La US Navy actualizará los LCS y el radar de los Arleigh Burke Flight IIA

Esta nueva tecnología permitirá prolongar significativamente la vida útil de los destructores en servicio y aumentará sus capacidades, lo que facilitará que la US Navy alcance su objetivo de tener 355 buques de guerra en servicio

Littoral Combat Ship
Los Littoral Combat Ship de las clases Freedom e Independence se han convertido en un fracaso relativo y su utilidad dependerá de la capacidad de adaptarse a nuevas misiones y de la mejora en su capacidad de autodefensa y de operar en una lucha en la que el espectro electromagnético esté disputado. No obstante, si el Programa FFG(X) cuaja, terminarán quedando relegados en favor de las nuevas fragatas y de los buques autónomos que, paradójicamente, embarcarán algunos de los módulos de misión diseñados para los LCS. Foto - US Navy
  • Raytheon está trabajando en una variante de su nuevo sistema de radar SPY-6 para los destructores Arleigh Burke Flight IIA de la US Navy.
  • Esta nueva tecnología permitirá prolongar significativamente la vida útil de los destructores en servicio y aumentará sus capacidades, lo que facilitará que la US Navy alcance su objetivo de tener 355 buques de guerra en servicio.
  • Además, los Littoral Combat Ship recibirán módulos VLS que les permitirán unas mayores capacidades en cuanto a autodefensa y pegada, un programa fundamental para implementar el concepto operativo denominado Letalidad Distribuida.

La Marina está dando un gran paso para mantener a algunos de sus destructores actualizados, con planes para equiparlos con nuevos sistemas de radar que estén mejor equipados para detectar amenazas aéreas. La sustitución de los actuales sistemas SPY-1D será fundamental para hacer frente a las nuevas armas hipersónicas.

Según Scott Spence, director de sistemas de radares navales en Raytheon:

«Estamos trabajando con la Armada para acelerar este programa. La variante SPY-6 que se integrará en los Flight IIA es similar a la que Raytheon monta en los Flight III, pero se escalará de acuerdo  a la reserva de espacio, peso y potencia disponible en estos buques. El nuevo SPY-6 ofrece una verdadera defensa aérea integrada que permite la detección de amenazas a distancias significativamente mayores. Los radares SPY-6 también reducen los costos del ciclo de vida debido a su alta confiabilidad y facilidad de mantenimiento».

Un oficial de la Marina reveló que el primer SPY-6 se instalará en un destructor Arleigh Burke Flight IIA en el año fiscal 2025, aunque por el momento se desconoce cual será el primer buque en recibir esta mejora. El SPY-6, según Raytheon, es el primer radar verdaderamente escalable gracias a la utilización de módulos de 2×2 pies que pueden apilarse según los requisitos de cada buque en concreto. Además, también está diseñado para ser reprogramable, por lo que puede adaptarse con facilidad a una nueva misión o amenaza. El sistema puede escanear 360 grados utilizando la tecnología de nitruro de galio para detectar amenazas aéreas.

 

 

Módulos VLS para los Littoral Combat Ships

Además de las mejoras en los destructores de la clase Arleigh Burke, la US Navy está empeñada en aumentar la letalidad de sus Buques de Combate Litoral, un concepto apropiado para finales de los 90 o para la primera década del presente siglo, en que no existía una amenaza como la actual Armada China. Para ello, las dos empresas que han tomado parte en su construcción, están trabajando en diversos programas destinados a integrar nuevas armas.

Lockheed Martin y Austal USA están llevando a cabo una revisión en dos fases sobre cómo actualizar los cascos LCS originales, según Joe DePietro, vicepresidente de Lockheed Martin a petición del Jefe de Operaciones Navales, el almirante John Richardson.

Esos sistemas incluyen el misil antibuque Naval Strike de Raytheon y Kongsberg (que recientemente ha adquirido también el USMC), los sistemas de Guerra Electrónica Nulka MK 53 Decoy Launching System (DLS) y SLQ-32 (V) 6 y el sistema de control de tiro que maneja el cañón de 57mm que dota estos buques.

Por otra parte, se está pensando también en mejorar los radares TRS-3D, aunque todavía no se ha decidido si se optará por integrar los nuevos TRS 4D que montan a partir del LCS-17 o si se elegirá un nuevo equipo como el Sea Giraffe de Saab.

Lo más importante, no obstante, vendrá en la segunda fase del programa de mejora, ya que se está estudiando también la instalación de un silo VLS Mk-41 de 8 celdas en el caso de la clase Freedom, lo que le permitirá mejorar sus capacidades de autodefensa al transportar hasta 32 misiles ESSM, un aspecto que ya tratamos en su día.