Turquía prueba con éxito su primer misil de crucero armado con una ojiva antibunker

La nueva arma ha sido desarrollada por el Instituto de Investigación y Desarrollo de Defensa (SAGE) del Consejo de Investigación Científica y Tecnológica de Turquía (TÜBİTAK)

Turquía prueba con éxito su primer misil de crucero armado con una ojiva antibunker
  • Turquía ha logrado probar con éxito su primer misil de crucero armado con una ojiva antibunker.
  • La nueva arma ha sido desarrollada por el Instituto de Investigación y Desarrollo de Defensa (SAGE) del Consejo de Investigación Científica y Tecnológica de Turquía (TÜBİTAK).
  • El SOM-B2, que es como se denomina el nuevo misil, es una variante Stand-Off Missile (SOM) turco, desarrollado la pasada década y en servicio desde 2017.

La industria de defensa turca se ha anotado un nuevo tanto al anunciar que su nuevo misil, denominado SOM-B2 -una variante del Stand-Off Missile desarrollado la pasada década- ha superado con éxito su primer lanzamiento de prueba, según anunció el pasado jueves el ministro de Ciencia e Industria turco, Mustafa Varank.

La nueva arma ha sido Desarrollada por el Instituto de Investigación y Desarrollo de Defensa (SAGE), un organismo que forma parte del Consejo de Investigación Científica y Tecnológica de Turquía (TÜBİTAK). Los técnicos encargado de su diseño y desarrollo han sido los mismos que en su día participaron en el proyecto Stand-Off Missile (SOM), una iniciativa que tuvo como resultado una familia de misiles de crucero con hasta 250 kilómetros de alcance y una velocidad de 623 nudos (1153,8 km/h) y del que ya se han probado dos variantes armadas con cabeza de fragmentación (SOM-A y SOM-B1).

Putin ofrece el Su-57 a Turquía

Para demostrar el éxito de la prueba, Varank compartió un vídeo en su cuenta de Twitter que mostraba que el misil alcanzó con éxito su objetivo, un búnker con techo de hormigón armado que fue completamente destruido. Se espera que en breve este nuevo modelo entre en servicio con las Fuerzas Armadas Turcas, permitiendo a sus usuarios atacar objetivos reforzados o enterrados bajo tierra.

La familia de misiles SOM, diseñada para su uso contra objetivos terrestres y marítimos, suma con esta dos variantes en servicio, una en pruebas y otra más, denominada SOM-J, que se encuentra todavía en fase de diseño y desarrollo y que contará con una cabeza de fragmentación. En todos los casos, los misiles de crucero de esta familia han sido diseñados para minimizar su firma, ser resistentes a las contramedidas y volar a muy baja altitud gracias a su aviónica y su sistema de guiado dual (inercial / GPS).

Turquía es expulsada del Programa F-35

Estas armas pueden ser lanzadas desde cazabombarderos F-16 y F-4 Phantom II pues, aunque se habían diseñado con el F-35 Lightning II en mente, dado que Turquía ha quedado fuera del programa después de la polémica a propósito de los sistemas de defensa aérea S-400 adquiridos a Rusia, ahora no será posible su integración. De hecho, este cambio de planes obligará a los técnicos turcos a adaptar este armamento al nuevo caza que dote a su Fuerza Aérea en las próximas décadas, sea este, como pretende Rusia, el Su-57E (variante de exportación del Sukhoi Su-57 presentada recientemente en la feria MAKS) o el caza de quinta generación autóctono en el que Turquía lleva trabajando desde hace unos años.

Por otra parte, los planes del país pasan, en el futuro próximo, por aumentar el alcance de estos misiles hasta los 1.500 kilómetros en un primer momento, cifra que en una segunda fase llegaría a los 2.500 kilómetros, aunque parece que están topando con notables dificultades en este aspecto, toda vez que pretendían haber llegado a este punto hace un lustro.