La DSCA aprueba la venta de 8 helicópteros de ataque AH-6i a Tailandia

Helicóptero de reconocimiento y ataque ligero Boeing AH-6i
  • La DSCA aprueba la venta de 8 helicópteros de ataque AH-6i a Tailandia.
  • La venta se suma a la llegada de los nuevos blindados Stryker y supone un giro en la política exterior tailandesa después de un lustro de gobierno militar.
  • Estados Unidos intenta reforzar los lazos con Tailandia, un país que en los últimos años ha confiado en China para dotarse de material bélico y que recientemente ha adquirido un Buque de Desembarco Anfibio Tipo 071E.

La DSCA (Agencia de Exportación de Armamentos de los EE. UU.), perteneciente al Departamento de Estado, ha tomado la decisión de aprobar una posible venta militar extranjera a Tailandia de 8 helicópteros de reconocimiento y ataque ligero AH-6i, además de una serie de equipos relacionados por un costo total estimado en 400 millones de dólares.

El Gobierno de Tailandia había solicitado adquirir 8 helicópteros de reconocimiento y ataque ligero AH-6i además de 50 misiles Hellfire AGM-114R y 200 cohetes Advance Precision Kill Weapon System (APKWS). En la petición, se incluía también diverso armamento, como una decena de ametralladoras M134, 500 cohetes Hydra 70 y una decena de lanzacohetes M260 y lanzadores M299 Longbow para los misiles Hellfire, además de equipos electrónicos como altímetros, sistemas de comunicaciones, de visión nocturna, navegación inercial o simuladores para el entrenamiento de los futuros pilotos.

Por otra parte, como viene siendo habitual, el contrato incluye también la capacitación del personal, tanto de vuelo como en tierra, recambios, diversa documentación y el mantenimiento de los aparatos, que correrá a cargo del fabricante y contratista principal, Boeing Company, con sede en Mesa, Arizona.

La razón alegada por la DSCA para aprobar la posible venta a Tailandia de estos aparatos radica en que con ellos, la política exterior y los objetivos de seguridad nacional de Washington en la región se verán reforzados, al mejorar la seguridad de un socio estratégico comprometido a contribuir a la seguridad regional.

Lo que sí es realmente cierto es que la llegada en un futuro de estos helicópteros de ataque AH-6i mejorará la capacidad del Royal Thai Army (RTA) y su capacidad de disuasión, además de permitir el reemplazo de los antiguos AH-IF Cobra. Se espera que el país asiático emplee los nuevos aparatos para proporcionar reconocimiento ligero y apoyo de fuego a sus unidades de operaciones especiales, a su infantería motorizada y a las unidades de la Guardia de Fronteras.

 

 

Blindados Stryker y mejora de relaciones con los EE. UU.

Recientemente, a principios de este mes de septiembre, llegaron a Tailandia los primeros blindados Stryker procedentes de los EE. UU. del total de 60 unidades que el país ha adquirido como parte de un contrato valorado en 175 millones de dólares. Los nuevos vehículos, que serán destinados a la 11ª División de Infantería del Ejército Real.

Se espera que los nuevos vehículos, que estarán basados cerca de la capital del país, Bangkok, lleguen a Tailandia antes de final de año pues este país es un socio clave de Washington en su estrategia de contención a China y es, además, uno de sus mejores clientes, utilizando entre otros aviones de combate F-16 y helicópteros Black Hawk.

Las relaciones entre ambos estados, no obstante, no pasan por su mejor momento, aunque desde los EE. UU. hacen lo posible para contrarrestar la influencia china sobre Tailandia, un país que solo desde las elecciones de marzo parece volver poco a poco a su tradicional postura pro-americana, después de un periodo de gobierno interino en el cual intensificó sus compras de material militar a China. De hecho, la Junta Militar, encabezada por Prayuth Chan-o-cha y que había gobernado el país desde 2014, cuando se produjo un golpe de estado, había recurrido a la RPC para consolidar su poder.

Con todo, hace escasos días, firmaron la adquisición de un Buque de Desembarco Anfibio Tipo 071E similar a los empleados por la PLAN y capaz de transportar un batallón de infantería de marina con toda su impedimenta, aunque según el gobierno tailandés, será utilizado para tareas humanitarias.