Tres nuevos buques espía para la Armada China

Los catamaranes del Proyecto 927 han sido diseñados para escuchas submarinas, prospección y localización de submarinos enemigos

Buque Proyecto 927 de la PLAN.
  • Tres nuevos buques de vigilancia 927 entraron en servicio con la PLAN entre 2018 y 2019.
  • Los catamaranes del Proyecto 927 han sido diseñados para escuchas submarinas, prospección y localización de submarinos enemigos.
  • La semana pasada circularon en Internet fotografías que muestran lo que parece ser un nuevo buque de vigilancia oceánica chino que permitiría  su Armada detectar submarinos a largas distancias.
  • La guerra submarina es una de las áreas en que la ventaja estadounidense se hace sentir, lo que obliga al régimen chino a tomar medidas como la construcción de estos buques o la colocación de hidrófonos submarinos en los mares de China.

Al menos tres nuevos buques de vigilancia del Proyecto 927 entraron en servicio con la PLAN entre 2018 y 2019. Las fotografías que circulan en las redes sociales chinas muestran un barco de vigilancia acústica de doble casco Tipo 927 atracado en la base principal de la Flota del Mar del Sur de la Armada del Ejército Popular de Liberación (PLAN) en Zhanjiang. El buque lleva el numeral 780 y parece estar enarbolar una insignia naval, lo que indica que el barco probablemente ha entrado ya en servicio. Se sabe que se construyeron tres en los últimos años, dos en el astillero Huangpu en Guangzhou y uno en el astillero Shuangliu en Wuhan.

Armada India

Los buques del Proyecto 927 son barcos tipo catamarán con un desplazamiento de aproximadamente 5.000 toneladas, una eslora de 90 metros y una manga de 30. No es la primera vez que la República Popular de China elige diseños tipo SWATH (Small Waterplane Area Twin Hull), pues son extremadamente estables y, lo más importante a la hora de realizar escuchas, muy silenciosos, especialmente cuando están equipados con motores eléctricos para su propulsión. Con estas características, es normal que sean destinados a la prospección hidrográfica y la investigación utilizando sonares y otros equipos acústicos capaces de detectar submarinos enemigos.

Si bien las fotografías aún no muestran a las claras ningún equipo específico, sí que se adivinan algunos como podrían ser las bobinas de cable de los sonares remolcados. De hecho, nadie en los foros de defensa chinos parece dudar acerca de que su destino es el de apoyar las operaciones antisubmarinas de la Armada del Ejército de Popular de Liberación, detectando y rastreando los sumergibles enemigos y proveyendo de datos a otros buques de la PLAN para que utilicen en su caso su armamento contra estos. Además, en tiempos de paz ayudarán a recolectar valiosos datos sobre las firmas acústicas de los submarinos de otras naciones.

La US Navy ultima un contrato para la adquisición de 10 SSN clase Virginia Block V

Además de sonar remolcado, este tipo de buques suelen estar equipados también con sistemas de escucha activos que emiten pequeñas señales que rebotan en los submarinos enemigos produciendo un eco que es recogido por el barco y analizado para fijar la posición del objetivo.

No es la única armada en confiar en este tipo de diseños. La US Navy tiene en servicio desde 2001 el USNS Impeccable (T-AGOS-23), un buque con un diseño parecido al del Proyecto 927 chino y que está dotado tanto de un sonar activo de baja frecuencia denominado SURTASS como de otros equipos de escucha y que es utilizado, entre otras cosas, para monitorizar la actividad de la Armada China, lo que ha provocado en el pasado incidentes, como los registrados en marzo de 2009.