Japón también tendrá armas en el espacio

Japón planea situar un satélite interceptor en órbita a mediados de la próxima década

  • Japón planea situar un satélite interceptor en órbita a mediados de la próxima década.
  • El Gobierno nipón está considerando diversas formas de disuadir a China en la incipiente carrera por militarizar el espacio.
  • Si lleva a cabo su proyecto, se uniría a países como Francia que en las últimas semanas han anunciado proyectos encaminados a protegerse frente a cualquier agresión que pueda sufrir su red de satélites.

El Gobierno de Japón está considerando lanzar un satélite a lo largo de la próxima década, especialmente diseñado para interceptar los satélites militares de países extranjeros en caso de emergencia, como parte de los esfuerzos para fortalecer la disuasión en medio de una creciente amenaza militar en el espacio exterior. Las pruebas antisatélites chinas, rusas e hindúes, unidas a los recurrentes anuncios sobre nuevas armas y el creciente papel que el dominio espacial tiene en la defensa están forzando a Japón a mover ficha.

El gobierno planea tomar una decisión formal sobre el tema de dicho satélite interceptor a finales del presente año fiscal, de tal forma que el ingenio esté listo para lanzarse a mediados de la década de 2020. Tal premura se entiende pues sin satélites, y hasta que se desarrollen nuevas tecnologías que permitan mantener las comunicaciones civiles y militares en ambientes degradados o de negación, la defensa del país quedaría en entredicho. Japón actualmente opera varios tipos de satélites de recolección de información, comunicaciones y posicionamiento, de los que depende para llevar a cabo operaciones militares, pero también para las tareas de protección civil.

Dado que en la actualidad el país no cuenta con ninguna capacidad de autodefensa en el dominio espacial y que todos sus principales rivales están desarrollando ingenios destinados a destruir o inutilizar los satélites de otros países, el Gobierno Japonés está considerando introducir un tipo de satélite que pueda desactivar las operaciones de los satélites militares de otros países, aunque todavía se desconoce si será un satélite armado, o funcionará impactando contra los satélites que supongan una amenaza o de qué otra forma podrían llevar a cabo esta misión.

La Ministra de Defensa francesa presenta su nueva estrategia de defensa espacial

Lo que sí ha quedado claro es que ya este mismo año comenzarán las investigaciones destinadas al diseño de un satélite capaz de desactivar los satélites enemigos bien sea mediante brazos robóticos, ondas electromagnéticas o ataques cinéticos, entre las varias opciones que se pueden manejar. De hecho, la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón ha desarrollado en los últimos años una tecnología de brazo robótico y, como han dicho fuentes gubernamentales en referencia a este tema: «Japón debería aprovechar al máximo sus propias capacidades».

Hasta entonces esperan también poder desarrollar un sistema de defensa que a partir de aviones de alerta temprana o estaciones terrestres, utilizando ondas electromagnéticas, permita degradar las señales enemigas y el control sobre sus satélites.

Una vez más, y como viene sucediendo con regularidad en los últimos años, es posible que Japón tenga que cambiar sus leyes para implementar estos nuevos proyectos militares. En 1969, su Parlamento adoptó una resolución que estipula que el desarrollo espacial debería limitarse a fines pacíficos. A pesar de que en 2008 se aprobó una nueva legislación llamando a promover el desarrollo y uso del espacio para contribuir a la seguridad nacional, basado en el principio exclusivamente orientado a la defensa de Japón, queda por ver si estas nuevas armas, por más que tengan vocación defensiva, encajan en el estricto marco legal del país.