La OTAN podría cambiar sus viejos E-3 Sentry por los nuevos Boeing E-7

En caso de no hacerlo, debería proveer fondos para actualizar los E-3 y garantizar su operación durante las dos próximas décadas.

Avión de Alerta Temprana E-7 Wedgetail de la ROKAF
  • La OTAN podría cambiar sus viejos E-3 Sentry por los nuevos Boeing E-7.
  • En caso de no hacerlo, debería proveer fondos para actualizar los E-3 y garantizar su operación durante las dos próximas décadas.
  • Se mantienen conversaciones con Boeing en las que se valoran ambas opciones.

La OTAN se enfrenta a un gasto significativo, relacionado con la actualización de los Boeing E-3 Sentry en servicio, de los que mantiene una flota de 14 aparatos con una vida media de más de dos décadas, según funcionarios de la alianza. De hecho, Michael Gschossmann, gerente de la Agencia de la OTAN que administra la flota de AWACS, dijo que esperaba firmar en diciembre un contrato por valor de 750 millones de dólares con el fabricante estadounidense Boeing para extender la vida útil de estas aeronaves de alerta temprana hasta 2035, cantidad a la que habría que sumar otros 250 millones de dólares adicionales en concepto de diseño y experimentación.

En la misma comparecencia afirmó que era crucial decidir si de verdad merecía la pena mantener en servicio y modernizar aeronaves que habían comenzado a volar en los años 70 y 80 o si, por el contrario, era más beneficioso invertir en una nueva flota de aparatos de alerta temprana con mayores capacidades.

Los aviones AWACS se encuentran entre los pocos activos militares propiedad de la Alianza y operados por la propia OTAN, en lugar de hacerlo los socios a título individual. Se utilizan para llevar a cabo misiones como la vigilancia aérea, el apoyo a las operaciones de lucha contra el terrorismo, las evacuaciones y la respuesta a las crisis.

Gschossmann dejó caer que la OTAN podría seguir el ejemplo de Gran Bretaña y Turquía en la compra del los nuevos Boeing E-7, aparatos, según él lo suficientemente grandes como para permitir un crecimiento futuro en caso de que más adelante se decidiese implementar nuevas capacidades como la operación de drones para la vigilancia ampliada. Según este funcionario:

«Tenemos que asegurarnos de que adquirimos un sistema que tenga potencial de crecimiento, pero que también, por razones financieras y de tiempo, se base en las capacidades existentes»

La OTAN está considerando la cuestión del reemplazo de AWACS como parte de un estudio más amplio relacionado con la vigilancia del espacio aéreo, pero el proceso se ha prolongado debido la irrupción de nuevas amenazas y al ritmo de los avances tecnológicos, que hace muy difícil prever los escenarios futuros con una certeza razonable. En cualquier caso, dado que Francia y los Estados Unidos también operan aviones E-3A y podrían comprar aviones E-7 en los próximos años, estas compras podrían contribuir a reducir el precio unitario de cada aparato, facilitando la adquisición por parte de la Alianza.