La nueva era de la “Guerra Híbrida”

La nueva era de la "Guerra Híbrida"

Los famosos "hombrecillos verdes" que aparecieron en Crimea, enviados por Rusia, son uno de los mejores exponentes de la nueva Guerra Híbrida.
Los famosos "hombrecillos verdes" que aparecieron en Crimea, enviados por Rusia, son uno de los mejores exponentes de la nueva Guerra Híbrida.

El primer cuarto del siglo XXI está contemplando una serie de conflictos que está abriendo paso a escenarios de amenazas hibridas que combinan la guerra convencional con la confrontación de carácter asimétrico, con actividades ejecutadas en una dilatada zona gris, con medios militares y no militares, actores regulares e irregulares, estatales y no estatales junto con la manipulación de la información como ventaja estratégica.

Es bien conocido que los instrumentos de poder de una nación son el diplomático, el militar, el económico, el social y el de la información que son el resultado de la suma de todas las potencialidades del Estado y de la sociedad. Por otra parte, la influencia de una nación depende de su capacidad para emplear de forma integrada todos sus instrumentos de poder.

En la actualidad hay un debate intelectual y académico internacional para determinar si el término guerra hibrida significa en sí mismo una innovación en la morfología de las guerras y su forma de desarrollo o si, por el contrario, es sencillamente una derivada en la misma línea que se ha seguido con conceptos o acepciones ya existentes – guerra asimétrica, cibernética, insurgente, irregular, o no convencional, entre otros -.

Hay una frase de Sun Tzu, en su libro Los trece artículos del arte de la guerra, escrito en el siglo V antes de Cristo, que tiene mucha relación con el tema que estamos tratando. Dice así: “Utiliza generalmente fuerzas directas para iniciar la batalla y fuerzas indirectas para lograr que ésta se decida a tu favor. Los recursos de quiénes son hábiles en la utilización de las fuerzas indirectas son tan infinitos como los de los Cielos y de la Tierra, y tan inagotables como el curso de los grandes ríos”[1]

No es difícil aplicar el contenido de esta frase a la situación actual. Las fuerzas directas se entienden claramente que son las militares, es decir, uno de los cinco instrumentos de poder de un país. Las fuerzas indirectas se refieren a los cuatro instrumentos de poder restantes señalados más arriba. Tampoco resulta arduo imaginar que dichas fuerzas indirectas están implícitamente impregnadas del aún incipiente concepto de guerra hibrida en tanto en cuanto forman parte de la diplomacia, de la economía, de la información y del componente social.

Aunque el contenido de la expresión guerra híbrida ya es antiguo, su denominación se remonta a los últimos años del siglo pasado y no fue hasta noviembre de 2005 cuando la designación adquirió carta de naturaleza y un contenido teórico-doctrinal en un artículo del general James N. Mattis y del teniente coronel Frank G. Hoffman, en la prestigiosa revista Naval Institute Proceedings titulado La guerra del futuro: el nacimiento del conflicto híbrido[2]. Y fue en la Guerra entre Israel y Hezbollah, la llamada Segunda Guerra del Líbano, en el verano de 2006, cuando tuvo lugar su primera manifestación práctica.

¿Por qué Rusia tenía que invadir Crimea?

 

 

Evolución general del concepto

En las últimas guerras ocurridas a caballo entre el siglo XX y el siglo XXI, ya no se han respetado o empleado varios de los rasgos clásicos de la guerra como puede ser que ya no se impone la propia voluntad al enemigo, tampoco hay desarme, no se someten a ninguna norma jurídica, en algunos casos no hay lucha armada y en otros, mucho menos en algunos periodos, sangrienta.

Todo ello nos conduce a asumir que estamos en una nueva era en que el término guerra está adquiriendo una dimensión mucho más amplia que hace apenas medio siglo. La aparición de guerra irregular, guerra asimétrica, guerra sin restricciones, guerra compuesta, guerra no lineal o guerra cibernética son algunos de los tipos de guerra que se han sucedido en los últimos 50 años con objeto de identificar con la mayor claridad posible el contenido de las denominadas “guerras modernas” o, incluso “guerras postmodernas”.

En esta línea, Frank Hoffman en su obra Conflict in the 21th Century. The Raise of Hybrid Wars (2007) afirma que “las guerras híbridas incorporan un conjunto de diferentes formas de hacer la guerra que incluyen capacidades convencionales, formaciones y tácticas irregulares, actos terroristas incluyendo la violencia indiscriminada y la coerción y el desorden criminal”[3].

