La Edad Oscura: Sobre Analistas de Defensa, espías a media jornada y demás chorradas

La Edad Oscura: Sobre Analistas de Defensa, espías a media jornada y demás chorradas

En los últimos meses -años, quizá- se han multiplicado como setas el número de personajes que se auto-titulan "Analistas de Defensa", "Analistas OSINT", "Expertos en Ciberinteligencia", "Expertos en Seguridad y Defensa", "Masters del Universo" y demás chorradas, a cada cual más esotérica.
En los últimos meses -años, quizá- se han multiplicado como setas el número de personajes que se auto-titulan "Analistas de Defensa", "Analistas OSINT", "Expertos en Ciberinteligencia", "Expertos en Seguridad y Defensa", "Masters del Universo" y demás chorradas, a cada cual más esotérica.

En los últimos meses -años, quizá- se han multiplicado como setas el número de personajes que se auto-titulan “Analistas de Defensa”, “Analistas OSINT”, “Expertos en Ciberinteligencia”, “Expertos en Seguridad y Defensa”, “Masters del Universo” y demás chorradas, a cada cual más esotérica. No es un fenómeno nuevo y la verdad es que afecta a todos los ámbitos de la vida, desde la medicina -con todos esos criminales de la homeopatía- hasta la religión, con la elaboración de suculentos credos “de supermercado” en el que lo mismo se mezclan los clavos de Cristo con la Reencarnación que el Ramadán con el animismo, con tal de cortarse la mortaja al gusto de cada cual.

Por supuesto, estos “Analistas de Defensa” -los englobaremos bajo ese término- en muchos casos obtienen un notable apoyo -y financiación- desde instituciones públicas – y creo que no hace falta dar nombres-, así como desde medios de difusión de masas que les siguen el juego, hambrientos de titulares. Así, tenemos, incluso entre los que teóricamente tienen toda suerte de titulaciones necesarias como para realmente ser expertos en algo, desde quienes se pierden con cada nuevo mantra de los que periódicamente aparecen por ahí: “Amenaza Híbrida”, “Guerra Asimétrica”, “Doctrina Gerasimov”, “Tercera Ola”, “Ciberloquesea”, “Cuarta Generación”, “No Lineal”, a los que aun sabiendo que lo que dicen es una chorrada como un templo se mantienen en sus trece a la espera de su beca, que los hay.

Luego también están los que se inventan un personaje y publican muchas medias verdades con un halo de respetabilidad, para lucrarse con ello, acompañados de su presencia estelar en tal o cual programa. No lo veo mal, porque cada cual se gana las habichuelas como puede, pero el lector, incluso el lector profano, debería ser más crítico con lo que tiene entre las manos en lugar de pensar que con cada nueva aseveración está accediendo a un Nirvana de conocimiento que solo él posee. En esos paraísos intelectuales, normalmente, lo único que encontramos es la nada más absoluta, a poco que nos molestemos en excavar.

Personalmente, no soy experto en nada. Leo. Todo lo que puedo y de cuantas más fuentes, mejor. Un artículo sin demasiadas pretensiones -como el del S-80- supone revisar decenas y decenas de fuentes e intercambiar mensajes con un buen número de personas. Algo con un poco más de sustancia, como el artículo de la Letalidad Distribuida que encontraréis en el Número 3 de la revista o sobre las Bases Militares para el IEEE obliga a leer miles de páginas. Además, también pregunto. Pregunto mucho, y a ser posible a gente que de verdad sabe de los temas de los que tratamos en esta web, especialmente, cuando se trata de la revista que, como todos sabemos, está un punto por encima en calidad. Como digo, no soy experto en nada. Solo paciente. Así, cuando me intereso por un tema, trato de hacerlo sin apriorismos -y es complicado-, le dedico horas, horas y horas a buscar información de todo tipo de procedencias, pido consejo a personas muy distintas y luego trato de ser crítico, sabiendo que en muchas ocasiones voy a meter la pata hasta el fondo. 

Esas cosas pasan y, además, a menudo. En esta web, sin ir más lejos, he publicado información sobre un segundo BPE (una vez en coña porque era el Día de los Inocentes, pero otra vez en serio porque la fuente me pareció totalmente fiable al venir del seno de la Armada) o sobre la venta de Eurofighters a un país iberoamericano. Es la razón por la que se ha eliminado la sección de noticias tal y como era anteriormente y se ha sustituido por los resúmenes semanales, amén de que es imposible competir con la inmediatez y calidad de los medios anglosajones que cuentan con bastante personal dedicado a ello.

El problema no estriba en equivocarte, sino en la humildad de reconocer que lo haces o, más importante, de saber decir cuando no sabes sobre algo. Esto último es quizá lo que falla. Así, encontramos a geniecillos defendiendo la terrible injerencia rusa en nuestra política interna, pero que nunca han leído nada sobre Ogarkov, no se han repasado a Lenin o a Sokolovsky, ni tampoco a analistas como Garthoff o Kokoshin. Eso sí, demuestran haber leído -y por encima- los últimos grandes éxitos editoriales y conceptuales, desde Krepinevich a Van Creveld, pasando por los Toffler y por la lista de ingredientes del bote de mermelada. Así, van de Fukuyama en Fukuyama hasta la victoria intelectual final.

