La US Navy asigna los contratos para la fase de estudio del programa CHAMP

El Programa CHAMP busca diseñar un casco común para la mayor parte de embarcaciones auxiliares de la US Navy

Los futuros buques basados en el diseño que nazca del programa CHAMP deberán sustituir a varias clases de navíos en servicio, lo que obligará a crear un diseño de compromiso. Imagen - US Navy
  • VT Halter Marine, Bollinger Shipyards, General Dynamics NASSCO y Phily Shipyards han ganado partidas cercanas a los 3 millones de dólares para iniciar la fase de estudio del programa CHAMP de la US Navy.
  • El Programa CHAMP busca diseñar un casco común para la mayor parte de embarcaciones auxiliares de la US Navy.
  • Se trata de un programa vital que en las próximas décadas podría afectar a más de 60 buques.
  • El diseño de una única plataforma permitiría grandes ahorros gracias a las economías de escala.

VT Halter Marine, una compañía propiedad de la rama estadounidense de la compañía procedente de Singapur ST Engineering, Bollinger Shipyards, General Dynamics NASSCO y Phily Shipyards han sido los cuatro astilleros agraciados por parte del Mando de Sistemas Navales de los EE. UU. con contratos destinados a realizar los estudios de diseño previos del vital programa CHAMP, acrónimo de Common Hull Auxiliary Multi-Mission Platform 0 Casco Común para la Plataforma de Misión Auxiliar, un intento por racionalizar los costes de diseño y adquisición de los buques auxiliares de la US Navy sin parangón hasta la fecha.

El Programa CHAMP, lanzado en 2018 por la US Navy, prevé utilizar una única plataforma sobre la que se diseñarán los buques que han de sustituir a aquellos buques auxiliares que se van a dar de baja en los próximos años. Se trata de un programa iniciado por la US Navy en 2018 y destinado a encontrar un diseño común que permita el reemplazo de varios tipos de embarcaciones auxiliares que ahora se acercan al final de su vida útil: buques hospital, buques de mandos y control, abastecimiento, apoyo a submarinos… En total se calcula que el nuevo diseño, si llega a implementarse, podría ser compartido por hasta 60 nuevas embarcaciones, que tendrían una gran comunalidad de componentes al compartir la misma base en cuanto a casco, materiales y sistema de propulsión.

Letalidad Distribuida

Se espera que la fase de diseño, previa a la elección del modelo ganador, dure hasta 2022, eligiéndose el diseño ganador en 2023, lo que llevaría a la empresa vencedora a hacerse con un jugoso contrato de diseño final, tras lo cual la construcción del primer buque basado en el CHAMP se iniciaría ya en la década de 2030. No obstante, los medios estadounidenses especulan con la intención de la US Navy de acortar sensiblemente los plazos para poder cumplir con las nuevas necesidades de una armada que se está configurando para una competición entre grandes potencias muy diferente de la etapa anterior, en la que tenían garantizado el dominio positivo del mar.

Se espera, de hecho, que el contrato para la construcción de la primera unidad dotada del nuevo casco se firme en fecha tan temprana como 2021, lo que sometería a un significativo estrés a las empresas participantes en un momento en el que, entre otras cosas, se está debatiendo acerca de si realmente va a ser un único casco o dos diferentes en función de si han de estar optimizados para transportar un gran volumen de mercancías o para alojar a personal.