Raytheon, Rheinmetall y Pratt & Miller se asocian para competir en el programa OMFV del US Army

El programa OMFV (Optionally Manned Fighting Vehicle) busca reemplazar al IFV Bradley a partir de 2026

IFV Lynx. Fuente - Rheinmetall
  • Raytheon, Rheinmetall y Pratt & Miller se asocian para competir en el programa OMFV del US Army.
  • El programa OMFV (Optionally Manned Fighting Vehicle) busca reemplazar al IFV Bradley a partir de 2026.
  • El modelo presentado al concurso se desarrollará sobre la base del LYNX, diseñado por Rheinmetall y fabricado en los EE. UU.

Raytheon y Rheinmetall se están asociando con Pratt & Miller Defense, con sede en Detroit, para participar en el concurso OMFV (Optionally Manned Fighting Vehicle) del US Army, según han anunciado ambas empresas el pasado día 13 de agosto. Se espera que el vehículo ganador del programa OMFV reemplace al vehículo de combate de infantería Bradley a partir del año fiscal de 2026.

Familias Acorazadas

El proyecto presentado por Raytheon y Rheinmetall, que parte con importantes posibilidades de hacerse conn el contrato dada la solidez del concepto, se beneficiará ahora de las capacidades de Pratt & Miller, una empresa que, según Brad Barnard, de Raytheon, aportará al equipo una experiencia y un conocimiento de ingeniería extraordinarios para garantizar que el LYNX pueda soportar las duras condiciones del campo de batalla.

Según afirmó, además:

«Nuestras tropas merecen el vehículo de combate más seguro y avanzado posible, y eso es exactamente lo que entregaremos».

En 2018, Raytheon y Rheinmetall unieron fuerzas para ofrecer el LYNX, un vehículo blindado de combate de última generación, diseñado para abordar los desafíos críticos del futuro campo de batalla. Se trata de un sistema diseñado con una importante capacidad de crecimiento que le permita acoger nuevas tecnologías durante toda la vida útil del vehículo, así como operar con menores costos del ciclo de vida.

La Batalla Multidominio

El reemplazo del Bradley es una competición entre tres vehículos de combate de infantería que ya están desplegados en diferentes ejércitos o que ya están siendo fabricados por la industria (caso del propio Lynx): el CV-90 Mk IV, el Griffin III y el Lynx KF41.

Sin embargo, no será tan sencillo, ya que esos vehículos tendrán que someterse a un considerable remodelamiento, aplicando tecnologías que se están desarrollando en los laboratorios del US Army y de la industria, para hipotéticamente disminuir el peso en varias toneladas respecto a las versiones que se presentaron en octubre de 2018 en la AUSA.

Carros de Combate y Vehículos Blindados

A su vez esa reducción de peso no irá en menoscabo de la protección y potencia de fuego respecto a las versiones más pesadas de esos vehículos. Por ejemplo, el Lynx presentado en octubre de 2018 tenía un peso de 46 toneladas, alcanzando 55 toneladas en las más pesada, pero con las tecnologías de nuevos materiales y blindajes explorados en los laboratorios del ejército, podría reducirse el peso de cada vehículo en unas 8 toneladas, pero al nada desdeñable coste económico de un millón de dólares por tonelada reducida.

La reducción de peso se lograría además mediante diseños de torretas que pasarían de ser tripuladas a otras no tripuladas, o por torretas remotas por estación de armas, pero que tienen las desventajas de ser más vulnerables, difíciles de operar, proporcionando menos conciencia situacional, más complicadas de reparar, etc.

En cualquier caso, con la incorporación de Pratt & Miller, el consorcio fabricante del LYNX da un importante paso adelante a la hora de asegurar que el modelo final esté a la altura de las exigencias de un concurso que promete un vehículo revolucionario.