La Marine Nationale estudiará la integración del misil contracarro MMP a bordo de sus navíos de guerra

Después de conflictos como el de Yemen, los militares franceses entienden que es imprescindible dotar a sus buques de protección contra las amenazas asimétricas, como los vehículos de superficie a control remoto (USV)

Variante de lanzamiento naval del misil contracarro MMP de MBDA. Fuente - MBDA
  • La Marine Nationale estudiará la integración del misil contracarro MMP a bordo de sus fragatas y destructores.
  • La medida tiene como objetivo mejorar la protección a corta distancia de sus principales navíos de superficie, incluyendo tanto a las fragatas como a los destructores de la clase Horizon.
  • Después de conflictos como el de Yemen, los militares franceses entienden que es imprescindible dotar a sus buques de protección contra las amenazas asimétricas, como los vehículos de superficie a control remoto (USV).

La Marine Nationale está preocupada por la seguridad de sus navíos de combate, especialmente después de los últimos acontecimientos, como los diversos ataques sufridos por buques saudíes frente a las costas de Yemen, por lo que estudiará la integración del misil contra carro MMP a bordo de sus fragatas y destructores. La medida tiene como objetivo mejorar la protección a corta distancia de sus principales navíos de superficie, en especial contra las amenazas asimétricas, como los vehículos de superficie a control remoto (USV).

La empresa MBDA, por su parte, está convencida de que parte de la solución a una amenaza que no ha hecho sino dar sus primeros pasos, pasa por la integración de su nuevo misil contracarro MMP de quinta generación puesto que podría ofrecer una protección adecuada contra tales amenazas emergentes, especialmente a distancias muy cortas (se habla de menos de 1 kilómetro) en las que el tiempo de reacción y la necesidad de acabar por tanto con la amenaza al primer intento, son vitales. De hecho, la MBDA comenzó publicitar el MMP para este tipo de cometidos a principios de año, coincidiendo con la feria asiática IMDEX, celebrada en Singapur.

La guerra naval en Yemen

Por su parte, las fuerzas especiales francesas desplegadas en Djibouti llevaron a cabo una campaña de evaluación operativa en el verano de 2018 que sirvió para confirmar la fiabilidad y rendimiento del MMP en ambientes cálidos y húmedos. Durante estas pruebas realizaron diversos lanzamientos desde lanchas semirrígidas tanto en parado como navegando a gran velocidad con un resultado satisfactorio. Así, los militares franceses dispararon un total de nueve misiles MMP y todos alcanzaron su objetivo.

Ahora se pretende llevar un paso más allá la evaluación de este misil y para ello, a comienzos del próximo año van a iniciar un estudio de viabilidad que debe servir para responder a cuestiones prácticas, de cara a la futura integración de estos misiles en los navíos galos. Cuestiones como cuál es el lugar más adecuado para colocar los lanzadores en cada tipo de buque, cuántos marinos deben ser entrenados en su uso, dónde deben almacenarse y en qué condiciones las municiones de repuesto, en qué condiciones de mar pueden llevarse a cabo los disparos, etcétera.

Armas Autónomas

Es curioso, en cualquier caso, pues lo que están planteando los marinos galos es la integración de la variante de lanzamiento terrestre en los buques de guerra, cuando la propia empresa, como se muestra en la imagen de la cabecera, había presentado una variante de lanzamiento naval integrada en una torreta cuádruple. No obstante, en este caso concreto parece que la economía prima y que la Marine Nationale se inclina por encontrar la solución más asequible, que podría pasar por adaptar los misiles a los afustes de algunas armas en servicio, como las ametralladoras de 12,7 o 7,62 en servicio en sus buques.

Respecto al MMP, tiene un alcance máximo de 4 km (limitado por la longitud del cable de fibra óptica utilizado para su guiado), aunque demostró en su día un alcance de 5 km en modo dispara y olvida. La empresa fabricante está trabajando en variantes que doblarían ese alcance, aunque parecen estar muy lejos de las necesidades de la armada gala, interesada por sus prestaciones a distancias mucho menores.