Las siete vidas del «Tigre»

Airbus ofrece a Australia alargar la vida de sus Eurocopter Tigre hasta 2040 para que no se pase a otro modelo

Helicóptero de ataque "Tigre" del Ejército Australiano. Fuente - Australian MoD.
  • Airbus ofrece a Australia alargar la vida de sus Eurocopter Tigre hasta 2040 para que no se pase a otro modelo.
  • La oferta busca maximizar la rentabilidad de un modelo criticado por su alto coste de uso y sus fallos técnicos.
  • Australia se plantea la baja prematura de sus Tigre y la compra de un modelo alternativo para dotar a sus Fuerzas Armadas.
  • La oferta es una respuesta de Airbus a la solicitud de información (RFI) que Australia ha enviado a diversos fabricantes para buscar una alternativa al Tigre.

Airbus Helicopters ha ofrecido un nuevo acuerdo a Australia con la intención de que sus Fuerzas Armadas mantengan en servicio sus Eurocopter Tigre más allá del año 2040. La oferta es una respuesta del fabricante europeo ante la Solicitud de Información (RFI o Request for Information) lanzada por el país en busca de un modelo que cumpla con los requisitos del programa LAND4503, el cual busca, entre otras cosas, soluciones para las futuras necesidades de helicópteros de reconocimiento armado del Ejército.

Airbus, como es sabido, es el fabricante de los helicópteros de reconocimiento y ataque EC665 Tigre que lograron en 2001 un contrato de exportación con Australia en el marco del programa «Air 87 Requirement» y que llegaron al país de las Antípodas a partir de 2004, sumando 22 unidades en total de las cuales 18 fueron ensambladas en el propio país, en las instalaciones que Airbus posee en Brisbane. Así pues, la flota de helicópteros se ha mantenido en servicio, con importantes altibajos, durante 15 años.

La renovación de los helicópteros en las Fuerzas Armadas

Ahora, cuando Australia se plantea seriamente la baja definitiva de sus Tigre mucho antes de lo inicialmente planeado y valora diversas opciones (desde drones a nuevos helicópteros), Airbus Helicopters ha ofrecido un nuevo acuerdo de mantenimiento y extensión de vida que, según la multinacional europea, permitiría mantener en óptimo estado la flota de helicópteros de reconocimiento y ataque aussies y además, ahorrar al contribuyente hasta 3.000 millones de dólares australianos (1.842,30 millones de euros).

En Airbus se muestran confiados en que el gobierno australiano recapacite y tome en cuenta su oferta, conscientes de las fortalezas de su producto. Como señaló Andrew Mathewson, Director Gerente de Airbus Australia:

«El Tigre es un helicóptero de reconocimiento armado extremadamente ágil, efectivo y conectado digitalmente. Desde su entrega, el Tigre australiano ha madurado hasta convertirse en un activo militar totalmente operativo, y está integrado en el grupo de armas combinadas. Además, sigue demostrando ser una plataforma adaptable, y ahora es un elemento clave de las capacidades anfibias australianas al operar a bordo de los buques de desembarco helitransportado de la clase Canberra«.

No le falta razón al directivo australiano, pues a pesar de los enormes problemas y sobrecostes que enfrentó el programa en sus primeras etapas, en los últimos años el coste por hora de vuelo de los EC665 Tigre australianos se ha reducido en más del 30 por ciento, y la tasa de éxito al despegue es del 95 por ciento. Estas medidas son reconocidas en Australia e internacionalmente como incomparables, y colocan al Tigre, según su fabricante, en una posición inmejorable para continuar siendo la punta de lanza del Ejército Australiano.

Por otra parte, son también importantes las razones industriales, y es que Airbus Australia cuenta con más de 260 empleados locales y es una pieza clave del entramado industrial que está desarrollando Australia y que busca la máxima autosuficiencia, algo que se ha visto con programas como la clase Hobart o la clase Canberra.

Australia destinará más de 3.000 millones de dólares adicionales a sus unidades de élite

En conjunto, la flota de EC665 Tigre ha demostrado su eficacia en diversos entornos, en algunos casos extremos a lo largo y ancho de todo el mundo con más 120.000 horas de vuelo registradas por sus diversos operadores, incluidas más de 30,000 solo en Australia. Ha brindado apoyo contra la insurgencia en Mali, participado en operaciones de seguridad en Afganistán y Libia, y operado con fiabilidad tanto en el desierto o en el frío del norte de Europa como en entornos marítimos.

A nivel mundial, se han entregado 181 Tigres a Australia, Francia, Alemania y España. El primero de ellos fue desplegado por el Armée de Terre francés en Afganistán en 2009 y desde entonces continúa demostrando su papel esencial en los teatros de operaciones como un helicóptero de ataque altamente versátil, sigiloso y maniobrable.