Entrevista al coronel jefe del TLP Luis Villar Coloma

Entrevista al coronel jefe del TLP Luis Villar Coloma

El coronel jefe del TLP de Albacete Luis Villar Coloma. Foto - Salvador Mafé Huertas
El coronel jefe del TLP de Albacete Luis Villar Coloma. Foto - Salvador Mafé Huertas

 

Si alguien, algún amigo o cualquier persona no versada en temas militares nos preguntara qué es el TLP, le podríamos contestar con una larga disertación o con una descripción mucho más breve y, quizás, más fácil de entender: El TLP es una escuela para pilotos experimentados donde se les enseña a preparar, organizar y dirigir misiones multinacionales.

Efectivamente y por fortuna, hoy en día es bastante difícil que dos países desarrollados lleguen a un conflicto armado bilateral sin estar inmersos en un escenario multinacional y más amplio. Quizás la nunca declarada Guerra de las Malvinas que enfrentó a británicos y argentinos, ha sido el último conflicto a gran escala entre países occidentales, dejando de lado, por ejemplo, los innumerables roces entre países vecinos africanos, entre los tradicionales enemigos hindúes y paquistaníes, el permanente estado de tensión en Oriente Próximo o el sangriento enfrentamiento entre Irán e Irak.

Los tiempos que vivimos muestran que la realidad bélica actual se desarrolla en conflictos denominados de “baja intensidad”, generalmente en un entorno que se define como “guerra asimétrica” y con la característica de que actúan fuerzas multinacionales.

Revista Ejércitos - Número 2
Revista EjércitosNúmero 2 ya a la venta en kioskos, librerías y en nuestra tienda online.

Trabajar con fuerza multinacionales no es nada sencillo. Cada uno tiene su material, algunos usan material parecido o muy similar pero con sus peculiaridades, otros emplean material totalmente distinto y con otras capacidades. Cada uno tiene su forma de operar, su “método”, hay muchos “maestrillos” con muchos “librillos”, y esto supone una seria dificultad cada vez que al realizar una misión tienen que participar fuerzas y medios de varios países.

Es por ello que los países que acostumbran a operar conjuntamente en las llamadas “Misiones Internacionales”, muchos de ellos dentro de la esfera OTAN, suelen realizar ejercicios encaminados a facilitar esta interoperabilidad. Con esta óptica no es de extrañar que algo como el TLP debía existir y esta verdadera academia para pilotos experimentados sea hoy en día algo necesario e insustituible. Algo que el coronel Luis Villar Coloma, jefe del TLP, deja claro en la siguiente entrevista.

 

 

Sobre el TLP

Explique en qué consiste el TLP y cuáles son sus objetivos

El Tactical Leadership Programme es el Doctorado de los pilotos de combate, aquí aprenden técnicas avanzadas de aplicación de los medios aéreos en operaciones reales. Técnicas extraídas de la experiencia de las naciones y sobre todo, de la experiencia de los instructores que se encuentran destinados aquí. La misión del TLP, según se define en el Documento de creación, es la de incrementar la efectividad de las Fuerzas Aéreas Aliadas a través del desarrollo de capacidades de liderazgo táctico, planeamiento de misiones e iniciativas conceptuales y de doctrina aérea.

 

¿Nos podría hacer un breve resumen de cómo surge el TLP y qué necesidades concretas aconsejaron su creación?

El TLP nació para entrenar a pilotos en las complejidades de las misiones compuestas, COMAO (Composite Air Operation), en las que participan una variedad de medios aéreos y sistemas de armas de diversas naciones en conjunción para acometer una tarea específica asignada por el mando. Se reconoce la complejidad de las operaciones aéreas, y se buscan medios para que se puedan planear con rapidez y ejecutar con eficacia, teniendo en cuenta la diversidad de medios y de tareas dentro de una misión.

 

¿Qué experiencias se obtienen del trabajo con pilotos y aviones de distintos países?

