La USAF bautiza a su nuevo avión de entrenamiento como T-7A «Red Hawk»

El nombre ha sido elegido en honor de los "Red Tails", el primer grupo de aviadores militares afroamericanos y su personal de apoyo que lucharon en la Segunda Guerra Mundial.

La USAF bautiza a su nuevo avión de entrenamiento como T-7A "Red Hawk". Fuente - USAF
  • La USAF bautiza a su nuevo avión de entrenamiento como T-7A «Red Hawk».
  • El nombre ha sido elegido en honor de los «Red Tails», el primer grupo de aviadores militares afroamericanos y su personal de apoyo que lucharon en la Segunda Guerra Mundial.
  • El anuncio se ha llevado a cabo durante la sesión de apertura de la Air, Space & Ciber Conference que se celebra anualmente en National Harbor, Maryland.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) ha anunciado el nombre definitivo para el que será su nuevo avión de entrenamiento avanzado fabricado por Boeing: T-7A Red Hawk. El nombre se deriva de los «Red Tails», también conocidos como Tuskegee Airmen. Este grupo fue la primera unidad de pilotos militares afroamericanos que, junto con su personal de apoyo, lucharon en la Segunda Guerra Mundial. Se hicieron conocidos debido a la pintura roja distintiva en las colas de su avión P-51 Mustang, de ahí su característico apelativo.

Ejército del Aire

El anuncio se ha llevado a cabo durante la sesión de apertura de la Air, Space & Ciber Conference que se celebra anualmente en National Harbor, Maryland. El secretario interino de la USAF, Matthew Donovan, hizo el anuncio durante su discurso hoy, 16 de septiembre, en el que declaró lo siguiente:

«El nombre Red Hawk honra el legado de los aviadores de Tuskegee y rinde homenaje a sus aviones de cola roja utilizados en la Segunda Guerra Mundial. El nombre también es un homenaje al Curtiss P-40 Warhawk, un avión de combate estadounidense que voló por primera vez en 1938 y fue volado por el 99 ° Escuadrón de combate, el primer escuadrón de caza afroamericano de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos».

En el mismo acto, el actual vicepresidente del programa para el futuro Sistema de Entrenamiento Avanzado de Boeing, Steve Parker, afirmo que:

«Nos complace honrar el legado de los legendarios escuadrones de «Red Tails» a través del nuevo T-7A Red Hawk. El T-7A y el sistema de entrenamiento en tierra permitirán un nuevo nivel de rendimiento en el entrenamiento de vuelo para preparar a los pilotos del mañana».

En los últimos meses, el programa T-7A de Boeing ha logrado varios hitos importantes, incluidos el vuelo número 100 del nuevo avión y la finalización de la revisión crítica del diseño del programa.

El T-7A Red Hawk Advanced Pilot Training System ha sido diseñado por los ingenieros de Boeing para evolucionar a medida que cambian las necesidades de tecnología, misiones y entrenamiento. Además de contar con una tecnología de última generación y un gran rendimiento en vuelo, el T-7A estará acompañado de simuladores mejorados. Además, el aparato ha sido diseñado teniendo en cuenta los costes de mantenimiento y la accesibilidad, de forma que los mecánicos puedan acceder a cualquier parte vital del mismo sin emplear su valioso tiempo en complejas operaciones de desmontaje de paneles y de equipos que nada tienen que ver con la operación a realizar.

Simuladores militares

El T-7A presenta una silueta caracterizada por sus grandes estabilizadores traseros que proporcionan, según su fabricante, un manejo inmejorable a bajas velocidades, lo que le permite volar de una manera que se aproxima mejor a las demandas del mundo real y está específicamente diseñado para preparar a los pilotos para aviones de quinta generación. El motor único del avión genera casi tres veces más empuje que los motores del T-38C Talon al que debe reemplazar. En este sentido, según el Jefe de Estado Mayor de la USAF, David L. Goldfein,

«La distancia entre el T-38 y un F-35 la misma que hay entre la noche y el día, pero con el T-7A la distancia es mucho, mucho más pequeña, y eso es importante porque significa que los pilotos entrenados en él serán mucho mejores y podrán formarse mucho más rápido en un momento en que debemos ser capaces de entrenar a nuestros pilotos al mismo ritmo al que avanzan las amenazas.»

El nuevo «Red Hawk» entrará en servicio después de que la USAF asignara en septiembre de 2018 un contrato a Boeing para la fabricación de 351 aparatos, 46 simuladores y diversos equipos terrestres, por valor de 9.200 millones de dólares. La entrada en servicio de este aparato permitirá dar de baja los vetustos T-38C Talon, con casi seis décadas de servicio a sus espaldas. Los primeros aviones y simuladores T-7A deben llegar a la Base Aérea de San Antonio-Randolph, Texas, en 2023. Todas las bases de entrenamiento de pilotos pasarán del T-38C al T-7A, incluyendo las Bases de la Fuerza Aérea de Columbus, Mississippi; Laughlin AFB y Sheppard AFB, Texas; y Vance AFB, Oklahoma.