Taiwán presenta su nuevo avión de entrenamiento avanzado «Brave Eagle»

Taiwán presenta su nuevo avión de entrenamiento avanzado "Brave Eagle"
  • Taiwán presenta su nuevo avión de entrenamiento avanzado «Brave Eagle» que sustituirá a los AIDC AT-3 y Northrop F-5E/F.
  • La ceremonia de presentación ha sido presidida por la actual Presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.
  • El primer vuelo está programado para junio de 2020 y se espera que las 66 unidades hayan sido entregadas para 2026.
  • El desarrollo de este aparato es clave para aumentar la autosuficiencia en materia de defensa de la República de China.

Ha sido la propia Tsai Ing-wen, actual Presidenta de Taiwán la encargada de presentar ante el público el prototipo del que será, en la próxima década, el nuevo avión de entrenamiento avanzado de la Fuerza Aérea de la República de China (ROCAF). La ceremonia de presentación ha tenido lugar en las instalaciones de la Corporación de Desarrollo Industrial Aeroespacial (AIDC) en Taichung y el aparato ha sido bautizado como «Yung Yin», («Brave Eagle» en inglés).

El vuelo inaugural del «Brave Eagle» está programado para junio de 2020, cuando termine la serie de pruebas en tierra que se están realizando. El aparato ha sido construido en su mayor parte utilizando materiales compuestos y funciona con dos motores F124-200TW. El prototipo que ha sido presentado al público, conocido como «A1«, es uno de los cuatro que se producirán para pruebas en tierra y en vuelo.

Según las informaciones de que disponemos, se espera que la flota, de 66 unidades, esté totalmente operativa para el año 2026. La mayoría de los componentes del avión de entrenamiento fueron desarrollados por el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología (NCSIST), propiedad del estado, mientras que el avión fue fabricado por el AIDC. El presupuesto total del programa asciende a 2.300 millones de dólares y se basa en un diseño anteriormente conocido como  XT-5 «Blue Magpie», nacido de la colaboración entre el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Chung-Shan (NCSIST) de propiedad estatal, la Fuerza Aérea de la República de China (ROCAF) y la empresa aeronáutica AIDC.

El contrato para desarrollar el nuevo entrenador fue firmado por el gobierno de la isla y el NCSIST el 7 de febrero de 2017 y desde entonces ha avanzado a gran ritmo. El siguiente gran hito será el primer vuelo,  que está programado para junio de 2020, a lo que seguirá la producción inicia a baja tasa, que se iniciará en noviembre de 2021. El proyecto finalmente tiene como objetivo producir 66 aviones durante un período de seis años, reemplazando a los AIDC AT-3 y Northrop F-5E/F, que se utilizan como entrenadores avanzados.

El diseño «Brave Eagle» se basa en la versión biplaza del cazabombardero autóctono AIDC F-CK-1 Ching-Kuo, aunque según sus diseñadores incluye hasta un 80% de componentes nuevos. Entre los principales cambios se encuentran la introducción de un mayor número de materiales compuestos para reducir el peso, una mayor capacidad de carga de combustible, un perfil de ala diferente para un vuelo de bajo nivel más estable, la extracción del cañón principal y la utilización de nuevos motores sin postcombustión.

Respecto al radar, será responsabilidad de la compañía taiwanesa Pyras Technology, al igual que el sistema de comunicaciones del nuevo entrenador. El desarrollo del Sistema de Entrenamiento en Tierra (GBTS) ha sido liderado por NCSIST y comprende dispositivos de entrenamiento de vuelo, simuladores de misión completa y sistemas de planificación de misiones y de informes.

El «Brave Eagle» es la piedra angular de la política del gabinete encabezado por Tsai para impulsar el desarrollo de sistemas de defensa locales que permitan a Taiwán aumentar la autosuficiencia en materia de defensa, aspecto clave para mantener la disuasión frente a la RPC. Como reconoció la propia Presidenta durante la presentación:

«Desde el desarrollo del Ching Kuo, nuestra capacidad de innovación y desarrollo en materia aeronáutica se ha atrofiado por la falta de inversión por parte del Ministerio de Defensa. Por lo tanto, hemos decidido continuar con el desarrollo local del nuevo avión de entrenamiento avanzado para dar un impulso a nuestra industria de defensa».

 

 

Taiwán refuerza su Fuerza Aérea

Después de meses de dudas acerca del tipo de aparato que los EE. UU. suministraría a Taiwán y del nivel de implicación de la potencia norteamericana respecto a la seguridad de la isla, al fin la DSCA (Agencia de Exportación de Armamentos de los EE. UU.) ha dado, el pasado mes de agosto, el visto bueno a la venta de 66 cazabombarderos Lockheed Martin F-16 C/D Block 70, la variante más avanzada de este aparato y que en los últimos tiempos está siendo vendido a países como Bulgaria o Eslovaquia.

Como es habitual en la DSCA, se ampara en que el nuevo contrato es consistente con la ley y la política de los EE. UU. y justifica la venta en la contribución que estos aparatos pueden hacer para mantener una capacidad defensiva creíble y mejorar la seguridad, la balanza de pagos y el progreso económico en la región.

También se alude a que Taiwán es actualmente usuario de los F-16A/B, así como a que los nuevos aparatos permitirán mejorar la interoperabilidad entre las Fuerzas Armadas estadounidenses y las taiwanesas.

El contratista principal será Lockheed Martin, con sede en Bethesda y, por el momento, no se conoce que se hayan firmado acuerdos de compensación industrial de ningún tipo, aunque es posible que lleguen a cerrarse a la firma definitiva del acuerdo, que deberá llevarse a cabo tras una ronda de negociaciones entre ambos gobiernos.