Airbus y el Reino Unido rechazan ofrecer el Eurofighter a Canadá

Airbus y el Reino Unido no presentarán una oferta para construir el próximo avión de combate de Canadá

  • Airbus y el Reino Unido no presentarán una oferta para construir el próximo avión de combate de Canadá.
  • La empresa se refirió a los cambios introducidos en las bases del programa como justificación para su decisión.
  • Como consecuencia, Airbus y el Reino Unido no participarán en el concurso convocado por Canadá para dotarse de un nuevo avión de combate.

La multinacional europea del sector aeronáutico Airbus y el Reino Unido se han retirado del concurso que busca dotar a la Fuerza Aérea Canadiense de nuevos aviones de combate. En un comunicado de prensa, la empresa citó dos factores de peso para justificar su decisión:

  • En primer lugar, los requisitos de seguridad impuestos por el Mando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD) continúan imponiendo un coste demasiado elevado para aquellos competidores que cuentan con plantas de fabricación e instalaciones de mantenimiento y reparación fuera de los EE. UU. y Canadá.
  • En segundo lugar, la última revisión que el país norteamericano ha hecho de las contrapartidas industriales (ITB o Industrial Technological Benefits) que los contendientes deben ofrecer no valora suficientemente los compromisos vinculantes que el paquete Typhoon Canada estaba dispuesto a mantener y que fueron, desde el primer momento, uno de sus puntos fuertes.

Canadá, como es sabido, emitió el pasado 23 de julio su solicitud de propuestas (RFP) para reemplazar su antigua flota de cazabombarderos Boeing F/A-18 Hornet (CF-18 / CF-188 según la nomenclatura empleada en el país). Dicha solicitud fue enviada a los gobiernos de Suecia (Saab Gripen E), del Reino Unido (Eurofighter Typhoon) -cuya propuesta fue liderada por Airbus en lugar de por BAE Systems debido a la participación de esta compañía en Bombardier, con sede en Canadá) y a los EE. UU. (Lockheed Martin F-35 Lightning II y el Boeing F/A-18E/F Super Hornet).

El Reino Unido busca nuevos socios para el programa «Tempest»

Ahora, con la renuncia europea a participar en un concurso que discrimina claramente a los productos de fuera de Norteamérica, todo parece quedar en manos del Super Hornet y, mucho más probable, del F-35 Lightning II, aparato de quinta generación que supera en muchos enteros al candidato de Boeing a pesar de la experiencia de la Fuerza Aérea Canadiense con este tipo de aparatos.

Respecto a la propuesta que pueda hacer Saab, con su Gripen E, esta se enfrenta a los mismos contratiempos que el candidato de Airbus y es que la empresa sueca no dispone de plantas de producción ni en suelo estadounidense, ni canadiense, capaces de llevar a cabo la fabricación de estas aeronaves, con lo que difícilmente cumplirá con lo exigido en relación a la seguridad del proceso de producción frente al espionaje y a lo relativo a las contraprestaciones industriales.

Canadá pretende dotarse en los próximos años de 88 nuevos cazabombarderos multipropósito. Después de la solicitud de información, los contendientes tenían un plazo de 18 meses para presentar en primer lugar una oferta, en otoño de este mismo año y, tras ser revisada por el Gobierno de Canadá, la oferta definitiva en la primavera de 2020. Se valorará con un 60% la capacidad técnica del modelo ofertado, con un 20% el coste y con otro 20% los beneficios económicos, esto es, las contrapartidas industriales.