TKMS desarrolla las primeras células de combustible de 4ª generación

El anuncio fue realizado por la empresa germana aprovechando su presencia en la conferencia sobre submarinos SubCon, que se celebra cada cuatro años en la localidad alemana de Kiel

Alemania ha copado durante décadas el mercado de submarinos diésel con productos como el type 212 de la imagen. Los problemas de rentabilidad de TKMS junto con la competencia china o francesa amenazan su posición. Foto - Deutsche Marine.
  • La multinacional alemana de construcción naval Thyssenkrupp Marine Systems (TKMS) acaba de anunciar que ha concluido el desarrollo y pruebas de lo que denominan como un sistema de células de combustible de cuarta generación (FC4G) para aplicaciones submarinas.
  • El anuncio fue realizado por la empresa germana aprovechando su presencia en la conferencia sobre submarinos SubCon, que se celebra cada cuatro años en la localidad alemana de Kiel.
  • TKMS explicó que el FC4G ha sido diseñado como un sistema completamente modular y redundante que permite ofrecer el máximo rendimiento energético en todo momento, sobre la base de un sistema de almacenamiento de H2 en cilindros de hidruro metálico.

La multinacional alemana de construcción naval Thyssenkrupp Marine Systems (TKMS) acaba de anunciar que ha concluido el desarrollo y pruebas de lo que denominan como un sistema de células de combustible de cuarta generación (FC4G) para aplicaciones submarinas. El anuncio fue realizado por la empresa germana aprovechando su presencia en la conferencia sobre submarinos SubCon, que se celebra cada cuatro años en la localidad alemana de Kiel.

TKMS explicó que el FC4G ha sido diseñado como un sistema completamente modular y redundante que permite ofrecer el máximo rendimiento energético en todo momento, sobre la base de un sistema de almacenamiento de H2 en cilindros de hidruro metálico, muy similares en su concepción a los utilizado en las generaciones anteriores pero con la ventaja de no contener ningún componente activo, lo que reduce al mínimo la posibilidad de fallo al mantener las moléculas de hidrógeno completamente seguras en la red de hidruro. De esta forma, dado que el hidrógeno es almacenado en su forma más pura, se hace innecesario además contar con complejos sistemas de conversión química.

TKMS construirá submarinos mediante impresión 3D

En contraste con este nuevo diseño de TKMS, los sistemas que utilizan un reformador producen, de forma inevitable, CO2, un compuesto que puede ser rastreado cuando es expulsado del submarino, a pesar del desarrollo de sistemas ad hoc que minimizan esta posibilidad. Además, del CO2, normalmente también se generan otros subproductos derivados del proceso de conversión, como el azufre, que también han de ser disueltos en el agua de mar circundante mediante costosos sistemas y empleando bombas eléctricas para su expulsión, lo que afecta siempre a la firma del submarino.

Es el mismo problema que afecta a otros tipos de sistemas AIP, como los basados en motores Stirling, motores diésel de ciclo cerrado o turbinas de vapor de ciclo cerrado. En cambio, según TKMS, su sistema FC4G es el único cuyo subproducto, además de la energía eléctrica, es el agua pura, que puede ser almacenada a bordo del sumergible en los tanques de lastre, para compensar el peso. En palabras del Dr. Rolf Wirtz, CEO de Thyssenkrupp Marine Systems:

“Nuestros clientes han estado utilizando nuestros sistemas de celdas de combustible durante más de 15 años. Con este nuevo diseño de cuarta generación, estamos haciendo que algo grandioso lo sea aún más. Este es el próximo gran paso [en el desarrollo de estas tecnologías] y supondrá grandes mejoras en disponibilidad, redundancia y sigilo».

Por desgracia, pese a contar con algunas ventajas respecto a sistemas como el que en el futuro se implementará en los S-80 Plus españoles, los sistemas basados en el almacenamiento de hidrógeno, como el alemán, siguen siendo notablemente más peligrosos, un problema con el que este nuevo diseño promete acabar.