Japón adquiere oficialmente 42 cazabombarderos SVTOL F-35B Lightning II para operar desde sus portaaeronaves

Se apunta a un precio unitario de 132 millones de dólares

El F-35B es, ahora mismo, una plataforma única
El F-35B es, ahora mismo, una plataforma única. Eso coloca a los países como España, que habían confiado en el Sea Harrier para equipar a su aviación naval en una tesitura complicada en la que o bien optan por una solución muy costosa -adquirir el F-35B- o bien renuncian a un componente que se ha demostrado vital. Además, por sus capacidades, el F-35B es un sistema desestabilizador, capaz de alterar el equilibrio regional, como está demostrando el interés de países como Japón, que podrían introducirlos en sus Izumo. Foto - US Marine Corps
  • Después de años de rumores y confirmaciones más o menos tácitas, el Ministerio de Defensa de Japón ha formalizado la adquisición de un total de 42 cazabombarderos SVTOL de quinta generación Lockheed Martin F-35B Lightning II.
  • El coste unitario se ha fijado en 132 millones de dólares, aunque no se han dado a conocer los detalles concretos, como si incluye la motorización, equipos auxiliares, formación, etcétera.
  • Los aparatos estarán destinados a operar desde los «destructores» de la clase Izumo (JS Izumo y JS Kaga), que serán modificados para poder trabajar con los nuevos aparatos.

Tras años de rumores, desmentidos y confirmaciones más o menos tácitas, la adquisición por parte del Ministerio de Defensa de Japón de un total de 42 cazabombarderos SVTOL de quinta generación se ha confirmado. El país oriental se hará con un lote de aparatos que tendrán exactamente las mismas especificaciones que sus homólogos del USMC, lo que permitirá maximizar la compatibilidad e interoperabilidad entre ambas fuerzas aeronavales.

Todavía no se conocen los detalles exactos de la operación, aunque se ha apuntado a un precio unitario de 132 millones de dólares (14.000 millones de yenes). Sin embargo, el coste final podría variar dado que no se ha especificado si en el acuerdo se ha incluido el mantenimiento, el apoyo a la operación, la capacitación de los pilotos y mecánicos, repuestos o equipos auxiliares, armamento y demás.

Japón formaliza el pedido de 105 Lockheed Martin F-35 adicionales

La adquisición de estos aparatos era una noticia esperada, toda vez que los trabajos de adecuación del Izumo se habían aprobado en diciembre del pasado año. Una vez los aparatos estén operativos y los dos buques destinados a operarlos estén en servicio, Japón contará por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial con aviación de ala fija embarcada. Lo que es más, siguiendo su ejemplo es previsible que Corea del Sur haga lo propio durante la próxima década, como parte de un movimiento concertado por el cual los aliados de los EE. UU. en la región se están dotando de portaaviones ligeros que ayuden a los CVN de la US Navy en un hipotético conflicto con la República Popular de China, como explicamos al hablar de la Letalidad Distribuida y la Third Offset Strategy.

Con el nuevo acuerdo, el país asiático se convertirá en el segundo operador del cazabombardero Lockheed Martin F-35 solo por detrás de los EE. UU., pues a estos 42 aparatos hay que unir los 105 F-35A que el gobierno nipón había acordado adquirir el pasado mes de mayo.

Además del nuevo contrato, buena parte del cual se fabricará en Japón, el país sigue interesado en la propuesta de la compañía norteamericana de fabricar un aparato basado en el F-22 Raptor, modificado para Japón, a la vez que están desarrollando modelos autóctonos como el Mitshubishi ATD-X y el Mitshubishi F-3.