Uno de los mayores beneficios del curso de vuelo es la interacción de pilotos de diferentes nacionalidades que operan diferentes sistemas de armas. Mediante la convivencia en el curso se consigue que cada uno se ponga en la piel de los demás, y se aprovechen las ventajas particulares de cada sistema de armas, a la vez que se minimizan las desventajas al complementarse entre ellos. Se llega a un conocimiento profundo de las capacidades de los aviones aliados, con los que es probable que participen en alguna operación, y de las particularidades de empleo de los mismos. Se consigue que todos los pilotos hablen el mismo idioma operativo.

 

Inicialmente el TLP estuvo ubicado en Bélgica. ¿Cómo se gestó su traslado a España? ¿Fue una cuestión solo de meteo? ¿Qué ventajas reporta a España?

El espacio aéreo de Europa Central se estaba saturando hasta el punto de que no pudieran hacerse operaciones de la entidad necesaria con la debida seguridad de vuelo, esto impedía realizar cursos aprovechables, y la normal meteorología adversa, complicaba la situación aún más, lo que llevaba a la realización de cursos fuera de Florennes con las consecuentes complicaciones. Las naciones participantes estudiaron las diferentes ofertas para alojar el TLP, y aprobaron la de Albacete, que ofrecía un área de trabajo adecuada a las necesidades del TLP y una meteorología sensiblemente mejor.

 

¿Qué se espera de un piloto al finalizar el curso?

Se espera que sea capaz de ejercer de “Mission Commander”, Jefe de Misión, en cualquier operación aérea de carácter multinacional. Esto incluye la realización de planeamiento para la que se dispone de poco tiempo, la asignación de tareas a los distintos miembros de la operación y el Mando directo de la ejecución. Hay que recordar que, dado la velocidad y flexibilidad del medio Aéreo, es difícil ejercer ese control directo sobre una operación aérea, lo que hace que el trabajo del Mission Commander sea particularmente complejo ya que además tiene que cumplir las tareas que tenga dentro de la misma.

C.16 Typhoon del Ejército del Aire participando en el TLP. Foto . Salvador Mafé Huertas
C.16 Typhoon del Ejército del Aire participando en el TLP. Foto . Salvador Mafé Huertas

 

 

Sobre el mando del TLP

¿Qué representa para un piloto de combate el mando del TLP?

Realicé el curso del TLP en el año 94, y para mí supuso entrar en otro nivel, que además coincidió con la participación de nuestras unidades en las operaciones del conflicto de los Balcanes, donde tuve la oportunidad de ser el Mission Commander en varias ocasiones. Mandar el TLP es tener la oportunidad de poder trasmitir las lecciones aprendidas en todas las horas de vuelo, y tener la oportunidad de aprender las cosas nuevas que aparecen todos los días en la Aviación.

 

¿Qué se aprende estando al frente de esta organización?

Se aprende a distribuir tu trabajo de forma más eficiente. Difícilmente podríamos transmitir eficacia en el planeamiento a los pilotos que acuden a nosotros si no somos capaces de aplicar esas lecciones a nuestro trabajo diario. Se aprende a tener humildad, porque es muy difícil estar al día de todo lo nuevo que aparece.

 

¿Es complicado trabajar con tanta gente distinta, con idiosincrasias diferentes, diferentes procedimientos, etc.?

Es complicado, por supuesto, pero… ¿no es eso precisamente lo que enseñamos a los pilotos que viene a graduarse?

 

Si tuviera que elegir… ¿Mandar el TLP o un Ala de combate?

No elegiría otra cosa, este destino es muy exigente, y saber que proporcionas conocimiento para que las operaciones aliadas tengan más probabilidades de éxito es una gran satisfacción.

Acerca de Salvador Mafé Huertas 3 Articles
Salvador Mafé Huertas es fotógrafo y periodista especializado en Defensa. Ha sido director de Defence Now, Fuerza Naval, Fuerza Terrestre y Fuerza Aérea y colaborador en muchos otros medios como Defensa o Avion Revue.

Be the first to comment

Leave a Reply