Australia logra desembarcar un carro de combate M1A2 Abrams mediante una lancha LCM-1E similar a las utilizadas por la Armada Española

Australia prueba las LCM-1E con un carro de combate Abrams. Fuente - Royal Australian Navy
  • La Royal Australian Navy ha utilizado por primera vez una lancha de desembarco LCM-1E para transportar un carro de combate M1A1 Abrams.
  • Las imágenes han sido compartidas por el comandante de la Royal Australian Navy en su cuenta de Twitter.
  • Las pruebas se realizaron con tiempo apacible y buena mar.

La Royal Australian Navy ha utilizado por primera vez una lancha de desembarco LCM-1E para transportar un carro de combate M1A1 Abrams y realizar operaciones de desembarco anfibio en el marco del ejercicio Talisman Sabre 2019.

El ejercicio bianual Talisman Sabre, que Australia realiza junto con los Estados Unidos, es el más grande, por volumen de unidades implicadas, de cuantos realiza este país y tiene como objetivo mejorar la preparación para el combate y la interoperabilidad entre las fuerzas armadas de ambas naciones. La mayoría de las actividades de esta edición del ejercicio se llevaron a cabo en el Área de Entrenamiento de la Bahía de Shoalwater y en la región circundante en Queensland Central.

Como parte de las operaciones ambas fuerzas armadas colaboraron para llevar a cabo un desembarco anfibio en Stanage Bay, Queensland. Fue allí en donde la lancha de desembarco, de diseño español, logró transportar un carro de combate M1A2 Abrams desde el buque de desembarco helitransportado HMAS Canberra (L02), gemelo de nuestro L-61 Juan Carlos I y situarlo en la playa sin contratiempos.

En los últimos años se ha debatido mucho sobre la capacidad de estas lanchas de mover carros de combate Leopard 2E, con un peso de 62,5 toneladas y, a pesar de que se han llevado a cabo ejercicios, la duda no recae en la capacidad de que el buque mantenga la flotabilidad o sea capaz de navegar con uno de dichos vehículos, sino en qué condiciones de mar puede hacerlo con seguridad. El Abrams utilizado, aparentemente un M1A2, tiene un peso similar al del carro español y los ejercicios se llevaron a cabo con buena mar y un tiempo apacible, por lo que la duda no se ha despejado. Sin embargo, no deja de ser un punto a favor de las LCM-1E que los australianos se atrevan a llevar a cabo estas prácticas.

BPE L-61 «Juan Carlos I»

El LCM-1E es parte de la HMAS Canberra (L02), una clase de barco de dos barcos Landing Helicopter Dock (LHD) construidos para la Royal Australian Navy (RAN). La plataforma del pozo llevará hasta cuatro LHD Landing Craft (LLC) LCM 1E, que se pueden lanzar y recuperar en condiciones hasta el Estado del Mar 4.

Las LCM-1E son embarcaciones de desembarco de tamaño mediano diseñadas específicamente para operar desde los muelles del BPE y están pensadas para transportar grandes cantidades de carga, tropas y equipos entre el barco y la costa. Pueden ser operadas por una tripulación de tres a cuatro personas. Miden 23,3 m de eslora (21,27 m en la línea de flotación) y 6,4 m de manga. Su calado total es de 2,8 m y el desplazamiento a plena carga es de 110 toneladas. Precisamente el gran problema a la hora de transportar un carro de combate consiste no en la capacidad de carga total, sino en el reparto de la misma y en cómo afecta al centro de gravedad y, por tanto, a la estabilidad del buque.

Con todo, las LCM-1E pueden transportar diferentes combinaciones de carga de carga, incluyendo carros de combate como el Leopard 2E o el Abrams; un obús M109 A2 y un vehículo de reabastecimiento M992; dos AAV; seis VLTT tipo HUMMER; dos obuses M109 A2; dos camiones pesados ​​C10T con remolque; dos vehículos tipo PIRANHA; un camión pesado y tres vehículos HUMMER; un camión mediano con contenedor de 20t; o una compañía de Infantería de Marina al completo.