QinetiQ ayudará a la Royal Navy a hacer que sus buques y submarinos sean «invisibles»

Se ha hecho con un contrato por valor de 18,7 millones de libras (20,64 millones de euros) para desarrollar el programa OASIS destinado a analizar y reducir la firma sonora, radárica y electromagnética de los buques de la Royal Navy

El Reino Unido, a pesar de su complicada situación política, está poniendo todo de su parte para mantener unas capacidades submarinas sobresalientes. En la imagen, una SSN clase Astute. Foto - BAE Systems.
  • La multinacional británica del sector de la defensa QinetiQ ayudará a la Royal Navy a hacer que los buques de guerra y los submarinos británicos sean «invisibles», aumentando su discreción.
  • Se ha hecho con un contrato por valor de 18,7 millones de libras (20,64 millones de euros) para desarrollar el programa OASIS destinado a analizar y reducir la firma sonora, radárica y electromagnética de los buques de la Royal Navy.
  • De tener éxito, la mejora en la discreción de la flota permitiría luchar con notable ventaja frente a los enemigos.

La multinacional británica del sector de la defensa QinetiQ se ha hecho con un contrato por valor de 18,7 millones de libras (20,64 millones de euros) para desarrollar el programa OASIS (Operational Assessment of Signatures Informing Susceptibility) encaminado a analizar las firmas acústica y radar de todos los buques de combate de la Royal Navy.

El proyecto afectará tanto a los buques de superficie como a los submarinos y se lleva a cabo con la intención de lograr una notable reducción en el nivel tanto de ruido, como de refracción al radar en los próximos años. De tener éxito, este programa supondría un importante logro para la Royal Navy, al mejorar en mucho la capacidad de supervivencia y letalidad de sus buques.

Submarinos de ataque

El comodoro Martyn Williams, de la Royal Navy, dijo a propósito del nuevo contrato:

«La capacidad de mantener un conocimiento profundo sobre las firmas acústica y electromagnética de un barco o submarino resulta esencial para mantener una ventaja decisiva en la batalla: podemos ver a nuestros enemigos antes de que nos vean a nosotros, pero no solo eso: Los datos que recopilemos hoy informarán a la flota del mañana y nos darán la información que necesitamos para responder a las nuevas amenazas al ritmo que se van produciendo».

Por su parte, Steve Fitz-Gerald, Director de QinetiQ para sistemas navales y terrestres, dijo:

“En un mundo donde el ritmo del cambio tecnológico está aumentando y aquellos que desean que el Reino Unido sufra daños tienen acceso a equipos cada vez más sofisticados, es vital que la Royal Navy pueda proteger su flota de y a las mujeres y hombres que sirven en ella. Estamos haciendo una inversión masiva para crear una LTPA modernizada y el contrato para el programa OASIS podrá transformar esta inversión en un valor real para nuestros clientes».

Como es bien sabido, cada barco o submarino tiene una firma acústica, radárica y electromagnética única: cuanto más grande sea esta firma, más fácil será detectar, identificar y potencialmente atacar al buque en cuestión. Medir y comprender esta firma a lo largo de la vida útil de una embarcación permitiría a los oficiales británicos luchar con la confianza de que no van a ser detectados,

Para hacer posible la medición de las firmas de los diferentes buques, la empresa proporcionará a la Royal Navy más de una docena de servicios a través de un acuerdo de asociación a largo plazo. Los datos se tomarán mediante diversos sensores y en todo tipo de condiciones, proporcionando información acerca del eco radar, el ruido radiado bajo el agua, la firma electromagnética y térmica, etc.

La Royal Navy confirma la entrada en servicio del portaaviones HMS Prince of Wales en 2020

Como parte del nuevo contrato, toda la información recopilada se almacenará en el sistema de Gestión del Conocimiento Naval (MKM o Maritime Knowledge Management) de la Royal Navy, lo que permitirá a las partes interesadas acceder en cualquier momento y utilizar el repositorio de datos obtenidos en las mediciones como ayuda para la toma de decisiones sobre la gestión de las firmas de las plataformas individuales.

Se espera que gracias al programa OASIS no solo los marinos británicos lleguen a conocer las firmas de sus buques en profundidad, sino que también se desarrollen en el futuro medios capaces de camuflar esta firma o de cambiarla por una totalmente diferente llegado el momento, confundiendo así a los operadores de radar y sonar enemigos.