Comienza el corte de chapa de la segunda fragata Type-26 para la Royal Navy

El inicio de los trabajos de construcción de la segunda de las ocho fragatas type-26 previstas para la Royal Navy ha dado comienzo con una ceremonia en el río Clyde

Infografía de las futuras fragatas Type-26 de la Royal Navy. Fuente . BAE Systems.
  • Comienza el corte de chapa de la segunda fragata Type-26 para la Royal Navy
  • El inicio de los trabajos de construcción de la segunda de las ocho fragatas type-26 previstas para la Royal Navy ha dado comienzo con una ceremonia en el río Clyde.
  • La primera chapa de acero de la futura HMS Cardiff se cortó en el astillero Govan, propiedad del contratista principal BAE Systems y el mismo lugar en el que se están ensamblando los primeros bloques de la HMS Glasgow, primera de su clase.

La construcción de la que será la segunda unidad de la clase Type 26 británica ha dado inicio oficialmente mediante una pequeña ceremonia en las instalaciones que BAE Systems, contratista principal del buque, posee en Govan. Hasta el momento, el gobierno del Reino Unido ha otorgado contratos a la empresa para la construcción de tres unidades de la nueva clase, de las ocho que se espera entren en servicio a lo largo de la próxima década y media.

Se espera además que la adjudicación de un segundo lote, previsiblemente también de tres unidades, se produzca a lo largo del próximo año, aunque según el planning manejado por la Royal Navy el primer buque de la serie no entrará en servicio hasta 2025, haciéndolo los siguientes en ejercicios posteriores a un ritmo cercano a la unidad por año.

Armadas huecas

los nuevos buques Type 26 deben sustituir a las viejas fragatas de Type 23. La clase Duke, que ha estado en servicio desde la segunda mitad de los años 80 se verá así relevada por unos buques con una eslora veinte metros mayor, con 2.000 toneladas de desplazamiento adicional y que, al igual que los buques a los que sustituyen, estarán equipados con sonar a proa y remolcado. Además, contarán como armamento antiaéreo con el sistema Sea Ceptor y con un cañón de 5 pulgadas como armamento principal.

Las tribulaciones misilísticas de las fragatas F-110

Por supuesto, han sido diseñadas con la polivalencia en mente, por lo que podrán instalarse módulos de misión integrados en contenedores estándar y podrán operar con helicópteros medios y pesados, incluyendo los Chinook, los Merlin y los Wildcat.

Aunque todavía no se conoce con exactitud el coste de cada unidad, pues una cosa es el coste de los primeros buques de una serie y otra el coste final, se espera que sea bastante comedido a tenor de las economías de escala que se generarán una vez este diseño se ha impuesto en los concursos canadiense y australiano.