Carros de combate Leopard 2 y obuses PzH 2000 para Hungría

El contrato ha sido asignado a Rheinmetall en asociación con Krauss-Maffei Wegmann (KMW)

Leopard 2A7 en Eurosatory. Imagen - Wikimedia.

  • Hungría invertirá 300 millones de euros en la adquisición de carros de combate Leopard 2 y obuses autopropulsados PzH 2000.
  • El contrato ha sido asignado a Rheinmetall en asociación con Krauss-Maffei Wegmann (KMW) y es parte de un plan integral de modernización de sus fuerzas terrestres que incluye también la compra de nuevos camiones HX y TGS.
  • Con esta compra, el país aumentará su capacidad de disuasión y, además, mejorará notablemente las posibilidades de operar junto con otros ejércitos occidentales, pues será la 19ª nación en elegir el Leopard 2 y la 8ª que se decide por el PzH 2000.

Hungría invertirá 300 millones de euros en la adquisición de carros de combate Leopard 2 y obuses autopropulsados PzH 2000. Con esta compra, el pequeño país de Europa del Este aumentará su capacidad de disuasión y, además, mejorará notablemente las posibilidades de operar junto con otros ejércitos occidentales, pues será la 19ª nación en elegir el Leopard 2 y la 8ª que se decide por el PzH 2000 y se suma a la lista de estados que en los últimos años están dejando de lado el material soviético heredado de tiempos de la Guerra Fría en favor del material occidental.

El contrato ha sido asignado a Rheinmetall en asociación con Krauss-Maffei Wegmann (KMW) y pretende dar un importante impulso a sus fuerzas terrestres, que en la actualidad están dotadas en su mayoría con material de origen soviético, como es el caso de los transportes BTR-80, los carros de combate T-72M1 o los obuses remolcados D-20 de 152mm. Con la compra de nuevos carros de combate y obuses se inicia un plan integral de modernización de sus fuerzas terrestres que también se beneficiarán de la llegada de nuevos helicópteros H145M y H225M, fabricados por Airbus Helicopters y de los cuales se recibirán respectivamente 20 y 16 unidades.

Hungría sigue así la tendencia iniciada por Bulgaria y Polonia y que está llevando a los países del este del continente a dotarse de fuerzas armadas más pequeñas, modernas y potentes. En el caso búlgaro, recientemente ha lanzado un concurso que le llevará a la adquisición de 150 nuevos vehículos de combate de infantería y en el que empresas como GDELS, Patria, Artec y Nexter están compitiendo por hacerse con el contrato. Además, también se ha firmado recientemente la adquisición de 8 cazabombarderos F-16 C/D Block 70/72 por valor de 1.673 millones de dólares.  Respecto a Polonia, no solo contará con cazabombarderos F-35 en la próxima década, sino que también ha adquirido recientemente helicópteros AW101, valora unirse al programa de desarrollo del futuro carro de combate Leopard 3 y está desarrollando una industria autóctona cada vez más capaz.

El nuevo contrato, firmado entre el Ministerio de Defensa de Hungría y Rheinmetall como contratista principal (KMW actuará como proveedor de algunos componentes) implica la producción de 44 nuevos Leopard 2A7+ dotados con el cañón de ánima lisa L55A1, así como los sistemas de control de tiro y comunicaciones y el armamento auxiliar asociado, amén de la producción de 22 obuses autopropulsados PzH 2000. El paquete también incluye la entrega a Hungría de 13 camiones HX y TGS, producidos por MAN, una empresa que es parte del conglomerado Rheinmetall. Por otra parte, el país comprará una docena de Leopard 2A4 procedentes del Ejército alemán y que serán destinados al entrenamiento de las tripulaciones. La entrega de los nuevos vehículos dará comienzo en 2021 y se completará antes de finalizar el año 2025.