La hora de Europa cuando el “Cisne Negro” es Trump

La hora de Europa cuando el "Cisne Negro" es Trump

Donald Trump. Autor: Michael Vadon.
Donald Trump. Autor: Michael Vadon.

El pasado día 8 de mayo, el presidente estadounidense Donald Trump confirmó el abandono unilateral de Estados Unidos del pacto nuclear firmado por Irán con el grupo formado por Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia, en julio de 2015. Dicho acuerdo establece límites y controles al programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones internacionales.

El acuerdo de 2015 fue aprobado por la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU). La referida Resolución, aprobada por unanimidad por los 15 miembros permanentes del CSNU, el mismo mes de julio de 2015, refrendó el acuerdo nuclear.

Todos los países que firmaron el acuerdo, conocido por el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés), creen que Irán estaba cumpliendo plenamente con sus compromisos. La Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA, en sus siglas en inglés) responsable de verificar su cumplimiento, ha certificado que Teherán ha cumplido hasta ahora con sus obligaciones.

Lo cierto es que Trump no ha establecido las razones objetivas por las que Irán está incumpliendo las condiciones del acuerdo. En su intervención tan solo ha realizado manifestaciones inconexas que no tienen nada que ver con el cumplimiento de los compromisos del país persa: a) las sanciones que regían antes de que se firmara el acuerdo nuclear vuelven a estar vigentes; b) cualquier país que ayude a Irán podrá ser sancionado; c) el acuerdo final fue tan mal negociado que incluso si Irán cumple con todo, estaría al borde de conseguir armas nucleares en un breve periodo de tiempo; y d) no podemos evitar una bomba nuclear iraní bajo este decadente y deteriorado acuerdo.

 

 

Análisis

En realidad, la nueva estrategia estadounidense en Oriente Medio ha empezado a cambiar esta primavera, siendo su pistoletazo de salida los bombardeos realizados contra centros de producción y almacenamiento de armas químicas, en territorio sirio, por la coalición liderada por EEUU – junto con Francia y el Reino Unido -, el pasado 14 de abril, después de que el régimen sirio hubiera empleado gas cloro contra la población civil una semana antes en la zona de Duma.

Estados Unidos es consciente de que la pérdida de influencia en Oriente Medio en los últimos años – en gran parte consecuencia de su nefasta gestión de la guerra civil siria – le está pasando factura ya que la agenda de los acontecimientos que están ocurriendo en el área la está liderando Rusia quién contando con la colaboración de Irán ha conseguido retornar a su tradicional política exterior en Oriente Medio obteniendo unos beneficios geopolíticos de alto calado.

A mayor abundamiento, la fuerte presencia militar de Rusia en Mesopotamia ocupando el vacío geopolítico dejado por EEUU, permite a la alianza ruso-iraní potenciar y consolidar su influencia en el eje chií Teherán-Bagdad-Damasco-Beirut sin olvidar el protagonismo que Irán está ejerciendo en el estado fallido de Yemen. No hay que pasar por alto la geoestrategia que está llevando a cabo Irán en el área, materializada particularmente en el despliegue de efectivos de la poderosa Guardia Revolucionaria iraní, al menos, en cuatro países, a saber: Irak, Siria, Líbano y Yemen.

Hajj Suleiman: El hombre fuerte de Irán en el teatro de operaciones de Siria e Irak

Con independencia de que Trump quiere destruir el legado de su predecesor en el cargo, Barak Obama, y de cumplir sus compromisos de campaña, el propósito de Trump en estos momentos pretende, principalmente, dos objetivos. El primero consiste en que EEUU recupere su influencia en Oriente Medio, especialmente frente al nuevo rol de Rusia en la región. El segundo reside en impedir que Irán desarrolle misiles balísticos, dificultar que se consolide el eje chií en la zona, reducir sustancialmente su apoyo a grupos terroristas, así como evitar la caducidad, entre 2026 y 2031, de algunos de los compromisos de Irán con el pacto nuclear.

En este entorno, la alternativa más eficaz que ha escogido para volver a su protagonismo en Oriente Medio, ha sido la de retirarse del pacto nuclear con Irán. Es verdad que podía haber elegido otra opción más diplomática pero también es cierto que con esta decisión más cercana a una posición de fuerza puede cambiar la actual situación geopolítica regional a su favor para anular la influencia en la zona de la estrecha alianza actual ruso-iraní. Lo malo es que resulta muy difícil averiguar si esta apuesta realmente será un éxito.

Aunque esta estrategia directa estadounidense se puede considerar que empezó junto a sus aliados europeos, con los mencionados bombardeos en Siria del pasado mes de abril, la decisión de abandonar el pacto nuclear iraní ha sido tomada en contra de la postura europea y de la comunidad internacional, incluso violando la Resolución 2231 del CSNU. Es decir, ha resquebrajado el vínculo transatlántico al mismo tiempo que ha incrementado su aislamiento mundial y se enfrenta a las principales potencias. Tan solo se han mostrado a favor sus aliados en la región, Israel y Arabia Saudí.

Rusia desplaza a EEUU en Oriente Medio

En román paladino, el presidente de EEUU ha antepuesto los intereses nacionales estadounidenses – con una gran probabilidad, en este caso, los intereses particulares de Trump amparados en su eslogan de campaña América First – a los de sus socios, sus aliados y a los de la comunidad internacional. En concreto, está profundizando en su aislamiento y en su nacionalismo.

Tiene toda la razón la canciller alemana, Angela Merkel, cuando manifiesta que el abandono del pacto nuclear iraní de forma unilateral no solo vulnera la confianza en el orden internacional sino que también pone en cuestión la protección de Europa, por parte de EEUU, ante conflictos mundiales, muchos de los cuales tienen lugar a las puertas del Viejo Continente”

Mientras que la ONU insta al resto de los países firmantes del acuerdo a seguir cumpliéndolo, tanto los países europeos como China y Rusia llevarán a cabo las consultas necesarias con Irán esta semana a los efectos de intentar que continúe dicho pacto. El país persa ha manifestado su intención de continuar con dicho acuerdo, que ahora será entre Irán y cinco países, aunque advierte que puede volver a enriquecer uranio, en caso necesario.

Entre todas las repercusiones, ya sean regionales o internacionales que está produciendo esta decisión de Trump, una de las más duras y problemáticas es la que afecta a la Unión Europea por una crítica contradicción. Por un lado, debe evitar el enfrentamiento con los Estados Unidos pero, por otro, intenta negociar con Irán la continuación del acuerdo nuclear de 2015.

Tampoco conviene olvidar como repercusión negativa de dicho abandono la subida del 3% del precio del petróleo y el enfrentamiento militar entre Irán e Israel materializados, en la noche del pasado día 10, en ataques con cohetes del primero a posiciones israelíes en los Altos del Golán y la respuesta del segundo con ataques aéreos a instalaciones y materiales iraníes desplegados en Siria.

Riesgos y amenazas en el panorama europeo de seguridad

 

 

Acerca de Jesús Argumosa Pila 16 Articles
General de División (r). Fue Jefe de la Escuela de Altos Estudios de la Defensa (EALEDE) del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) desde el 2005 al 2009.

Be the first to comment

Leave a Reply

No apps configured. Please contact your administrator.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.