El FCAS se optimizará para operar desde portaaviones

No se ha especificado si estas mejoras afectarán a toda la flota o si por el contrario se desarrollarán dos variantes diferenciadas.

Imagen del futuro NFG del FCAS despegando de un portaaviones. Infografía publicada por Dassault.
  • Para su desarrollo se tomarán en cuenta las lecciones aprendidas gracias a los programas Étendard, Super Étendard y Rafale.
  • Contará con una estructura protegida contra las emisiones electromagnéticas y la corrosión, así como con un tren de aterrizaje reforzado, preparado para operar desde portaaviones CATOBAR.
  • No se ha especificado si estas mejoras afectarán a toda la flota o si por el contrario se desarrollarán dos variantes diferenciadas.

El NFG (New Generation Fighter), componente clave del proyecto FCAS (Future Air Combat System) que está siendo desarrollado conjuntamente por Dassault Aviation y Airbus será optimizado desde la mesa de diseño para llevar a cabo operaciones desde portaaviones, algo lógico teniendo en cuenta no solo que Francia está ya trabajando en el sustituto del Charles de Gaulle.

Los ingenieros del consorcio que está trabajando en el FCAS utilizarán para su desarrollo las lecciones aprendidas durante estos años mediante los programa Dassault Étendard, Dassault Super Étendard y Dassault Rafale, los cuales han permitido acumular ingentes cantidades de datos sobre temas clave como la resistencia a la corrosión, los despegues mediante catapultas, los aterrizajes y recogidas mediante cables elásticos, todo lo cual impone una serie de requisitos en el diseño muy diferentes de los que tienen los aviones destinados a operar desde tierra.

Airbus lanza una iniciativa de innovación en torno al FCAS para preparar la defensa europea del futuro

Otro aspecto que varía respecto a los aviones convencionales tiene que ver con la compatibilidad electromagnética, pues los radares y radios de los buques de guerra generan fuertes señales electromagnéticas, lo que obliga a blindar contra estas toda la estructura del avión bajo riesgo de fallo. Se espera que el NGF cuente con blindaje contra este tipo de señales desde su concepción. También se espera por ejemplo que el NGF cuente con un tren de aterrizaje reforzado.

España se une oficialmente al programa FCAS

Lo que no se ha especificado por el momento es si estos requisitos, que suelen supone una importante inversión y un sobrecoste en cada unidad respecto a las variantes convencionales (solo hay que atender a lo que ocurre con los F-35A y F-35C) se aplicarán a todos y cada uno de los futuros NFG o sí por el contrario se van a desarrollar dos variantes, una específica para la Marine Nationale (único socio del proyecto que cuenta con un portaaviones CATOBAR)  y otra para el resto de socios.