tampoco de premiar a aquellas que entregan antes del plazo o por debajo del precio pactado. Una costumbre que quizá en los países anglosajones esté más extendida pero que, sin duda, sirve de incentivo a la industria.

Portada Ejércitos 1 Slider
Revista Ejércitos – Número 1. Ya disponible en kioskos y librerías o a través de nuestra tienda online.

De hecho, hay casos sangrantes como el del Pizarro Fase II o el mismo Programa Leopardo que, sin embargo, terminaron sin ningún tipo de sanción contra la empresa que lideraba ambos programas. Algo parecido, aunque con matices, sucede con el Programa S-80. Como todos sabemos, Navantia es una empresa propiedad de la SEPI, así que es difícil imponer sanciones -aunque eso no exime de depurar responsabilidades, como tampoco en la propia Armada Española-. No obstante, otras como Abengoa, que han tenido buena culpa del monumental sobrecoste del Programa S-80 parecen haberse ido de rositas.

NHIndustries, con el NH90 o Airbus Helicopters con el Eurocopter EC665 Tigre son otros dos ejemplos de problemas de diversos tipos. Se pueden dar muchos más, algunos sangrantes y que no afectan solo a la industria sino a otros proveedores del Ministerio de Defensa como la empresas que sirvieron comida caducada a nuestros militares desplegados en el extranjero y que, de una manera u otra, han podido seguir optando a contratos públicos. Podríamos citar docenas de casos de incumplimiento en uno u otro sentido pero prácticamente ninguna sanción, con la salvedad de Airbus y el A400M, porque era algo que ya clamaba al cielo y han sido varios los gobiernos que han presionado.

En cualquier caso y, como siempre, la opinión que cuenta es la de nuestros lectores. Gracias por seguirnos en Twitter y Facebook y por participar en nuestros foros de debate. Feliz Domingo a todo

 

 

¿Debe sancionarse a las empresas de defensa que incumplan los contratos?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Acerca de Redacción Ejércitos 88 Articles
Redacción Revista Digital Ejércitos sobre Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas.

8 Comments

  1. Por supuesto. Cualquier empresa que incumpla con la administración dbe ser sancionada, sea de defensa, energia , infraestructura o simple proveedor de artículos de escritorio.

    al igual que al ciudadano se le sanciona cuando no cumple con las empresas o con la administración.

    Es simple legalidad.

    saludos

  2. Lo que pasa es que este es un sector bastante diferente. Por una parte, hay cierta endogamia entre las propias Fuerzas Armadas y la Industria de Defensa y por otra, apenas hay alternativas. Nadie muerde la mano que le da de comer y tal.

  3. EL problema es cuando te sacas el dinero de un bolsillo para metertelo en el otro. Pidele dinero a Navantia, que es de la SEPI, para darselo a Hacienda (que no defensa) … una maniobra un tanto absurda, por poner un ejemplo.

    • Hombre, lo mismo no es. Para empezar eso es una práctica prohibida de subvención encubierta y puede ser denunciado y sancionado, y además el manejo de dinero de una empresa pública tiene una regulación diferente, con personalidad jurídica propia, no está ahí para disponer de ello. Y absurda para el gobierno y los distintos ministerios (entre ellos el de defensa) no es, que bastante problema tiene la Hacienda Pública para cuadrar cuentas.

  4. No es fácil decidirse. Por ejemplo, si Defensa pide a la empresa un equipo, la empresa pone precio según el número que vayan a comprar, pero luego desde el ministerio son los primeros que siempren incumplen reduciendo el número de unidades finales … y obviamente a la empresa no le cuadran las cuentas. Al final es un “tu incumples y yo también, luego nos perdonamos mutuamente”

  5. Los contratos en materia de defensa, como a menor escala los de grandes infraestructuras, serán lo suficientemente sofisticados como para prever los previsibles imprevistos. Desde el condicionado de la licitación y las ofertas estará claro cuáles serán las provisiones para incumplimiento en fecha de entrega y sobre-costes, algo que evidentemente se da por hecho en la industria. Lo contrario es insensato. Hasta un límite prudencial, en el que el cliente pueda cancelar el contrato (y de qué modo, en qué condiciones). Canal de Panamá, AVE Medina-La Meca, hay ejemplos. Proveedor y cliente son de algún modo socios, tratándose de compras/programas de un volumen de tanta envergadura. Sujetos a imprevistos tecnológicos, económicos y, sobre todo, políticos. Ignoro en qué punto se puede hablar de multas: Airbus re-negocia en este momento un acuerdo satisfactorio -para ambas partes- en torno al A-400 M. En USA se procura también re-negociar (no multar) los programas del Air Force One y del F-35. PS. Y sólo podemos especular en esta materia; nadie tiene acceso a los datos.

  6. Quizá solo ponemos el acento en los grandes contratos, pero si mirásemos a los contratos del día a día, al menos en España, nos encontraríamos también con muchos casos de incumplimiento, entrega de productos que se sabía que eran defectuosos o no estaban a la altura, etc.

Leave a Reply

No apps configured. Please contact your administrator.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.