Putin ofrece el Su-57 a Turquía

Cazabombardero Sukhoi Su-57
  • Tras ser oficialmente expulsado del Programa F-35, Turquía necesita bien un socio tecnológico que colabore en el programa de desarrollo del avión de quinta generación en que están trabajando, bien adquirir este tipo de aparatos en el extranjero.
  • La Fuerza Aérea Turca se encuentra en una situación muy complicada después de la purga que Erdogan promovió tras el intento de golpe de Estado de 2016 y que llevó a la expulsión o encarcelamiento de buena parte de los pilotos turcos.
  • Rusia, por su parte, necesita clientes para la versión de exportación del Su-57, recién presentada en el Salón Aeronáutico MAKS 2019, que se están llevando a cabo estos días en Moscú.

La última reunión entre los presidentes de Rusia y Turquía ha incluído, según se ha hecho público, negociaciones sobre un posible aumento en la cooperación que ambos estados llevan a cambio en materias como industria espacial y aeronáutica, en busca de una relación más estrecha entre dos países cada vez más ligados y dependientes el uno del otro.

Ha sido el propio Presidente ruso, Vladimir Putin, quien ha presentado a Erdogan a una serie de directivos de la industria de defensa rusa, así como altos oficiales de sus Fuerzas Armadas aprovechando la celebración del Salón Aeronáutico MAKS 2019, tras lo que se ha dirigido a la prensa con las siguientes palabras:

«Conocemos sus planes [de Turquía] para el desarrollo de un sector de alta tecnología en el país. Podríamos combinar nuestros esfuerzos en las áreas que tienen más demanda».

Tras ser oficialmente expulsado del Programa F-35, Turquía necesita bien un socio tecnológico que colabore en el programa de desarrollo del avión de quinta generación en que están trabajando, bien adquirir este tipo de aparatos en el extranjero, siendo una de las opciones más lógicos tanto por su madurez -está entrando en servicio con la Fuerza Aérea Rusa- como por los lazos que unen a ambos países tras adquirir Turquía el sistema antiaéreo S-400, el Su-57, cuya variante de exportación denominada Su-57E fue presentada hace escasas horas.

Rosoboronexport presentará la variante de exportación del Su-57 en MAKS 2019

No hay que olvidar que la Fuerza Aérea Turca se encuentra, pese a sus medios, en una situación muy complicada después de la purga que Erdogan promovió tras el intento de golpe de Estado de 2016 y que llevó a la expulsión o encarcelamiento de buena parte de los pilotos turcos. Ahora, para sus reconstrucción necesitan no solo de nuevas aeronaves de cara al futuro, sino también entrenar a una nueva generación de oficiales que se haga cargo del manejo de dichos aparatos, por lo que la situación es propicia para cuadrar el círculo lanzando un programa a largo plazo que: 1) Desarrollo la industria aeronáutica nacional; 2) Dote a la Fuerza Aérea de un cazabombardero de quinta generación; 3) Deje tiempo suficiente como para capacitar a pilotos y personal técnico.

Según Dmitry Shugayev, Jefe del Servicio Federal Ruso de Cooperación Militar y Técnica:

“Continuaremos hablando sobre temas en la agenda y, por supuesto, abordaremos los S-400. Hablaremos sobre cómo podemos pasar por una fase más avanzada en el Su-35 y la posible adquisición de Su-57″.

Durante la feria, no obstante, Putin no solo presentó el Su-57E a Erdogan, sino también el Su-35, la variante más avanzada de los veteranos Su-27, una avión de generación 4+++, así como helicópteros de combate Ka-52 y de transporte pesado Mi-38 y medio Ka-62.

Tras la visita también Erdogan tuvo su oportunidad de hablar, explicando que:

“Una de las características más importantes de los pasos que damos con Rusia es la producción conjunta. Hemos visto esto en los S-400. La capacitación de nuestro personal está en curso. Queremos continuar esta colaboración en muchas áreas de la industria de defensa, ya sea produciendo aviones de pasajeros o aviones de combate. El espíritu de solidaridad es clave aquí. En nuestras reuniones de hoy, tuvimos la oportunidad de discutir qué pasos podríamos tomar en varios campos dentro de la industria de defensa y qué podríamos hacer para aumentar nuestra colaboración».

Además, Erdogan habló sobre el volumen de intercambios comerciales entre ambos países, que ha alcanzado ya los 25.000 millones de dólares, una cifra que espera aumentar hasta los 100.000 millones en pocos años gracias no solo a la cooperación industrial, sino al aumento del flujo de turistas rusos, que ven en la costa sur del Mar Negro un destino muy atractivo.

Turquía es expulsada del Programa F-35

Por último, se produjo la declaración más esperada, que venía a confirmar las palabras de Putin y que parece confirmar que los aviones de combate ruso, de una forma u otra, lucirán los colores de la Fuerza Aérea Turca en el futuro próximo:

“Hablamos sobre la cooperación en el Su-35 y el posible trabajo conjunto en el nuevo Su-57. Tenemos muchas oportunidades».

Sin duda, tras la salida del Programa F-35 y la adquisición del sistema S-400, dotarse con aviones de combate rusos y, lo que es más, fabricar parte de los mismos en el propio país, sería un terremoto más dentro del lento pero constante movimiento tectónico que está alejando poco a poco a Turquía de Occidente desde la llegada de Erdogan al poder y desde que la Unión Europea le cerrase las puertas a una posible entrada dado su creciente autoritarismo y el rechazo que el auge del Islamismo producía entre buena parte de los socios.