EE. UU. reforzará la capacidad antiaérea saudí con nuevas baterías Patriot y radares Sentinel

Además, se han puesto en alerta dos baterías Patriot adicionales y una batería THAAD, cuyo personal será sometido a un entrenamiento específico, por si debieran ser desplegadas en Arabia Saudita en los próximos meses ante el aumento de la tensión con Irán

EE. UU. reforzará la capacidad antiaérea saudí con nuevas baterías Patriot y radares Sentinel
  • EE. UU. reforzará la capacidad antiaérea saudí con nuevas baterías Patriot y radares Sentinel, además de 200 militares encargados de operar, mantener y proteger dichos sistemas.
  • Se trata de una medida simbólica destinada a mostrar el apoyo estadounidense a su socio árabe.
  • Además, se han puesto en alerta dos baterías Patriot adicionales y una batería THAAD, cuyo personal será sometido a un entrenamiento específico, por si debieran ser desplegadas en Arabia Saudita en los próximos meses ante el aumento de la tensión con Irán.
  • La llegada de estos sistemas no evita que Arabia Saudita tenga que buscar soluciones específicas ante un tipo de ataques, basado en drones y misiles, para los que este tipo de baterías antiaéreas no ha sido concebido.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha emitido en las últimas horas una declaración acerca del futuro despliegue de fuerzas y equipos estadounidenses en el Reino de Arabia Saudita. La información, publicada por el portavoz de la institución norteamericana, Jonathan Hoffman, viene a afirmar que por orden del Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Mark T. Esper, este país desplegará en fechas próximas una batería Patriot, cuatro radares Sentinel y hasta 200 uniformados destinados a manejar, mantener y proteger dichos equipos.

Este despliegue permitirá aumentar la defensa aérea saudí sobre infraestructuras militares y civiles crítica y sirve para aumentar la significativa presencia que los EE. UU. mantienen en la región en un momento de enorme tensión con Irán, un país con el que Arabia está en lucha permanente por la supremacía regional y que se sospecha está detrás de los ataques con drones suicidas y misiles que en las pasadas semanas provocaron una importante interrupción en las exportaciones de crudo saudíes de crudo tras atacar su principal refinería.

El Secretario de Defensa norteamericano también ha aprobado poner en estado de alerta nuevas tropas, que seguirán un proceso de instrucción ad hoc por si debieran ser desplegadas en Arabia Saudita en el futuro próximo, si bien no se ha tomado la decisión de desplegarlas todavía y nada asegura que esto llegue a realizarse. Entre estas unidades se incluyen dos baterías Patriot más y un sistema antiaéreo THAAD, con capacidad antimisil.

A pesar de que el despliegue de nuevas baterías Patriot sin duda reforzará la capacidad antiaérea saudita, en realidad lo más importante no es su capacidad, sino el compromiso que conllevan, por parte de Estados Unidos, respecto a la seguridad de su aliado en la región. Al fin y al cabo, estas mismas baterías se han mostrado poco efectivas contra el tipo de amenazas que deben enfrentar, totalmente asimétricas y ni siquiera resulta rentable atacar a grupos de drones de bajo precio con los carísimos misiles que utilizan estos sistemas y que han sido diseñados contra otro tipo de objetivos de mucho mayor valor.

Una medida importante, pero simbólica, en resumen, mientras el reino árabe continúa reforzando sus defensa, lo que le obligará a una reevaluación completa de sus necesidades y a la adquisición de sistemas antidron específicos, pues todo apunta a que en los próximos años ataques como el sufrido en los últimos días serán cada vez no solo más comunes, sino también complejos, al incorporar un creciente número de aparatos, cabezas de guerra más potentes y beneficiarse tanto de una serie de tecnologías COTS cada vez más baratas, como de los avances en Inteligencia Artificial que les permitirán abordar el objetivo desde direcciones opuestas y aleatorias, confundiendo más si cabe a los sistemas de defensa.