32 millones para el mantenimiento de los Superpuma, Cougar y Colibrí del Ejército del Aire

El Consejo de Ministros ha aprobado un Acuerdo por el que se autoriza la celebración del Acuerdo Marco para el sostenimiento de los helicópteros Superpuma (HD/HT.21), Cougar (HT.27) y Colibrí (HE.25)

Superpuma del Ala 48 en el ejercicio SMARA 2018 junto a miembros del EZAPAC. Fuente - Ejército del Aire.
  • El Consejo de Ministros ha aprobado un Acuerdo por el que se autoriza la celebración del Acuerdo Marco para el sostenimiento de los helicópteros Superpuma (HD/HT.21), Cougar (HT.27) y Colibrí (HE.25).
  • El acuerdo tiene como objeto suministrar repuestos célula para los helicópteros, el suministro de utillaje para el mantenimiento y la realización del mantenimiento de tercer escalón de las aeronaves y sus componentes.
  • Actualmente el Ejército del Aire no puede absorber, por falta de medios, la totalidad de las cargas de trabajo que producen las revisiones, reparaciones y modificaciones de estos aparatos.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Acuerdo Marco por el que se autoriza la celebración del Acuerdo Marco para el sostenimiento de los helicópteros Superpuma (HD/HT.21), Cougar (HT.27) y Colibrí (HE.25), incluyendo las aeronaves, sus repuestos y servicios de mantenimiento en tercer escalón de componentes, por un valor estimado de 32.000.000 euros.

El nuevo acuerdo tiene un plazo de duración de dos años (2020 y 2021), pudiendo prorrogarse dos años más, aunque en este caso el importe de la renovación del acuerdo no se ha especificado, siendo factible que aumente en función de parámetros como la inflación o el mayor desgaste de algunos componentes.

El objeto del acuerdo marco es el sostenimiento de los helicópteros Superpuma (HD/HT.21), Cougar (HT.27) y Colibrí (HE.25), utilizados para misiones asignadas y realizadas por el Ejército del Aire en cumplimiento de sus fines específicos e institucionales en el marco de la Defensa Nacional. Específicamente, el Acuerdo Marco tiene como objeto:

  • Suministrar repuestos célula para los helicópteros.
  • Suministro de utillaje para el mantenimiento.
  • Realizar el mantenimiento de tercer escalón de las aeronaves y sus componentes.

La realización de tales misiones por las unidades del Ejército del Aire implicadas constituye un elemento esencial de la Seguridad Nacional y, como consecuencia de ello, la decisión específica de realizar la contratación del expediente se basa en la necesidad de disponer de este material en condiciones operativas.

Actualmente el Ejército del Aire no puede absorber, por falta de medios, la totalidad de las cargas de trabajo que producen las revisiones, reparaciones y modificaciones de componentes de los sistemas de armas HD/HT.21, HT.27 y HE.25.

 

 

La renovación de los helicópteros en las Fuerzas Armadas

En las próximas décadas, nuestras Fuerzas Armadas tendrán que afrontar un proceso de racionalización mucho más severo que el que hasta ahora se ha llevado a cabo. La disminución en el número y clase de plataformas, debiendo cada una de ellas atender a un número creciente de misiones, será especialmente relevante en el caso del parque de helicópteros. De la decisión e inteligencia con que se afronten estos cambios dependerá en gran medida la capacidad de nuestras Fuerzas Armadas para seguir cumpliendo con su cometido.

Hace poco más de dos años desde el ministerio de defensa se hizo público un plan para racionalizar la adquisición y sostenimiento de todas las aeronaves de ala rotatoria del conjunto de las fuerzas armadas. Este plan director de helicópteros, que así se llama, está dirigido por la DGAM (Dirección general de armamento y material) y pretende reducir la variedad de modelos en servicio, con el consiguiente ahorro tanto en su adquisición (con la lógica economía de escalas) como en su mantenimiento, y tiene como principal premisa profundizar en un plan industrial que lleva ya varios años ejecutándose y que debe reforzar la participación nacional en el desarrollo, fabricación y sostenimiento de estas importantes aeronaves, fundamentales para la operatividad de los ejércitos.

En el mismo se citan las aeronaves que deberán seguir en servicio en el año 2040, así como las plataformas a las que sustituirán, con un plazo de ejecución de 12 años (2015-2027) y un presupuesto total de 4.512 millones de euros. Se basa en cuatro plataformas, un helicóptero ligero (EC135), uno medio (NH90) uno de ataque (Tigre) y uno pesado (CH47 chinook).

De entre todos ellos, el helicóptero de ataque Tigre se puede considerar un añadido forzado en virtud de su configuración específica no derivada de un modelo polivalente, si bien hay otros aparatos que pueden considerarse igualmente helicópteros de combate, caso de los helicópteros navales (con torpedos y misiles aire/superficie) y las armas instaladas en los transportes de asalto.

De los otros tres, el Chinook es otro modelo específico de transporte pesado para las FAMET, careciendo de otras variantes para otros servicios de las FAS y al que tampoco se puede aplicar ningún proceso de ‘estandarización’ u operación/mantenimiento conjunto. Recientemente se ha aprobado la modernización de la flota al modelo Foxtrot, por lo que su continuidad está garantizada hasta más allá de 2040.

Así pues, las deseables sinergias pretendidas con este programa se ciñen a los helicópteros polivalentes, ya sean de tipo ligero o medio.

El primero de ellos, como decimos basado en el EC135, debe sustituir a tres modelos diferentes utilizados principalmente en tareas de enseñanza.

Este aparato ya sirve en la escuela de las FAMET (ahora academia del arma de aviación del ET) y en la UME, como medio de mando y control aeroportado, si bien que sepamos operan principalmente para el CEFAMET. También se pretende que equipe a la escuela de helicópteros del EdA de Armilla, relevando a los dos modelos actuales. Igualmente la Armada lo adquiriría como entrenador táctico avanzado (fase posterior al curso realizado en Armilla, centro único de adiestramiento básico en helicópteros para las FAS), relevando al H500M.

Y es en este punto donde llegamos al verdadero corazón del plan director, y es la sustitución de todos los helicópteros de tipo medio por el NH90 Caimán, del que la fase I, con 22 aparatos y contratada en 2014 después de un reajuste presupuestario que se llevó por delante la mitad de los aparatos previstos (eran 45) está actualmente en ejecución.
Este helicóptero, del que se han vendido más de 500 ejemplares a nivel mundial, contará con cuatro variantes básicas, transporte táctico (TTH) para las FAMET y el EdA (transporte VIP) transporte navalizado (NTTH) para la Armada, helicóptero de combate naval ASW/ASUW, también para la armada y helicóptero SAR/CSAR para el EdA.

Con ellos se ha de sustituir a los aparatos del cuadro adjunto.

Relación de helicópteros afectados por el Plan Director