Raytheon desarrollará la Fase 2 de la variante antibuque del misil Tomahawk

Ha recibido un contrato por valor de 349 millones de dólares para actualizar el conocido misil de crucero y adaptarlo a las necesidades de la US Navy

Tomahaw Block IV. Fuente - Raytheon
  • Raytheon desarrollará la Fase 2 de la variante antibuque del misil Tomahawk.
  • Ha recibido un contrato por valor de 349 millones de dólares para actualizar el conocido misil de crucero y adaptarlo a las necesidades de la US Navy.
  • Se espera completar los trabajos y poner el misil en servicio en 2023.

Raytheon ha recibido  un contrato que podría llegar a alcanzar los 349 millones de dólares más incentivos en caso de cumplir antes de la fecha límite, destinado a continuar modernizando el sistema de misiles de crucero Tomahawk como parte de los esfuerzos de la US Navy para dotarse de una variante antibuque de los mismos que pueda ser utilizado tanto desde sus aeronaves como desde los buques de guerra dotados con los sistemas VLS Mk-41 y Mk-57.

El contrato, con un montante exacto de 349,014,465 dólares más incentivos debe permitir tanto completar los esfuerzos de diseño e integración de la Fase 1, como llevar a cabo las pruebas y evaluaciones pertinentes y desarrollar la Fase 2.

Letalidad Distribuida

El trabajo se realizará en Tucson, Arizona, además de en varias localizaciones secundarias de todo el país y se espera que se complete en febrero de 2023. En el presupuesto del actual año fiscal se incluye una primera partida de 44,577,180 millones para iniciar los trabajos ahora que se ha adjudicado el contrato.

El misil Tomahawk está equipado con sistemas de guiado inercial y GPS y está diseñado para ser lanzado desde barcos o submarinos. Ahora Raytheon y la US Navy están trabajando en la actualización del misil que le hará contar con nuevos sistemas de comunicaciones y con la capacidad de atacar objetivos móviles en mar abierto.

Con una autonomía de más de 1,000 millas (1.609 kilómetros) y la capacidad de atacar objetivos de alto valor con un daño colateral mínimo, se espera que el Tomahawk Block V entre en producción en 2020, siendo el Block Va el que se desarrollará en virtud del actual contrato bajo la denominación Maritime Strike Tomahawk (MST).

Armadas huecas

Posteriormente se procederá a lanzar una nueva variante, denominada Tomahawk Block Vb que estará equipado con la ojiva JMEWS capaz de penetrar objetivos reforzados, lo que será útil contra buques de guerra con blindaje y, en su caso, contra instalaciones fijas.

Contar con una variante antibuque del Tomahawk será un paso clave en la implementación de la Letalidad Distribuida al aumentar la pegada de cualquier buque dotado con la capacidad de lanzar estos ingenios, aumentando el radio de ataque hasta más allá de los 1.600 kilómetros. De esta forma, en lugar de depender de los misiles en servicio, con un alcance mucho menor, caso de los Harpoon, o del apoyo de la aviación embarcada, podrán batir objetivos a distancias mucho mayores, recibiendo incluso los datos de posición del objetivo en tiempo real a través de drones u otros buques, como explicamos aquí.