El HMS «Queen Elizabeth» inicia la última fase de pruebas del F-35B

Participará en los ejercicios "Westland 19" en donde pondrán a prueba los F-35B Lightning II británicos.

F-35B a bordo del portaaviones británico HMS Queen Elizabeth. Foto - Royal Navy
  • El HMS «Queen Elizabeth» inicia la última fase de pruebas del F-35B.
  • Participará en los ejercicios «Westland 19» en donde pondrán a prueba los F-35B Lightning II británicos.
  • El portaaviones estará escoltado por un destructor tipe 45 y una fragata Type 23.

El portaaviones HMS Queen Elizabeth, el primero de su clase, ha partido el pasado día 30 de Portsmouth, en el Reino Unido, para dirigirse a la costa de los Estados Unidos y participar, entre otros, en los ejercicios «Westland 19» en donde podrán probar las capacidades de los primeros F-35B británicos. Durante el despliegue, también está previsto acercarse al área de Washington, en donde está programado el Atlantic Future Forum.

Durante su despliegue, el portaaviones estará escoltado en todo momento por el destructor Type 45 Dragon, así como por la fragata Northumberland, de la clase Type 23. Además, les acompañará el petrolero RFA Tideforce, que les proporcionará apoyo logístico. Además de estos buques, también serán desplegadas la Compañía Lima, de los Royal Marines y un equipo médico ROLE 2.

La Royal Navy confirma la entrada en servicio del portaaviones HMS Prince of Wales en 2020

Precisamente, el RFA Tideforce es también uno de los buques más modernos de la Royal Navy y acaba de ser aceptado para el servicio después de someterse a unas pruebas de mar de 13 meses de duración, con lo que será una buena prueba para esta nave que, como cada uno de los cuatro buques que conforman la clase Tide tiene un desplazamiento de 39.000 toneladas, una eslora de 200,9 metros, una manga de 28,6 metros y un calado de 10 metros. Movidos por un sistema de propulsión CODELDOG, son capaces de alcanzar una velocidad máxima de 26,8 millas por hora, suficientes para seguir a los buques de la clase Queen Elizabeth.

La Royal Navy acepta para el servicio el petrolero RFA Tideforce

La agrupación estará al mando del Comodoro Mike Utley, quien antes de partir declaró ante la prensa:

«No se trata solo de operar aviones en el portaaviones. Se trata de comenzar a darnos cuenta de la capacidad que obtendremos al combinar un portaaviones de quinta generación con un avión de quinta generación y de la forma en que desarrollaremos las capacidades más amplias que ofrece el Carrier Strike Group con todas sus partes constituyentes. El Centro de Guerra Aérea, el Centro de Guerra Marítima, el Programa Lightning, el Mando Aéreo y mismos hemos realizado un enorme trabajo para poder formar un equipo enfatice las capacidades de mando y control, los sistemas de comunicaciones y la infraestructura de apoyo, con el fin de extraer lo máximo y prestar apoyo a la aviación naval».

El primer F-35B despegó del HMS Queen Elizabeth el 28 de septiembre de 2018. Después de completar la segunda fase de pruebas, el portaaviones regresó a casa en noviembre de 2018, para su primer período de atraque en Rosyth, en donde se aprovechó para entrenar a la tripulación, comprobar cómo había resistido el buque sus primeras navegaciones y alistarlo para los nuevos despliegues.

Ahora la prioridad de la Royal Navy y de la tripulación y ala aérea del HMS Queen Elisabeth no es otra que la de completar la fase final de pruebas de los F-35B. Después de que se completen todas las pruebas de desarrollo y operacionales, el portaaviones alcanzará al fin la tan deseada capacidad operativa inicial. Se espera que esto tenga lugar en 2020, tras lo que se llevará a cabo un primer despliegue operativo que ha sido programado para 2021.