Rusia prueba con éxito los misiles Bulava y Sineva

Las pruebas, aunque rutinarias, se han llevado a cabo en un marco de creciente tensión relacionado con el abandono del Tratado INF y las recientes pruebas por parte de los EE. UU. de una variante de lanzamiento terrestre del misil de crucero Tomahawk

Misil R-30 Bulava
  • Los submarinos de la flota estratégica rusa K-114 Tula (Proyecto 667BDRM Delta IV) y K-535 Yuri Dolgoruky (Proyecto 955 Borei) han realizado en las pasadas horas sendos lanzamientos de misiles R-29RMU Sineva y R-30 Bulava, en ambos casos finalizando su vuelo de prueba con éxito.
  • La confirmación del lanzamiento llegó por parte de personal del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa ayer, sábado 24 de agosto y según el comunicado, ambos misiles fueron lanzados desde el Ártico y desde el Mar de Barents a objetivos en Arkhangelks y Kamchatka.
  • Las pruebas, aunque rutinarias, se han llevado a cabo en un marco de creciente tensión relacionado con el abandono del Tratado INF y las recientes pruebas por parte de los EE. UU. de una variante de lanzamiento terrestre del misil de crucero Tomahawk.

Los submarinos de la flota estratégica rusa K-114 Tula (Proyecto 667BDRM Delta IV) y K-535 Yuri Dolgoruky (Proyecto 955 Borei) han realizado en las pasadas horas sendos lanzamientos de misiles R-29RMU Sineva y R-30 Bulava, en ambos casos finalizando su vuelo de prueba con éxito, según ha comunicado el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa.

Los EE. UU. prueban la versión de lanzamiento terrestre del misil Tomahawk

El SLBM (Misil Balístico de Lanzamiento Submarino) R-30 Bulava es un misil alimentado por combustible sólido y que ha sido desarrollado expresamente para dotar a los submarinos del Proyecto 955 Borei. Se trata del modelo más moderno del arsenal estratégico ruso y durante su desarrollo ha sufrido notables problemas, que ya parecen superados. Sobre el papel tiene la capacidad de transportar hasta 10 ojivas de 150 kilotones cada una, aunque en la práctica varias de ellas son señuelos para despistar a los sistemas ABM. Tiene un alcance de 8,000 kilómetros, lo que le permite alcanzar cualquier parte de CONUS desde las zonas de despliegue habitual de los SSBN rusos.

Por su parte, el SLBM RSM-54 Sineva, desarollado por la Oficina de Diseño Makeyev, lleva en servicio desde 2007 y constituye, hasta que el Bulava se generalice, la espina dorsal del sistema de segundo ataque ruso, dada su fiabilidad. Puede portar de cuatro a diez ojivas de hasta 100 kilotones y es capaz de alcanzar distancias de hasta 8.300 kilómetros.

La Segunda Era Nuclear

Estas pruebas son, en parte, una respuesta al lanzamiento por parte de los Estados Unidos de una variante de lanzamiento terrestre del misil de crucero Tomahawk después de que el Tratado INF que impedía ese tipo de pruebas dejase de estar en vigor. Después de dicha prueba el presidente ruso, Vladimir Putin, había amenazado con llevar a cabo pruebas de armas similares por parte de su país y, aunque el lanzamiento de SLBM no es comparable, no cabe duda de que se ha aprovechado un ejercicio rutinario para demostrar la capacidad disuasiva del arsenal ruso en un momento de incertidumbre sobre el futuro del equilibrio nuclear, mientras pasamos de la primera a la segunda Era Nuclear, definida por: 1) El reducido tamaño de los arsenales (en relación a lo visto durante la Guerra Fría); 2) La aparición de nuevos jugadores, lo que complica el cálculo estratégico y provoca la aparición de triadas; 3) Una creciente dificultad para alcanzar acuerdos de control de armamentos; 3) Que aumente la importancia de las defensas estratégicas, y; 4) La aparición de una asimetría estratégica.