Desde entonces, diciembre de 2007, hasta nuestros días, julio de 2018, en poco más de una década, se han suscitado una amplia variedad de interpretaciones con motivo de una serie larga de distintas crisis y guerras  que han contribuido poco a poco a consolidar el significado de la guerra hibrida. Entre otras, sobresalen la actuación rusa en el conflicto de Ucrania junto con la anexión de Crimea, las operaciones llevadas a cabo por el autodenominado Estado Islámico (Daesh) o la agresiva actitud de China en el Mar de China Meridional construyendo obras militares en diversos islotes de dicho mar en contra del derecho internacional.

Militante de Daesh en Mosul. Foto - Newsweek
Militante de Daesh en Mosul. Foto – Newsweek

Teniendo en cuenta las diferentes crisis y guerras que han ocurrido desde aquella primera definición de guerra hibrida de Frank Hoffman, en 2007, hasta ahora, donde se han destacado solo algunos ejemplos, resulta necesario precisar con mayor detalle lo que podemos entender en esta mitad de 2018, por el término o concepto guerra hibrida.

En la OTAN, después de haber realizado una serie de estudios y análisis sobre la guerra hibrida a lo largo de la primera y segunda década de este siglo – incluso se llegó a estimar que con el concepto comprehensive approach ya era suficiente para la Alianza – , en el comunicado final de la Cumbre de Varsovia de julio de 2016, se consideró a dicha guerra como “aquella donde se emplean una combinación amplia, compleja y adaptable de medios convencionales y no convencionales, y medidas militares, paramilitares y civiles abiertas y encubiertas que son empleados en un diseño altamente integrado por actores estatales y no estatales para lograr sus objetivos”[4].

También en el entorno de la UE se ha analizado en profundidad el término de guerra híbrida, especialmente lo relacionado con la amenaza híbrida. Así, en el comunicado de prensa de la Comisión Europea del 6 de abril de 2016, después de haber tratado el tema de la Seguridad: la UE refuerza su respuesta a las amenazas híbridas, se señala que las amenazas híbridas se refieren a una mezcla de actividades que suelen combinar métodos convencionales y no convencionales y pueden ser utilizadas de forma coordinada por agentes estatales o no estatales, manteniéndose por debajo del umbral de una guerra declarada oficialmente. Su objetivo no es solo causar daños directos y aprovechar las vulnerabilidades, sino también desestabilizar las sociedades y crear ambigüedades que dificulten la toma de decisiones[5].

Drones civiles para ataques militares y terroristas

En España, se ha prestado una considerable importancia a la guerra híbrida desde los primeros años de esta década, ya sea en artículos, seminarios y estudios en la sociedad civil o ya sea en publicaciones en los propios órganos del Ministerio de Defensa, desde los centros de estudio y pensamiento de la estructura orgánica hasta los de la estructura operativa.

En el Concepto de empleo de las Fuerzas Armadas 2017, de marzo de dicho año, se considera la guerra hibrida a “la que incorpora de forma simultánea tácticas, técnicas y procedimientos de todo tipo, desde acciones no convencionales, que incluyen habitualmente actos terroristas y criminales, hasta ciberataques, guerra psicológica, y otras de carácter puramente convencional, lo que nos lleva a operaciones multidimensionales que obligan a aproximaciones globales para resolver las crisis, de baja o alta intensidad, en diferentes espacios físicos, virtuales, psicológicos o de opinión”.

Por otro lado, la Estrategia de Seguridad Nacional 2017 (ESN2017), de diciembre de 2017, como anteriormente la Directiva de Defensa Nacional 2012 (DDN2012), de julio de dicho año, han tratado el término hibrido pero desde diferentes enfoques. Si en la DDN2012 se habla de amenaza hibrida, en la ESN2017 se denomina conflicto hibrido y acción hibrida. Por ser más reciente, la ESN2017 señala: “Destacan el crecimiento de los denominados conflictos y amenazas híbridas. Este tipo de acciones son aquellas perpetradas tanto por Estados como por actores no estatales que combinan el empleo de medios militares con ataques cibernéticos, elementos de presión económica o campañas de influencia en las redes sociales”.

A mayor abundamiento, Julia Olmo y Romero, el pasado 9 de marzo, fue nombrada Embajadora en Misión Especial para las Amenazas Híbridas y la Ciberseguridad por el Gobierno de Mariano Rajoy. En una entrevista con EFE, a finales del pasado mes de mayo, se marcaba como tarea fundamental “reforzar” la presencia de España en organizaciones, foros y conferencias sobre amenazas híbridas, así como “avanzar” en la cooperación internacional, con el apoyo de todos los agentes españoles implicados.

Acerca de Jesús Argumosa Pila 16 Articles
General de División (r). Fue Jefe de la Escuela de Altos Estudios de la Defensa (EALEDE) del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) desde el 2005 al 2009.

Be the first to comment

Leave a Reply

No apps configured. Please contact your administrator.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.