India desarrolla armas antisatélite (ASAT)

Se suma a un exclusivo club formado también por los EE. UU., Rusia y China

Cohete PSLV-DL indio trasportando el interceptor cinético PDV Mark II con el que India realizó su exitosa prueba ASAT.

El pasado miércoles 27 de marzo, la DRDO (Defence Research Development Organization) de la India, la rama militar de su agencia espacial ISRO, llevó a cabo una exitosa prueba de un nuevo interceptor cinético antisatélite desde la isla Abdul Kalam.

El interceptor, denominado PDV Mark IIm chocó con el satélite Microsat-R tras un breve vuelo de apenas tres minutos, justo lo que necesitó para ascender hasta la órbita de éste, situada a unos 280 kilómetros de altitud y que había sido lanzado el 24 de enero de este mismo año mediante un cohete PSLV-DL. La órbita elegida, deliberadamente cercana a la Tierra, permite que los más de 6.500 fragmentos que se calcula puede haber producido explosión provocada por el impacto del arma ASAT vuelvan a caer sobre nuestro planeta sin suponer un peligro para otros satélites.

Con ésta prueba, la India entra en un selecto club formado durante décadas únicamente por los Estados Unidos y la Federación Rusa (desde tiempos de la Unión Soviética) y que, desde 2007, incluye también a China, país que logró destruir un satélite metereológico el 11 de enero de dicho año.

Las nuevas capacidades chinas forzaron a India a mover ficha iniciando un programa en 2010 cuyos resultados comienzan a verse ahora aunque, no obstante, están todavía a años luz de las capacidades del gigante asiático, que ha realizado numerosas pruebas desde 2007, incluyendo en 2013 una con un nuevo misil interceptor basado en el ICBM DF-31, capaz de alcanzar órbitas medias y altas (lo que serviría para inutilizar tanto la red GPS como los sistemas de alerta temprana).

Continúa, con éste nuevo paso de la India, una carrera por situarse en el cuarto dominio (el espacio), que en las próximas décadas va a seguir ganando en intensidad y que ha visto movimientos, en los últimos meses, como la propuesta estadounidense de crear una fuerza espacial que retomaría la idea del US Space Command suprimido en 2002 y que se diferencia del Air Force Space Command, creado en 1982 y dependiente de la Fuerzas Aérea en su vocación ofensiva, entre otras cosas.

Hay que tener en cuenta que con la generalización de los sistemas de comunicación por satélite, de posicionamiento y de reconocimiento desde el espacio, las fuerzas armadas más avanzadas son cada día más dependientes de su red satelital y que poder defenderla o, en su caso, eliminar las del adversario, es un factor clave a la hora de negar a éste las ventajas de la RMA de la información. De ahí no solo los esfuerzos por dotarse de armas ASAT por una parte, sino también de aumentar la resiliencia de las fuerzas propias y buscar vías alternativas al uso de estos ingenios, cada vez menos seguros dado el desarrollo de nuevas armas con capacidad de alcanzarlos.

 

 

Vídeos Relacionados