Australia destinará más de 3.000 millones de dólares adicionales a sus unidades de élite

Las nuevas partidas permitirán dotar al servicio de nuevos equipos, además de mejorar su entrenamiento y capacidad de despliegue

  • Australia destinará más de 3.000 millones de dólares australianos adicionales a sus unidades de élite durante las próximas dos décadas.
  • Las nuevas partidas permitirán dotar al servicio de nuevos equipos, además de mejorar su entrenamiento y capacidad de despliegue.
  • El anuncio de este nuevo aumento presupuestario se produce en un marco de crecientes tensiones militares con China.

La capacidad de las fuerzas especiales de Australia para hacer frente de forma rápida y discreta a las amenazas de seguridad en la región Indo-Pacífico se verá reforzada con nuevos equipos de alta tecnología, incluidos aviones no tripulados, nuevo armamento y sistemas de comunicaciones, en el marco de un programa que se extenderá por dos décadas y que supondrá una inversión adicional que se cifra en más de 3.000 millones de dólares australianos (2.030 millones de dólares).

El gobierno encabezado por Scott Morrison, perteneciente al Partido Liberal y en el poder desde agosto de 2018 ha aprobado la primera etapa de lo que se ha denominado como Proyecto Greyfin. En esta primera fase se han comprometido, durante los próximos cuatro años, un total de 500 millones de dólares que se destinarán a garantizar, por parte de las unidades de operaciones especiales aussies, el acceso a la mejor inteligencia del campo de batalla, tecnología y entrenamiento.

La idea es la de continuar elevando el nivel técnico y humano del SAS hasta el nivel de sus homólogos británicos o, especialmente, estadounidenses, con la vista puesta en los Navy Seal y la Delta Force. Se pretende así dotar al servicio de una capacidad de despliegue global que permita hacer frente a cualquier amenaza y regresar al país en 24 horas si fuese necesario, pensando, entre otras, en situaciones con rehenes.

La construcción de la clase Hunter para la Royal Australian Navy comenzará en 2020

El anuncio de este nuevo aumento presupuestario se produce en un escenario de crecientes tensiones en la región Indo-Pacífico, con Australia y Estados Unidos denunciando la conducta china en el Mar de la China Meridional hace escasos días, así como la militarización de los archipiélagos en disputa y las «actividades disruptivas» contra proyectos pesqueros, petroleros y gasísticos internacionales, a lo que se suma el temor a que el país asiático instale una nueva base militar en Camboya a China la semana pasada por conducta «coercitiva» en el Mar del Sur de China, incluida la militarización de las islas en disputa y las «actividades disruptivas» dirigidas a proyectos de petróleo y gas, y pesca internacional.

En este marco, el Proyecto Greyfin, que incluye la adquisición de nuevos sistemas de combate, vehículos no tripulados, chalecos antibalas, armas, tecnologías de buceo y equipos de comunicaciones permitirá que el SASR australiano cuente con los medios necesarios para desplegarse en cuestión de horas en cualquier punto de la región, lo que contribuirá a la defensa australiana, especialmente en escenarios de «Zona Gris», en los que las unidades de Operaciones Especiales, por la dificultad de atribución y discreción, son claves.

Además de los equipos citados, también serán adquiridos nuevos equipos de paracaidismo, equipos médicos y se mejorará el entrenamiento. Por último, se pretende que los nuevos helicópteros del servicio puedan ser desplegados a bordo de aviones de transporte C-17, lo que aportará un componente estratégico al SASR del que ahora carece.