La US Navy destina 352 millones a mejorar los cascos que utilizarán los pilotos de sus F-35C

Los trabajos serán realizados tanto por Lockheed, como contratista principal, como por las empresas Rockwell Collins y Elbit Systems y se espera que finalicen antes de diciembre de 2020

El Pentágono destina 352 millones a la adquisición de cascos para el Programa F-35
  • Lockheed Martin ha obtenido un contrato por valor de 352,6 millones de dólares para proveer los sistemas de visualización de 3ª generación (HMSD o Helmet Mounted Display Systems) montados sobre el casco y que serán una pieza clave para que los pilotos de los F-35 Lightning II pueda sacar todo el partido a las capacidades de sus aeronaves.
  • En realidad, lo que se ha publicado ahora es la modificación de un contrato anterior, fijando una nueva serie de incentivos para la empresa, en función de ciertos objetivos a lograr, además de establecer un techo de gasto más alto, que debería permitir también la adquisición de los lotes 12 a 14 del anterior HMDS de 2ª generación. 
  • Los trabajos serán realizados tanto por Lockheed, como contratista principal, como por las empresas Rockwell Collins y Elbit Systems y se espera que finalicen antes de diciembre de 2020.

Lejos de servir como mero elemento de protección, el casco de los aviones de combate, especialmente en los de 5ª generación, se está convirtiendo en una parte fundamental de la capacidad de combate del sistema. En el caso del cazabombardero embarcado Lockheed Martin F-35C, este papel llega al paroxismo, pues el casco provee al piloto de información crítica sobre las amenazas que puede encontrar a su alrededor, fusionando los datos de numerosos sensores y permitiendo una imagen del entorno y una conciencia situacional sin precedentes, lo que se resume en una ventaja decisiva.

Ahora la US Navy ha lanzado un programa, con una inversión de 353,6 millones de dólares, para desarrollar la que será la 3ª generación del sistema de visualización montado en el casco de los pilotos de sus F-35C y, con ello, permitirá sortear algunos de los problemas que padecen, sin ir más lejos, los pilotos de otros aparatos en servicio como los F-18 y que requieren de actualizaciones manuales para mantenerse al día, entre otras cosas. Con el nuevo desarrollo, todo esto podrá hacerse en tiempo real sin necesidad de engorrosos procesos, entre otras ventajas.

Además, con la interfaz de próxima generación del HMDS, los pilotos gozarán de un acceso intuitivo a grandes cantidades de información de vuelo, táctica y de los diversos sensores de la aeronave, para beneficiarse de una conciencia situacional  sin precedentes y es que este sistema les permite «ver» a través del fuselaje en cualquier condición, permitiendo fijar a los enemigos de forma mucho más sencilla que hasta ahora.

Para ello, el casco del F-35 cuenta con un HUD montado en la propia visera del casco, así como con un sistema de visión nocturna que proyecta la imagen directamente en dicho visor, sin necesidad de montar sistemas adicionales, pesados y que además fatigan al piloto.

Por último, el conjunto se ha realizado pensando en la comodidad del usuario y para ello se basa en un diseño liviano con un centro de gravedad óptimo y un sistema activo de reducción de ruido, todo lo cual redunda en una mejor disposición para afrontar las misiones y en un capacidad mayor de rendir incluso cuando estas se alargan.

La US Navy tiene previsto incorporar 260 Lockheed Martin F-35C en los próximos años, destinados a operar desde sus portaaviones. Como curiosidad, si se unen las inversiones realizadas anteriormente para el desarrollo de los HMDS con los de la próxima generación (3ª) que ahora se inicia, tenemos que el coste total de cada casco, incluyendo los gastos en I+D+i y no solo la adquisición en sí, asciende a varios millones de dólares (solo el coste de compra de cada HMDS de 1ª generación se fijaba en 400.000 dólares) lo que, lejos de resultar escandaloso, dice mucho acerca del papel de este subsistema, clave para el funcionamiento del conjunto y que permite, entre otras cosas, aprovechar la ventaja que otorga el sistema DAS (Distributed Aperture System) AN/AAQ-37.

Por otra parte, aunque no suele citarse, la inversión en el sistema de visualización integrado en el casco se amortiza con la ausencia de HUD frontal en la cabina, un sistema innecesario puesto que todos los datos se proyectan ante los ojos del piloto.