General Dynamics Bath Iron Works desvela el diseño de las futuras fragatas de la US Navy basado en las F-100

Si la empresa gana el concurso FFG(X) Navantia podría beneficiarse de una parte sustancial de un contrato valorado en 20.000 millones de dólares

  • General Dynamics Bath Iron Works desvela el diseño de las futuras fragatas de la US Navy basado en las F-100.
  • Si la empresa gana el concurso FFG(X) Navantia podría beneficiarse de una parte sustancial de un contrato valorado en 20.000 millones de dólares.

Durante la feria Sea-Air-Space, General Dynamics Bath Iron Works, el principal constructor naval de los Estados Unidos, ha desvelado el que será su diseño para el concurso que designará el ganador del Programa FFG(X) de la US Navy, destinado a proveer de 20 fragatas a la Armada de los Estados Unidos, aunque se cree que la cantidad final podría llegar a doblarse.

El diseño, basado en los buques de la clase F-100 «Álvaro de Bazán», diseñados por la española Navantia, mantienen gran parte de las características del diseño original, aunque se ha hecho énfasis en la automatización, la integración del nuevo radar AESA de Raytheon y en capacidades imprescindibles en el futuro, como la de dirigir varios vehículos no tripulados tanto aéreos como de superficie e incluso submarinos a un tiempo.

En febrero del pasado año la empresa norteamericana fue agraciada, como el resto de participantes en el concurso, con un contrato de 14,9 millones de dólares destinado a madurar su propuesta para el programa FFG(x), una cantidad que podría aumentar hasta los 22,9 millones en breve. Sea como sea, el diseño se enfrentará al escrutinio de los decisores navales durante los próximos meses.

Letalidad Distribuida

La US Navy está preparada para adjudicar el contrato final de diseño y construcción para el programa de fragatas en 2020, y se estima que la entrega del primer barco se realizaría seis años después, según un borrador de solicitud de propuesta emitida la semana pasada. Además, se espera que el coste del primer buque de la serie, notablemente más caro que sus hermanos, sea del orden de los 1.300 millones de dólares presupuestados o, lo que es lo mismo, unos 400 millones de dólares menos que un destructor de la clase Arleigh Burke, al menos en su última evolución, denominada Flight III.

Las futuras fragatas estarán dotadas de un amplio abanico de sistemas, entre los que se incluyen:

  • Un radar AESA de Raytheon.
  • Un sistema VLS Mark 41 con al menos 32 celdas en las que se alojarán misiles SM-2 Bloque IIIC o RIM-162 ESSM, además de algún sistema de guerra ASW.
  • Sistema de combate COMBATSS-21 basado en el actual Aegis.
  • Sistema de enlace de datos adaptado a la Letalidad Distribuida.
  • Un helicóptero Seahawk MH-60R y un RPAS MQ-8C Fire Scout
  • Sistema de Combate para ASW AN / SQQ-89 (V) 15 unido a un sonar de profundidad variable AN / SQS-62
  • Suite de Guerra Electrónica SLQ-32 (V) 6
  • Reserva de peso y espacio, así como capacidad de refrigeración suficiente como para instalar en el futuro un láser de 150 Kw.Espacio, peso y reserva de refrigeración para un láser de 150 kilovatios
  • Capacidad para comandar varios USV, una de las piedras angulares del futuro de la US Navy y para cuyo desarrollo se han solicitado 447 millones de dólares en 2020.

En el siguiente vídeo se puede ver el diseño de los candidatos al programa FFG(X)