Si bien es cierto que medios afines o directamente financiados por el Kremlin han hecho presión en torno al tema catalán y se ha registrado algún ataque informático de poca entidad, lo cierto es que España no es ningún objetivo estratégico para Rusia y no les merece la pena implicarse demasiado en algo que ni les va ni les viene. Simplemente han aprovechado una coyuntura específica para hacer lo que han hecho siempre desde tiempos soviéticos, intentando influir allí y donde pueden con medidas activas encaminadas a sacar a la luz las contradicciones de nuestro sistema político, hacer propaganda y demás, tratando así de debilitarnos. Algo sin demasiado recorrido y un asunto en el que Rusia no podía presionar mucho, porque ella misma tiene serios problemas con sus nacionalidades, pero que ha servido a muchos para ganar notoriedad mientras alertaban del próximo fin del mundo una vez más.

Sucede que, una vez te has subido a un carro, es muy complicado bajarte en marcha. Cuando ya has alertado de la “Amenaza Híbrida” (sea eso lo que sea) o de los malvados planes del onmisciente y ubicuo Gerasimov encaminados prácticamente a la dominación mundial, reconocer que Rusia actúa como un imperio en retroceso, que su estrategia es defensiva o que ejercicios como ZAPAD no son tanto una amenaza como la constatación de una debilidad, se convierte en imposible.

Lo malo es también para alguno de nuestros militares -muchos de ellos oficiales DEM-, esta nueva Edad de las Tinieblas parece haber llegado. No solo repiten las mismas consignas sin el menor atisbo de crítica, sino que, cuando hablas con ellos, las referencias que son capaces de aportar, en cuanto a bibliografía, son mínimas y proceden, en el mejor de los casos, de unas pocas fuentes.

Más o menos lo mismo que sucede con el tema “Ciber”. Estos años han visto una notable y creciente oferta de postgrados relacionados con el tema. Así, literalmente cientos de jóvenes en España alardean en las principales redes sociales de sus conocimientos en la materia y se ofrecen aquí, allá y acullá -nos llegan ofertas muy a menudo- para sentar cátedra sobre las medidas que el país ha de tomar para defenderse de tal o cual amenaza, o sobre la importancia de tener fusiles con cortafuegos, no vaya a ser que el enemigo tome el control de tu G-36E en el campo de batalla y empiece a disparar por la culata -ojo, que he visto ideas más delirantes-. Es muy difícil decirle a alguien que le han engañado, pero en la mayor parte de estos cursos -en la inmensa mayoría, de hecho-, así es. Solo hay que ver los temarios y la literatura recomendarla para saberlo porque en esto, no hay atajos.

Por nuestra parte, vamos a intentar ser más cautos que todo esto y seguir haciendo las cosas del modo más artesanal posible, pues como acabo de decir, aquí no hay atajos. Cada vez que planteemos un tema, intentaremos estudiarlo a fondo, documentarnos, estar atentos a si alguna idea chirría y contar con el concurso de diversos expertos para, en la medida de lo posible, no meter demasiado la pata. Si lo hacemos -que ocurrirá-, intentaremos ser lo más humildes que nos sea posible y hacerlo mejor la próxima vez.

Por cierto, hablando de meteduras de pata, en la portada del Número 3 hay una buena errata en la portada. Sí, he sido yo, gracias al Photoshop y mis manazas. Se envió el archivo corregido a la imprenta, pero ya era tarde. Mil perdones.

Acerca de Christian D. Villanueva López 205 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha trabajado y colaborado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, entre otros, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.

3 Comments

  1. Comparto este artìculo desde la primera palabra hasta el punto y final.Desde el primer dia que visitè esta pàgina vi algo diferente, distinto a esas otras pàginas donde se limitab a dar noticias sin el más mìnimo atisbo de crìtica u opiniòn.Sòlo un detalle, a veces los expertos de verdad, no los de pacotilla, olvidan que hay profanos que les siguen y hasta intentan aprender.Hay momentos en que el lenguaje y las discusiones se vuelven tan “tècnicas”, que uno se pierde, por no hablar de la sopa de siglas, que si CG, que si FUPRO, que si ESSM, etc, etc…Creo que eso hace que con el tiempo los legos como yo se alejen de estos temas.

  2. No obstante Christian, mi más sincera enhorabuena por la pàgina y por la revista.La primera que tuve en mis manos me llevò a aquèl lejano 1982 y mi primera Revista Defensa, la buena, la de Vicente Talòn y Arturo Pèrez Reverte.

  3. Muchísimas gracias, Alejandro.

    Sobre el tema de los acrónimos y demás, es complicado. Buscamos un equilibrio entre los productos que ofrecen algunos Think Tanks y el gran público, pero siempre va a resultar difícil contentar a todo el mundo o explicarlo todo.

Leave a Reply

No apps configured. Please contact your administrator.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.