Nuevos fondos para el programa «Valkyrie»

Lockheed Martin ha recibido un contrato destinado a avanzar en su programa de defensa contra armas hipersónicas "Valkyrie"

Infografía de un interceptor hipersónico persiguiendo a un misil de este tipo. Fuente - Lockheed Martin
  • Lockheed Martin ha recibido un contrato destinado a avanzar en su programa de defensa contra armas hipersónicas «Valkyrie».
  • El programa busca desarrollar un interceptor capaz de hacer frente a los misiles hipersónicos chinos y rusos, una de las mayores amenazas a las que se enfrentarán los EE. UU. en las próximas décadas.
  • Boeing y Raytheon también han recibido fondos en los últimos días para desarrollar sus propios programas de diseño de interceptores hipersónicos.

Lockheed Martin Missiles and Fire Control, una filial del gigante estadounidense de la defensa Lockheed Martin Corp., ha recibido un contrato de la Agencia de Defensa de Misiles de los EE. UU. para continuar con el desarrollo del programa «Valkyrie» (que no debemos confundir con el programa Valkyrie de Boeing).

Bajo el nuevo contrato, Lockheed Martin desarrollará y refinará aun más el concepto de Sistemas de Arma de Defensa Hipersónica denominado «Valkyrie Interceptor Terminal Hypersonic Defense», desde hace años en fase de estudio y definición.

Misiles Hipersónicos

Según el contrato publicado en la web del Departamento de Defensa, los trabajos de diseño se llevarán a cabo en Grand Prairie, Texas, con fecha de finalización establecida el 2 de mayo de 2020. Los trabajos comenzarán oficialmente hoy, día 3 de septiembre de 2019.

El programa clasificado «Valkyrie», responsabilidad de la Agencia de Defensa de Misiles, cubre el desarrollo de la próxima generación de sistemas de defensa antiaérea, que deberán ser capaces de interceptar y destruir misiles hipersónicos en vuelo.

De esta forma, el programa «Valkyrie» está diseñado para disuadir a Rusia y China, las dos mayores amenaza mencionadas en la Estrategia de Defensa Nacional y los dos estados que más han avanzado en los últimos años en el diseño y construcción de este tipo de armas al que hace poco tiempo dedicamos un artículo.

Este tipo de armas, por sus capacidades, son ideales para emprender un ataque de decapitación dirigido contra los sistemas de Mando y Control así como contra los militares y funcionarios más relevantes de un país, por lo que hacer frente a dicha amenaza aparece como una de las prioridades de cara a las próximas décadas. Además, los misiles balísticos, al menos en teoría, podrían dirigirse también contra los misiles balísticos (aunque están en silos reforzados en previsión de un ataque nuclear), los bombarderos estadounidenses y otros aviones en sus bases, los cuarteles militares o las instalaciones de alerta temprana.

La Segunda Era Nuclear

En la actualidad existe una notable preocupación en los Estados Unidos por lo que consideran un retraso frente a sus competidores en esta vital área de desarrollo armamentístico, por lo que han lanzado en los últimos años varios programas de desarrollo tanto de nuevas armas hipersónicas como de sistemas de defensa, programas que afectan a todas las ramas de las Fuerzas Armadas de los EE. UU. De esta forma, además del propio programa «Valkyrie» de Lockheed Martin, otras empresas como Boeing o Raytheon también han recibido contratos de diseño para desarrollar sistemas similares.

En los últimos días Boeing ha sido agraciada con algo más de 4 millones de dólares para avanzar en el diseño de un Sistemas de Arma de Defensa Hipersónica denominadodo «Concepto de Interceptor de Hipervelocidad (HYVINT) para Armas Hipersónicas», mientras que Raytheon Missile Systems ha recibido una cantidad similar para su propio programa, conocido como «SM3-HAWK».